Edición Impresa, Le ponen la firma

Reflexiones

Macri quiere cumbres con gobernadores mensuales

.


Con el inédito acuerdo del miércoles de la semana pasada en Córdoba por la devolución del 15 por ciento de la coparticipación todavía caliente, la administración de Mauricio Macri ya diseña una nueva cumbre con todos los gobernadores, que se desarrollará a fines de junio en Chubut.

El formato, en rigor, se replicará de manera mensual –o a lo sumo cada mes y medio– a partir de la decisión de la Casa Rosada de pautar encuentros periódicos con la totalidad de los mandatarios, en provincias rotativas, para analizar temas de gestión.

Se trata de una ingeniería política con apertura al diálogo y a la negociación con la que Macri busca mostrar nuevas señales de diferenciación respecto de la relación Nación-provincias durante la gestión de Cristina de Kirchner.

En esa línea, ya está definida la tercera escala: tras la inminente nueva reunión con el ministro del Interior, Rogelio Frigerio, en el distrito patagónico que lidera el peronista crítico Mario Das Neves, la próxima cita será en Jujuy, donde oficiará de anfitrión el radical Gerardo Morales (Cambiemos).

“El tema tributario va a ser central”, adelantó en estos días Das Neves, uno de los cinco mandatarios que se anticipó y selló el lunes pasado el convenio por la coparticipación, dos días antes del mega-acuerdo del miércoles.

En la agenda de Macri con las provincias (que se agitó la semana pasada con la pax por el reparto automático de fondos), aparecen ahora como temas prioritarios el impulso desde Balcarce 50 a los planes de obra pública y viviendas, en medio de la preocupación de los mandatarios por los recursos que todavía les adeuda Nación para reactivar la totalidad de los proyectos.

Pero además, el gobierno apuesta a sellar con las provincias un paquete de “metas de gestión” en materia fiscal, tributaria y económica.

Se trata del denominado “Acuerdo para el Nuevo Federalismo”, una iniciativa que se enmarca en la pretensión presidencial de que las provincias entren en una senda clara de equilibrio fiscal.

“Todavía está verde”, afirmaron fuentes nacionales a este diario respecto de un proyecto que contiene 20 puntos y que –sostienen– “debe ser consensuado con cada uno de los gobernadores”.

Este escenario se da poco después del entendimiento que Frigerio selló el miércoles último en Córdoba con todos los gobernadores en pos de la devolución escalonada y progresiva hasta 2020 del 15 por ciento de la coparticipación que hoy se les retiene para financiar al sistema previsional nacional.

Ese convenio les garantizará este año a las provincias el acceso a fondos extra por 37 mil millones de pesos.

Espacio para reclamos

Pero, en paralelo, la cumbre en Córdoba agitó otros planteos colaterales de los mandatarios a la Casa Rosada.

Fue, por caso, terreno propicio para que el peronista crítico Carlos Verna (La Pampa) reavivara el viejo reclamo del interior en pos de la coparticipación del impuesto al Cheque.

La oportunidad se la dejó servida la macrista bonaerense María Eugenia Vidal, cuando ante sus pares defendió la pretensión de Buenos Aires de disolver el techo de 650 millones de pesos que hoy acorrala al Fondo del Conurbano bonaerense.

El cacique de La Pampa remarcó entonces que con la coparticipación del impuesto al Cheque habría “24 ganadores”, porque “todas las provincias” recibirían más recursos, “y un solo perdedor, que es la Nación”.

Avisadores y traidores

Vehemente, en ese momento Verna le advirtió a la dirigente de Cambiemos que “si sólo se plantea el beneficio de la provincia de Buenos Aires”, los diputados y senadores del PJ votarán en contra cuando la iniciativa sea eventualmente tratada en el Congreso nacional.

“Le dije a la gobernadora que el que avisa no es traidor”, disparó.

Distintos invitados al convite cordobés consultados por este diario coincidieron en sostener que ese planteo fue llevado adelante sólo por Verna. Sin embargo, reconocieron que se trata de una aspiración de las provincias que viene siendo tratada con asiduidad, por caso, en los encuentros de la Comisión Federal de Impuestos, que reúne periódicamente a los ministros de Hacienda del interior.

Transitorio para siempre

El impuesto al Cheque fue creado en 2001 por el entonces ministro de Economía de Fernando de la Rúa, Domingo Cavallo, como una medida transitoria para afrontar urgencias de caja. Pero el distorsivo tributo, que no se reparte entre las provincias, fue prorrogado y goza de buena salud.

Comentarios