Edición Impresa, Política

crisis hídrica

Melincué: Lifschitz cruzó al presidente comunal Rébora

El gobernador salió a responder las duras críticas en su contra del presidente comunal del PJ –que un día antes había tildado de “atorrantes” a los funcionarios socialistas– por la dramática situación que atraviesa la localidad santafesina.


El gobernador Miguel Lifschitz salió a responder este miércoles las críticas en su contra por la dramática situación que atraviesa la localidad santafesina de Melincué, cuyo casco urbano se encuentra parcialmente inundado, luego de que el agua de la laguna homónima venciera una de las defensas del pueblo.

El mandatario provincial, en diálogo con la prensa, señaló: “Hace por lo menos un mes que estamos prácticamente allí a través de nuestros funcionarios. Marcos Escajadillo hace quince días que está instalado allí y yo estuve hace un par de semanas. Hemos estado detrás del tema; lo que pasa es que cuando se producen situaciones excepcionales como las precipitaciones del año pasado y este año y el agua se acumula, es muy difícil darle solución a una cuenca que es cerrada y que no tiene forma de desaguar”.

En medio de la inundación de la cabecera del departamento General López, su presidente comunal Gabriel Rébora (Partido Justicialista) había calificado de “atorrantes” a los funcionarios provinciales y consideró que “abandonaron” a Melincué, ubicada a 120 kilómetros de Rosario, por no ser del mismo signo político.

“Los dos únicos responsables de esto son Antonio Bonfatti y Miguel Lifschitz. De ahí para abajo, todos. Fue un abandono. Hace cinco años que les venimos diciendo que va a pasar esto y nunca tuvimos respuesta”, denunció.

El primer integrante del gobierno que salió a replicarlo fue el ministro de Gobierno Pablo Farías, quien consideró que Rébora no está a la altura de las circunstancias. “Yo entiendo que se sienta sobrepasado por la situación. Su rol debería ser el de poner calma y tratar de organizar a la población”, planteó.

Chicana al Senado

Si bien Lifschitz evitó hacer valoraciones sobre Rébora, defendió el trabajo de la provincia. Y con una de sus respuestas, trascendió la discusión sobre lo que sucede en Melincué. Respecto del proyecto que impulsan los senadores justicialistas de la provincia para investigar las obras hídricas ejecutadas y no realizadas desde 2008 a la fecha, es decir, durante las últimas gestiones socialistas; con ironía, Lifschitz saludó la idea, pero desafió a los legisladores a investigar lo que sucedió en las últimas décadas.

“Me parece bien que constituyan la comisión. Pero habría que investigar los últimos 35 años y ver las obras que se hicieron y las que no se hicieron, claro”, sentenció en declaraciones al vespertino El Litoral.

Vecinos cortaron la ruta

En tanto, el agua comenzó a descender ayer en Melincué, pero buena parte del pueblo seguía anegado y unas 40 personas debieron abandonar sus viviendas.

Este miércoles, las autoridades provinciales confirmaron que se había podido cerrar la brecha abierta en la contención norte del espejo de agua, y que el buen pronóstico del tiempo –no se prevén lluvias ni vientos fuertes en estas horas, aunque sí para el fin de semana– más la instalación de una bomba de gran caudal para desagotar las áreas inundadas aportaba optimismo para la normalización de la situación.

Pese a la mejora de las condiciones, un grupo de afectados protestó ayer con piquetes y el corte de la ruta provincial 93 en el acceso a la localidad.

Los vecinos reclaman  al gobierno provincial la puesta en marcha urgente de obras hidráulicas de fondo, más allá de la coyuntura.

El secretario de Protección Civil de Santa Fe, Marcos Escajadillo, describió un panorama menos dramático respecto de la comuna de 2.200 habitantes: “Se está viendo un descenso lento del agua y, sobre todo, empezó a trabajar el sistema de bombeo que la Secretaría de Recursos Hídricos diagramó para poder sacar el agua de la localidad hacia la laguna”.

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios