Edición Impresa, El Hincha

Futsal

Newell’s no pudo en la final del Nacional de Clubes

Barracas Central se impuso 2-1 en el alargue y la Lepra erró un penal sobre la hora.

A un penal de la gloria. Newell’s se quedó con las manos vacías en su propio estadio. Es que Barracas Central se sobrepuso a un público muy influyente en el Cubierto del Parque Independencia, ganó 2-1 en el suplementario y se quedó con el Nacional de Clubes.

Fue una final para el infarto. No apta para cardíacos. La visita se imponía por la mínima pero la Lepra lo igualó en una de las últimas y mandó la definición al tiempo extra. Ahí, el elenco bonaerense logró ponerse otra vez en ventaja, obligando al dueño de casa a un nuevo esfuerzo.

Esfuerzo que por poco no rindió sus frutos, ya que a segundos para que termine el encuentro, el arquero Matías Quevedo, quien ya había tapado todo, se convirtió en el héroe de la jornada, al atajarle a Lucas Testoni un penal que hubiera significado estirar la definición a la tanda de pena máxima.

Los dos mejores equipos del certamen protagonizaron un duelo muy parejo, acorde a lo que se esperaba de ambos. Y no defraudaron. Regalaron un choque vibrante y electrizante. Con pocas emociones, eso sí.

Tras un primer tiempo muy friccionado, Barracas abrió el marcador a los 4 minutos del segundo luego de una muy buena jugada colectiva que Leandro Werner cambió por gol. Newell’s acusó el golpe y salió a por todo en busca del empate, que llegó en los segundos finales, cuando el dueño de casa ya jugaba con el arquero en mitad de cancha.

Y con Luciano Avellino como estandarte y corazón del equipo, la Lepra logró igualar el juego cuando faltaba apenas un minuto para el cierre.

Pero, lo dicho. La gloria fue para Barracas Central, que por apenas un gol logró quedarse con su primer Nacional de Clubes.

Comentarios