Policiales

Distribuidores para el Litoral

Narcobarras cordobeses operaban en Santa Fe

Tres integrantes de una facción de la barra de Belgrano de Córdoba fueron condenados por la Justicia federal por comercializar 20 kilos de cocaína que traían de Jujuy y que también distribuían en Rosario.  Uno ya había sido penado en ciudad de Santa Fe por transportar un ladrillo de cocaína en 2017

gentileza La voz del Interior
Ferreyra (remera negra), Ferre y Vaca (al fondo, de rojo) fueron condenados con penas de entre nueve y cuatro años y medio de cárcel.

 

En octubre de 2016, la Policía antinarcóticos de la ciudad de Córdoba allanó la casaquinta de uno de los capos de la barra brava de Belgrano, líder de la facción Igualdad que luego quedó relegada a su adversario, el Loco Tito Ponce. Cuando irrumpieron en su morada, Rodrigo “Gordo” Ferreyra, de 40 años y considerado jefe de la organización narco, dijo que sabía lo que buscaban y señaló un sillón donde había tres kilos de cocaína de máxima pureza. El mismo día cayó con 700 gramos Julio “Bicho” Ferrer, de 43, sindicado distribuidor, cobrador y testaferro de la banda. La mesa tenía tres patas y la última era la del distribuidor. A Pablo Javier Vaca, de 43, lo interceptaron en Villa Carlos Paz arriba de un Honda City con el que intentó atropellar a dos agentes de la Policía de Seguridad Aeroportuaria (PSA), con intercambio de disparos, que le valió un cargo por resistencia a la autoridad. El trío fue condenado el mes pasado a penas de entre cuatro y nueve años de cárcel por el Tribunal Oral Federal N° 2 (TOF2) de la capital mediterránea, que también dispuso el decomiso de dinero, vehículos de alta gama y una propiedad. Según el fallo, en total comercializaron 20 kilos de cocaína que traían de Jujuy, almacenaban y distribuían en distintos puntos de Córdoba, Rosario y el Bajo Flores porteño, según portales cordobeses.

De hecho, al Bicho se le computó una condena previa que le habían dado en Santa Fe que surgió cuando Gendarmería Nacional lo bajó de un colectivo en la entrada de Santo Tomé con un ladrillo de cocaína, en julio de 2017, a menos de un mes de haber conseguido una excarcelación por la causa anterior.

Según informó el portal <fiscales.gob.ar> los primeros días de mayo pasado, el TOF 2 de Córdoba condenó a Pablo Vaca a nueve años de prisión por resistencia a la autoridad y transporte de estupefacientes; a Rodrigo Ferreyra a ocho años por el delito de almacenamiento de estupefacientes y a Julio Ferrer a cuatro años y seis meses por tenencia de drogas con fines de comercialización, pero su condena fue unificada a siete años por la otra causa que tramitó Santa Fe, en la que también fue penado. En el juicio intervino la Fiscalía General Nº 2 ante el TOF de esa jurisdicción, a cargo del fiscal Carlos Gonella.

En su alegato, la Fiscalía tuvo por acreditado que los imputados habían traficado cerca de 20 kilos de cocaína en diversos puntos de la ciudad de Córdoba. Además, tuvo por probada la existencia de una organización criminal en la cual el imputado Ferreyra ocupaba el lugar de jefe, Vaca proveía la droga trayéndola desde el norte del país y Ferrer era el encargado de distribuir el estupefaciente y recibir el dinero producto de la venta. Por otro lado, también tuvo por probado que el imputado Vaca entorpeció el accionar de las fuerzas de seguridad, en oportunidad en que iba a ser detenido.

El representante del Ministerio Público Fiscal basó su acusación en el testimonio de integrantes de las diferentes fuerzas de seguridad que intervinieron durante la investigación en la capital mediterránea, la documentación recolectada de los procedimientos realizados oportunamente y escuchas telefónicas. Además de los pedidos de pena, la Fiscalía requirió el decomiso de 63.000 dólares, casi 100.000 pesos, un Audi TT, un Honda City y una propiedad ubicada en una cotizada zona de la ciudad, pedido que respaldó el tribunal.

La elevación a juicio fue realizada por el titular de la Fiscalía Federal Nº 2 de Córdoba, Gustavo Vidal Lascano.

Las actuaciones tuvieron inicio en octubre de 2016, luego de una serie de allanamientos realizados por la PSA junto al Grupo de Operaciones Especial de dicha fuerza en diferentes ciudades de Córdoba. En los procedimientos se  secuestró cocaína, marihuana, elementos para el fraccionamiento y almacenamiento de estupefacientes y dinero en efectivo.

En el caso del imputado Vaca se le sumó el delito de resistencia a la autoridad, ya que protagonizó un enfrentamiento con las fuerzas de seguridad con armas de fuego, cuando quisieron detenerlo.

 

En la PSA durmieron 15 kilos de cocaína

Una de las perlas de la investigación, fue que el Honda City que le secuestraron a Vaca estuvo retenido en dependencias de la PSA del aeropuerto sin ser revisado. En su interior durmieron durante más de dos meses 15 kilos de cocaína, 63 mil dólares y 30 mil pesos ocultos en una caja metálica abulonada debajo del asiento trasero. El tesoro se descubrió el 28 de diciembre de 2016 por el testimonio de un arrepentido.

Las dos personas que acompañaban a Vaca el día que conducía la camioneta eran Francisco Mamani y por Ricardo Pérez Ortiz. Los policías que intentaron detenerlos, el sargento Luis Martínez y el agente Cristian Bravo terminaron baleados. Los dos acompañantes fueron detenidos y Vaca logró escapar un rato más. Lo capturaron luego que cruzó a nado un arroyo.

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios