Policiales

Comisaría 20

Once policías a juicio oral y público por torturar

La investigación de un motín ocurrido en abril de 2016 derivó en una investigación penal por parte de la fiscal de la Unidad de Violencia Institucional. La funcionaria pidió altas penas para un grupo de policías por torturas


La fiscal Karina Bartocci adelantó que llevará a juicio al grupo y pedirá penas que van de los 8 a los 12 años de cárcel.

Un motín en la comisaría 20° tuvo su correlato en Tribunales. En abril de 2016 una revuelta en la dependencia derivó en una investigación fiscal contra 11 uniformados que fueron imputados en libertad por torturas. A dos de ellos se les sumó además el delito de vejaciones. Este lunes el grupo fue sometido a una audiencia preliminar. Se trata de personal policial de la dependencia –incluido su comisario– y del Comando Radioeléctrico que llegaron al lugar para suprimir la revuelta. La fiscal Karina Bartocci adelantó que llevará a juicio al grupo y pedirá penas que van de los 8 a los 12 años de cárcel.

La tarde del 22 de abril de 2016 una revuelta en el penal de la comisaría 20°, ubicada en Carrasco al 2500, terminó con quema de colchones y personal policial armado alrededor de la dependencia policial. La mayor tensión se vivió extramuros cerca de las 17 cuando los niños terminaban su jornada escolar en una institución ubicada a unos metros del lugar, ello coincidió con detonaciones y personas armadas por los alrededores de la comisaría, contaron en aquel momento los vecinos.

Por el hecho Bartocci abrió una investigación y determinó que dentro de la seccional hubo acciones de los uniformados que se extralimitaron. La fiscal dijo que todo empezó cuando dos de los policías  Fernando Rafael B. y Romina S. sacaron del penal a un detenido. Según la acusadora, esposaron al interno a la reja del penal durante dos horas y lo golpearon en varias partes de su cuerpo, especialmente en una mano que tenía quemada por un accidente del día anterior. Lo volvieron al penal e incitaron a los demás a pelear con él, dijo.

Contó que ante la negativa de los internos sacaron a otro detenido bajo amenazas con una escopeta. Aseguró que tenían intenciones de golpearlo y el resto de los internos resistió y lo retuvieron para que no lo saquen del penal.
Para la fiscal estos hechos son la antesala del motín que protagonizaron los 14 detenidos que había en la comisaría, dónde hubo quema de colchones. Finalmente la revuelta fue sofocada por personal de la seccional con apoyo de miembros del Comando Radioeléctrico.

Bartocci explicó que el comisario Leonardo B. estaba presente cuando se cometieron estos excesos. Tanto el jefe policial como otros 8 uniformados: César M., Víctor Hugo L., José Arturo V., Walter O., Ricardo A., René Orlando D., María de los Ángeles R. y Marcos Sebastián R. fueron imputados por el delito de tortura. Mientras que a los policías Fernando Rafael B. y Romina S. les sumó el delito de vejaciones.

Algunos de los  defensores de los policías se opusieron a la calificación legal y pidieron el sobreseimiento de sus pupilos, otros fueron por la nulidad del hecho. Subsidiariamente pidieron un reencuadre en el delito de vejaciones o apremios. La fiscal adelanto que para los 9 policías acusados por torturas pedirá 8 años de cárcel e inhabilitación absoluta y perpetua salvo para el comisario para el que pidió una inhabilitación especial de 3 años y para los dos uniformados acusados además por vejaciones la pena solicitada se eleva a 12 años de prisión e inhabilitación perpetua. La audiencia terminó con la aceptación de la audiencia preliminar que es la previa al juicio oral dónde se ofrecen las pruebas del caso. Si bien la fiscal no pidió medidas cautelares no descartó que ello cambie al inicio del juicio oral.

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios