Espectáculos

Televisión

Más propuestas y plataformas se suman a la batalla por el rating de 2019

El Trece, la señal cuyos contenidos pueden verse en Rosario a través de Canal 3, y que perdió en el rating 2018 con Telefé prepara algunos tanques para el año que se inicia. Entre otros, se viene la novela de época “Argentina, tierra de amor y venganza” y un nuevo unitario con Julio Chávez


Benjamín Vicuña, Eugenia "La China" Suárez, el español Albert Baró y Gonzalo Heredia protagonizarán "Argentina, tierra de amor y venganza"

Los últimos días del año que acaba de terminar, a diferencia de otros finales de ciclo, mostraron la preocupación que El Trece vive frente al éxito imbatible de Telefé, el gran ganador en materia de rating de los últimos años. Fue así que sin dejar enfriar la grilla, los directivos de ambos canales comenzaron con los anuncios acerca de cómo se irá armando la pantalla para las próximas semanas.

En ese tránsito, Diego Andrasnik, director de producción de Pol-ka, anunció que El Trece (señal que en Rosarino puede verse a través de la pantalla de Canal 3) presentará durante 2019 la tira diaria Argentina, tierra de amor y venganza, su tanque del año con las actuaciones de Benjamín Vicuña, Eugenia La China Suárez, Gonzalo Heredia y el español Albert Baró, además del unitario El Tigre Verón en el que Julio Chávez personificará a un sindicalista muy pesado, aficionado el boxeo, un personaje que causará controversia sobre todo en un año electoral.

Es así que luego de un 2018 que no fue el esperado, en el que Telefé volvió a consagrarse como líder absoluto, El Trece y Pol-Ka sacaron a relucir su abultada billetera para armar una ficción, un culebrón de época de alto presupuesto y con un elenco carísimo que incluye a los españoles Albert Baró, de la exitosa tira Merlí, a quien se sumó Diego Domínguez, de Violetta, dado que se espera que la tira también se vea en España, donde la pareja protagónica es muy conocida.

También se supo que las grabaciones comenzarán a mediados de este mes en Estudios Baires, ubicados en la localidad bonaerense de Don Torcuato, y que la tira sumará 120 capítulos cotizados por encima de los dos millones de pesos cada uno.

Respecto de la inversión para una tira de época en tiempos en que los recortes presupuestarios están a la orden del día, Andrasnik dijo a la agencia de noticias Télam: “Tenemos una apuesta muy importante que es trabajar con un estilo, con un género al que podríamos llamar novela histórica. De alguna manera es una novela muy potente, muy poderosa; dentro de la historia aparecerán rasgos característicos que darán cuenta de nuestra propia historia y de cómo nos constituimos como sociedad. No es para nada un hecho verídico ni histórico real, es claramente una ficción, pero hay elementos que uno puede ir hilando a la hora de contar estos personajes para contar un principio de cómo fue y a dónde llegamos”.

En esta jugada de volver a pensar en un culebrón tradicional en una época concreta de la historia argentina, el director de producción de Pol-ka evaluó: “La historia no está tan atada a una fecha específica, pero es hacia finales de la década del 30. No hay una referencia inmediata, no intenta eso, está más parada en el melodrama y en el culebrón con elementos de culebrón tradicional con cuestiones de época”.

Todas las plataformas

“Estamos preparando un proyecto muy interesante para Julio Chávez como protagonista, que está buenísimo pero no puedo contar mucho porque estamos empezando a trabajar. Va a ser para el canal y para Flow con el acompañamiento de Turner, como siempre, en la coproducción. Es Turner, Artear y Flow”, dijo el directivo acerca del fenómeno multipantalla y del camaleónico actor que luego de encarnar a un profesor de danza en El Maestro regresará con un personaje que se posiciona en la vereda opuesta de su antecesor.

Con relación a ciertos datos de la realidad de algunos referentes del sindicalismo argentino que podrían tomar cuerpo a través del personaje de Chávez, Andrasnik consideró: “El personaje tendrá un poco de todo, pero sobre todo va a ser único; va a ser Julio. Vamos a contar una historia, personajes, no una bajada de línea. <El Puntero< lo hicimos y no tuvimos ningún quilombo, pero es muy probable que la grieta se haya ampliado. Más allá de eso, el proyecto no va a trabajar sobre la coyuntura, pero sí va a tener elementos de lo que sucede. No es un retrato ni una indagación sobre la cuestión alrededor de la coyuntura argentina actual. Es un elemento mucho más amplio, mucho más en función de una ficción. Es como que te preguntara si la mafia se enojó porque hicieron Los Soprano. Imaginate que Pol-Ka, a esta altura, no tiene que bajar línea, no es nuestra idea, el programa va por otro lado”.

Quizás la marca de la nueva ficción de Chávez esté dada por el complejo año electoral que se pondrá en marcha en los próximos meses, cuando el envío esté en el aire. Respecto de esta variable, el directivo analizó: “No creo que la ficción tenga que ver con el año electoral. Me parece que lo importante es captar el elemento ficcional. No hay que pensarlo en términos de cómo le puede ir al programa de Jorge Lanata, por poner un ejemplo, en un año electoral o no electoral. Si logramos un programa inteligente, sensible, entretenido, con un gran actor y con grandes valores de producción, la meta estará cumplida y la repercusión dependerá de si el programa está bien o no. No hay relación con otras cosas, me parece, pero sí con captar un momento”.

Finalmente, uno de los hombres de confianza de Adrián Suar dio su opinión acerca de esta nueva era donde se producen programas con destino multiplataforma. “Hay objetivos que son los mismos de siempre dado que uno trabaja con elementos de la ficción, con el elemento dramático y con actores. Lo que claramente se pone en juego son otras cuestiones, no es lo mismo una obra hecha con tanto tiempo y tanta inversión a otra hecha todos los días. No significa que sea mejor ni peor, hay que responder de una manera eficiente e inteligente en cada uno de los formatos. Lo que cambia es que el diseño de inversión, el tipo de trabajo, suponés que hay un espectador del otro lado que está dispuesto de antemano a ser un poco más paciente en algunos aspectos. Dramáticamente los proyectos cambian. Ahora estamos en un cambio, así que hoy dar un veredicto y decir qué cambia de tal o cual manera es como soberbio. Hay que trabajar y seguir aprendiendo. Argentina está haciendo bien las cosas pero todavía nos falta un montón para estar a la altura de la televisión del primer mundo. Todo lo que podamos incorporar para traer elementos de otras áreas, sea del teatro, el cine, la televisión o la literatura ya lo estamos haciendo y lo vamos a potenciar”.

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios