Edición Impresa, El Hincha

La historia de tu club

Deportivo Club Rosario Morning Star: cuna de estrellas

A poco de cumplir 74 años de vida, en sus canchas desarrollan la práctica futbolística cerca de 400 chicos.


Cuando finaliza la avenida Enzo Bordabehere, a la altura de la intersección con Valparaíso, asoma el cartel de bienvenida del Deportivo Club Rosario Morning Star. Con un predio deportivo enclavado en Barrio Ludueña, a pocas cuadras del Viaducto Avellaneda, pegadito a la playa de maniobras del Ferrocarril General Bartolomé Mitre, la institución cumplirá 74 años de vida en octubre próximo y en sus cinco canchas desarrollan actividades futbolísticas 400 chicos durante gran parte del año.

En los últimos años, Morning Star se ha caracterizado por ser un club en constante crecimiento. Las obras así lo reflejan. “A través del Plan Abre solicitado al gobierno provincial, recibimos una partida económica para construir un gimnasio, un consultorio de kinesiología y una sala para coordinadores y entrenadores, que se encuentra arriba del bufete. Y también hicimos vestuarios nuevos para el baby”, confió el presidente de la institución, Marcelo Rodríguez.

Un año atrás, Morning Star inauguró una cancha de césped sintético con medidas reglamentarias para siete jugadores por equipo, debidamente aprobadas por la Asociación Rosarina de Fútbol.

Entre otras obras recientes, se elevó la altura de los techos de los vestuarios para cancha de once y se reacondicionó el sector de parrilleros. “Acá los chicos tienen todas las comodidades para desarrollar la práctica futbolística. Cuentan con vestuarios acordes, agua caliente, gimnasio para ejercicios de musculación, sala de kinesiología y un espacio con TV para análisis táctico y futbolístico de las categorías, ya que tenemos un servicio audiovisual que graba todos los partidos que jugamos”, destacó Rodríguez.

A Morning Star llegan chicos de distintos barrios de Rosario a integrar sus filas futbolísticas. “Además de las zonas cercanas, vienen jugadores de sectores más lejanos como Barrio Godoy y Las Palmeras. Inclusive tenemos chicos de Granadero Baigorria”, indicó el directivo.

Entre 70 y 80 niños forman parte de la Escuelita de Morning Star. O sea, un espacio no competitivo para que los chicos aprendan la metodología del deporte sin sufrir las presiones de tener que conseguir buenos resultados. “Además tenemos dos líneas del fútbol infantil que participan en los campeonatos de la Asociación Rosarina. Y después las categorías de inferiores en la que marchamos en cuarta posición de la tabla general A1, detrás de Newell’s, Central y Adiur”, subrayó Rodríguez.

En cuanto a la performance del equipo de primera división, Morning Star milita en la Copa Pinasco y en la temporada pasada estuvo a punto de concretar el ansiado ascenso a la máxima categoría de la Rosarina, al caer en la final de la B contra Argentino.

Tres coordinadores, con los respectivos profesores de cada categoría, articulan el trabajo en el baby, en inferiores y en la escuelita de Morning Star.

“En los ocho años que llevamos de gestión, primero hemos conseguido ordenar las inferiores y después el baby. Y en cuanto a lo disciplinario, hace 3 años que no recibimos ninguna multa de la Rosarina por mala conducta de los padres y de los equipos”, reconoció el presidente.

Morning Star asegura su funcionamiento diario con los recursos económicos que se generan a través de una cuota societaria accesible (200 pesos), de las entradas en las jornadas futbolísticas y del alquiler de las dos canchas de fútbol 5 situadas en la parte posterior del predio.

En una amplia vitrina ubicada en el fondo del bufete, descansan trofeos de todas las épocas y de distintas categorías. Y también aparecen prolijamente colgadas cuatro camisetas. De izquierda a derecha, de los últimos exponentes futbolísticos surgidos de la cantera de Morning Star: Ignacio Bogino, Tiago Ruiz Díaz, Pablo ‘Vitamina’ Sánchez y Javier ‘Chueco’ García.

Actualmente, Ruiz Díaz integra el plantel de reserva de Newell’s. “Es defensor categoría 98 y hace tres años que nos quedamos con el 20 por ciento del pase. Si firma contrato de futbolista profesional, Morning deberá recibir el equivalente de 10 sueldos de parte del club comprador”, aseguró el presidente Marcelo Rodríguez sobre el caso del futbolista de 18 años, que llegó a integrar las selecciones nacionales Sub 15 y Sub 17.

