Edición Impresa, Política

Por un acuerdo

Municipales tendrán hoy una reunión clave para evitar paro

Intendentes y jefes comunales volverán a reunirse este mediodía con la Festram para acordar el bono de fin de año.


Intendentes y jefes comunales de la provincia volverán a reunirse hoy con representantes gremiales para destrabar la negociación por el pago de un bono extraordinario de fin de año a los trabajadores. Según trascendió, el martes pasado las autoridades de los Ejecutivos locales ofrecieron una suma de 2 mil pesos no remunerativos y a abonar en dos cuotas. La cifra fue considerada exigua y por eso las partes resolvieron pasar a un nuevo cuarto intermedio hasta este jueves. En ese marco, aún sigue en suspenso el paro de 48 horas para los próximos lunes 5 y martes 6 de diciembre, que se concretará en caso de que no se arribe a un consenso.

El día comenzará hoy con un plenario de intendentes y presidentes comunales a las 10.30 en la capital provincial. Allí, entre todos afinarán la propuesta que luego, a las 12, le expondrán a los representantes gremiales de los municipales de toda Santa Fe, continuando así la reunión que comenzó el martes y pasó a un cuarto intermedio.

Según trascendió ayer, la suma mencionada el martes por los jefes comunales e intendentes paritarios a entregar asciende a dos mil pesos no remunerativos y pagaderos en dos cuotas los meses de diciembre y enero. La cifra no conformó a la Federación de de Sindicatos de Trabajadores Municipales (Festram).

Lo que viene

Con todo, la de hoy será la última instancia de negociación teniendo en cuenta la inminencia de la medida de fuerza de 48 horas que el plenario de Festram facultó a decretar a la mesa directiva de la Federación en caso de que las negociaciones no desemboquen en un acuerdo.

La dirigencia de Festram no sólo pretende que la patronal afine los números de la suma de 2 mil pesos “sugerida” anteayer en la mesa paritaria. También quieren incluir en la mesa de negociación, como lo había anticipado el secretario general del Sindicato de Trabajadores Municipales de Rosario, Antonio Ratner, la consideración de un incremento de las asignaciones familiares, que cualquier propuesta de suma fija contemple el pago a los jubilados y pensionados municipales de la provincia, y que las paritarias de 2017 se inicien el 1º de enero del año entrante.

Por su parte, en diálogo con este medio, el secretario de Hacienda rosarino, Santiago Asegurado, mencionó que en el cónclave del martes pasado  también se evaluaron otras alternativas, cómo la forma de implementar el pago. Igual, prefirió no entrar en detalles.

“Hay que ver la cantidad de cuotas y los momentos en que se abonan. Todo influye. Hay que terminar de conversar. De todas formas, la situación es complicada. Hay 350 realidades distintas en la provincia. Las composiciones de las plantas de trabajadores de cada ciudad son disímiles y articular eso es complejo”, manifestó el funcionario local.

Con todo, fuentes sindicales mencionaron que la cifra que se les ofreció anteayer a los municipales es ostensiblemente menor que la que acordaron los empleados estatales de la provincia.

En ese sector, quienes menos ganan recibirán un bono de 3 mil pesos, cifra que se irá reduciendo hasta 2 mil en relación con los salarios más altos.

El monto no conformó a los docentes, quienes ya advirtieron que el año próximo comenzará con conflictos salariales.

Lifschitz dio sus razones

El gobernador Miguel Lifschitz reconoció ayer que “en un proceso inflacionario todo parece poco” pero advirtió que la cifra del bono de fin de año –entre 2 y 3 mil pesos– es lo que permite “priorizar el funcionamiento de la provincia”.

Lifschitz se refirió también al disconformismo expresado por los gremios estatales en relación al bono y a la negativa del gobierno provincial para reabrir la discusión paritaria: “La paritaria en su momento fue abierta y cerrada con un acuerdo con todos los gremios por todo el año 2016. Por eso hemos planteado un reajuste salarial, un bono de fin de año para todos los gremios públicos, pero postergar la reapertura de paritarias para el año que viene y poder discutir en conjunto todo lo que será el año 2017”.

“Sé que frente a un proceso inflacionario es como que nada alcanza y todo parece poco, pero también tengo que priorizar la inversión social, priorizar el funcionamiento de la provincia con un presupuesto que también se ha visto impactado por la inflación y por la caída de la recaudación”, explicó el gobernador. El titular de la Casa Gris dijo también que el gobierno hizo “un gran esfuerzo” para pagar el bono de fin de año y advirtió que Santa Fe “es la provincia que más se ha estirado con este aporte de fin de año en relación con otras”.

Comentarios