Espectáculos

Cine

Nahuel Viale habla de su elogiado trabajo en “Barrefondo”

El film, un drama de corte policial, se puede ver en la ciudad desde el jueves último.


“Tavo es un piletero, un pibe común, que labura y que, un poco por presión y otro poco por una cuestión de necesidad, decide empezar a entregar a las personas para las que trabaja a un grupo de delincuentes”, adelanta el actor Nahuel Viale, protagonista de Barrefondo, la elogiada película de Jorge Leandro Colás que la semana pasada tuvo su estreno en Rosario, en El Cairo Cine Público. El film continuará en cartel en esa sala provincial este jueves y este viernes, pero esta vez con la presencia del director y el protagonista que llegarán especialmente a la ciudad para la presentación formal de la película.

Un policial argentino

El verano se vive sofocante en el conurbano bonaerense, pero en las casas con pileta las cosas son más soportables. Esas casas de fin de semana se llenan de gente, y arrancó la época en la que Tavo tiene un poco más trabajo. Así, el joven piletero, transita sus días de casa en casa en un country, pasando desapercibido, mezclándose con el paisaje en una comunidad que lo mantiene alejado y casi no nota su presencia.

Barrefondo es el primer largometraje de ficción del documentalista Jorge Leandro Colás, quien en 2008 estrenó Parador Retiro, film que participó en más de treinta festivales internacionales, además de Gricel (2012) y Los Pibes (2015). En este caso, el realizador se pone al frente de un policial de tono social, basado en la novela homónima de Félix Bruzzone.

En el film, Tavo se enreda con una banda de ladrones que termina obligándolo a pasar datos y horarios de las casas en las que trabaja para futuros atracos. Respecto del compromiso que asume al interpretar a Tavo, Nahuel Viale, quien comparte rubro con Sergio Boris, María Soldi, Claudio Da Passano y Osqui Guzmán, entre otros, expresó: “Tavo es un piletero que por una cuestión de necesidad, y presionado por un grupo de personas para que les dé información para entrar a robar a algunas casas de sus clientes en los countries, decide empezar a entregar a estas personas”.

“No quiero generalizar –comentó el actor–, pero primero, esto del country separado por un cerco de un barrio quizás muy humilde, es una realidad muy sectaria que anula un montón de cosas. Respeto ese estilo de vida pero entiendo que la vida entre algodones no es rica, no se puede, al menos en mi visión, vivir en una burbuja de vidrio; por eso digo que esos son lugares en los que yo no viviría. Por mi experiencia cuando filmamos en countries de Canning, Monte Grande y Ezeiza, son lugares en los que si no tenés DNI, no podes entrar, o te hacen saber todo el tiempo que no vivís ahí, que no pertenecés”.

Y completó: “Esa idea de estilo de vida para mí no es rica, no me interesa, no viviría ahí. Con la diferencia que cuando filmamos en otros lugares más humildes, la locación de mi casa por ejemplo, la gente es más solidaria que en el country, donde no te dan ni un vaso de agua. Es otro estilo de vida que no comparto; la gente de los countries no me conmueve”.

Desigualdad y violencia

Acerca de interpretar un personaje que vive en carne propia una desigualdad que lo termina victimizando, el actor analizó: “Creo que algo de esa desigualdad, al menos por lo que le pasa a mi personaje, genera violencia, enojo”. Y completó: “Hay muchísima diferencia entre un lugar y el otro; las clases están muy bien diferenciadas, te lo hacen saber en todo momento, y obviamente que eso va a generar cuestiones que pueden derivar en lo que le termina pasando al personaje. Y no sólo por ese tipo de diferencias entre clases, sino también por el trato en sí que tienen, en el caso de la película, los clientes con Tavo. La mayoría son bastante hostiles con él, porque la idea del piletero genera rechazo, no está bien visto. Y ni hablar con el rechazo que sienten por el personaje que encarna Osqui Guzmán que es mi ladero, mi compañero; es boliviano y los clientes lo miran con recelo”.

Componer a Tavo

“Hubo mucho trabajo previo de guión con el director. Tuvimos algunos meses previos al rodaje para poder sentarnos a diagramar el personaje; ver qué queríamos de él, cómo hablaba, la forma física incluso. Tavo no habla mucho en general, pero a la vez, siempre está atento a todo lo que pasa”, expresó el actor acerca del trabajo compositivo que implicó su personaje, surgido de la pluma de Felix Bruzzone, quien aún en la actualidad vive de su trabajo de piletero.

Y completó: “Tuve como un coach «pileteril» (risas), se llama Guillermo, un chico que vive en Monte Grande. Lo acompañe en algunas jornadas de trabajo. Uno puede tener una idea de que es un trabajo benévolo pero estás todo el día al rayo del sol y nunca te podés meter al agua porque la pileta siempre es ajena. Si el piletero se mete en tu pileta es como que se mete en tu cama, es algo de la intimidad”.

Con relación a un perfil particular de personaje, Viale, que viene de ganar el premio al mejor actor en el Festival Internacional de Cine de Mar del Plata por la también premiada El Aprendiz, expresó: “Hay personajes que me calzan mejor, con los que me siento más cómodo o que tengo más herramientas para poder trabajarlos, pero no tengo preferidos. He hecho de todo, no tengo una simpatía especial por algún tipo de personaje. De todas maneras, con los personajes de El Aprendiz y Barrefondo, estuve muy cómodo”.

Finalmente, el actor recordó su formación teatral que estuvo ligada a la talentosa Nora Moseinco. “Estudié muchos años con Nora, para los que no la conocen fue la autora y directora, junto con Mex Urtizberea, del recordado ciclo Magazine For Five, de mediados de los años 90. De la escuela de Nora salieron actores como Laura Cymer, Martín Piroyansky o Violeta Urtizberea, entre muchos otros. Ella fue mi base en el teatro, es el lugar del que salí y que me dio muchas herramientas para poder estar hoy trabajando en el cine”.

Para agendar

Con la presencia del director y el protagonista, Barrefondo vuelve este juves a las 18.30, y el viernes a las 20.30, a la cartelera de El Cairo Cine Público, de Santa Fe 1120, con entradas generales de 70 pesos y descuentos a estudiantes y jubilados.

Si te gustó esta nota, compartila