Ciudad, Gremiales

A CARGAR EL TANQUE

Mangueras colgadas: playeros confirmaron paro de 24 horas

Desde el sindicato anunciaron que la patronal no llegará a resolver las demandas planteadas antes del miércoles, por lo que plantean una medida de fuerza desde el mediodía. Piden compromiso de no despedir personal.


El Sindicato Obreros de Estaciones de Servicio, Garages, Playas y Lavaderos Automáticos (SOESGP y LA) lanzará este miércoles un paro de 24 horas a partir del mediodía porque no llegaron a un acuerdo con el sector empresario ante las amenazas de despidos y suspensiones.

“La medida de fuerza está definida. La patronal no puede resolver los problemas planteados antes de la reunión (por la que mantendrán mañana a las 9 en la sede local del Ministerio de Trabajo)”, dijo a El Ciudadano Ismael Marcón, titular del sindicato que representa a los empleados. El gremio advirtió la posibilidad de despidos ante la intención empresarial de cerrar el horario nocturno. Habían pedido que los empresarios se comprometan a no despedir ni suspender empleados en los próximos tres meses. Sindicato y empresario habían mantenido una reunión la semana pasada en la que no alcanzaron un acuerdo. Tal como publicó este medio, los empresarios confían en destrabar el conflicto en la reunión de mañana.

En números

Alberto Boz, el presidente de Federación Argentina de Expendedores de Nafta del Interior (Faeni), culpó a las petroleras y al gobierno nacional por el conflicto. Describió la baja rentabilidad de las estaciones de servicio, que impide a los empresarios firmar el acuerdo. “No podemos firmar eso porque hace un año que estamos en esta situación y no tuvimos respuestas ni de las petroleras ni del Estado. Son ellos los responsables del paro”, había dicho Boz a este medio. El empresario dijo que los estacioneros tienen entre un 6 y un 11 por ciento de ganancia bruta por venta de combustibles, lo que consideró un margen muy exiguo. En 2008 los expendedores debían vender 120 mil litros de combustible para lograr el punto de equilibrio, mientras que en la actualidad deben vender 300 mil. Siempre según Boz es una cantidad a la que la mayoría de las estaciones no llega y por eso están en riesgo unos 700 puestos de trabajo en toda la provincia. A la problemática se suma las comisiones que cobran los bancos por el uso de tarjetas de crédito y el impuesto al cheque. “Del margen de ganancia tenemos que pagar un 1 por ciento de impuesto al cheque y un 1,5 por ciento en ventas con tarjetas de crédito. Encima nos pagan a 28 días”, dijo y agregó: “En el interior de la provincia ya hay estaciones que no trabajan de noche y que cerraron sus lavaderos”.