Ruiz Díaz también formó parte del equipo esparrin que acompañó a la Selección Argentina en el pasado Mundial de Brasil 2014. “De uno de los viajes con las juveniles nos trajo la camiseta argentina que usó en la competencia. Un gesto que tiene un gran valor para el club y del que estamos agradecidos”, expresó Rodríguez.

A pesar de las dificultades que los clubes de fútbol arrastran históricamente para retener a los jugadores destacados y evitar que sean tentados por instituciones grandes como Newell’s y Central cuando empiezan a desandar las categorías juveniles, Morning Star también ha sido cuna y formador de jugadores de la talla de Nacho Bogino (ex Central, Arsenal, Patronato y actualmente Temperley), Matías Pavoni (ex Newell’s, Central Córdoba, Cádiz de España y Asteras Trípolis de Grecia), Javier García (ex Central, Tiro Federal, Chacarita y Gimnasia de Jujuy, entre otros), Manuel Arrabal (ex Argentino y Platense), y Pablo Sánchez (ex Central, Feyenoord de Holanda, Alavés de España, Gimnasia y Quilmes).

Daniel Carnevali, arquero mundialista en Alemania 74 y campeón con Central en el Nacional del 80, forma parte de otra camada de futbolistas surgidos de Morning Star, junto a otros jugadores como José Yudica, Roberto Jesús Puppo, José Cerro, Daniel Spadaletti, Miguel Feito, Alfondo Palmintieri, Alberto ‘Hijitus’ Gómez, Ricardo Palma y Néstor Manfredi.

La historia de Morning Star nació en octubre de 1942. En casa de la familia Consiglio, ubicada en el Pasaje Noruega (ex Bustinza) 3371, varios primos, entre ellos Gerónimo, Antonio y Salvador, decidieron darle forma a un club de fútbol. Entre ellos barajaron nombres y ‘Estrella del mañana’ fue uno de los que más gustaba. Sin embargo, decidieron traducirlo al inglés y se propuso ‘Morning Star’, denominación que impresionó y rápidamente fue aceptada.

La primera camiseta de color verde se diseñó con una estrella en el pecho, puños y cuello de tonalidad blanca. A fines del 49, comenzó a disputar los Campeonatos Infantiles y Juveniles ‘Evita’ que auspiciaba la fundación ‘Eva Perón’. Durante los seis años que se realizaron estas competiciones, Morning Star fue protagonista. Incluso hasta se llegó a decir que la primera dama se hizo simpatizante del club rosarino, debido a su siempre destacada intervención.

En las temporadas 50/51 y 51/52, se coronó campeón rosarino, santafesino y subcampeón argentino. Tras ese nuevo éxito, y por expreso pedido de la mismísima Eva Duarte, se tradujo el nombre de la institución a ‘Evita Estrella de la Mañana’.

Tras el derrocamiento de Perón en el 55, el club volvió a llamarse ‘Estrella de la Mañana’. Y luego se unió a ‘Sportivo Argentino Boca Club’. La fusión tomó el nombre de ‘Club Deportivo Argentino Morning Star’. En 1958 la entidad se afilió a la Asociación Rosarina de Fútbol. Históricamente, Morning Star ha tenido inconvenientes en la posesión de un predio deportivo. Al principio utilizó un terreno ubicado en Pellegrini entre Iriondo y Crespo que los empleados de la Cristalería Tirion le alquilaban al arzobispado.

Más tarde la Municipalidad le dio en forma precaria el espacio comprendido entre Cochabamba, Pellegrini, Crespo y Vera Mújica.

Gracias a la gestión del sereno del Cementerio de Disidentes, se recibió en préstamo la parte trasera del cementerio donde había grandes montañas de residuos. El club siguió deambulando. Jugó en Pellegrini entre Valparaíso y Lima (donde hoy está el baby de Juan XXIII). Luego en San Luis y Gutemberg, donde también fueron desalojados, y por fin se llegó a un acuerdo con el Club Alba Edison, cuyo campo de deportes estaba en Valparaíso y Bordabehere, sitio en el cual la institución se asentó hasta estos días.

Morning Star cuenta con una cancha de 11, dos canchas de 7 (una de césped sintético y otra recientemente resembrada) y las dos de fútbol 5.

Los terrenos en donde se encuentra Morning Star pertenecen al ámbito nacional. “Cuando quisieron quitarnos los terrenos, gestionamos ante (el entonces diputado) Agustín Rossi para mantenernos en este predio deportivo por el que hemos trabajando tanto”, concluyó Rodríguez.

Comentarios