Policiales, Últimas

Criminalidad organizada

Lucho Cantero sumó acusación por tener un arsenal y los tiros de Navidad para barrio La Granada

El fiscal imputó este sábado al joven, su madre Lorena Verdún junto a otras seis personas por distintos delitos que van desde tenencia de armas de fuego, intimidación pública hasta una extorsión armada cometida a un comerciante. Verdún cruzó al fiscal y éste lo tomó con "una amenaza"


El hijo y la viuda de Claudio “Pájaro” Cantero, el asesinado líder de Los Monos, junto a otras seis personas fueron imputados este sábado por distintos delitos relacionados con la criminalidad organizada. A siete de los acusados el juez Alejandro Negroni les dictó la prisión preventiva por dos años mientras que para una joven de 22 años ordenó la medida bajo la modalidad domiciliaria con tobillera por 90 días. En la audiencia hubo un cruce entre la viuda del Pájaro, Lorena Verdún y el fiscal del caso Matías Edery donde la mujer pidió que dejaran de “agarrársela con su familia” y sumó un: “Esto no va a quedar así”, dicho que el funcionario del Ministerio Público de la Acusación (MPA) lo tomó “como una amenaza”.

El martes pasado, los fiscales de la Unidad de Criminalidad Organizada, Matías Edery, David Carizza y Luis Schiappa Pietra solicitaron una veintena de allanamientos que en su mayoría fueron llevados a cabo por las fuerzas provinciales en barrio 17 de Agosto, lindero a la Granada y Las Flores, emblemáticas zonas dominadas por la banda de Los Monos.

Los procedimientos tenían como objetivo la detención de Uriel Luciano “Lucho” Cantero, de 18 años e hijo del Pájaro, no sólo por  el homicidio de Damián Gómez cometido en junio pasado, sino también por delitos de intimidación pública.

Lucho cayó junto a Érica B., de 22 años, y un adolescente de 16 llamado Aaron cuando intentaban escapar con dos bolsos con 20 de las 24 armas de fuego incautadas, en su mayoría pistolas calibre 9 milímetros, y medio millar de municiones. El menor de edad quedó a cargo del Juzgado de Menores.

También fue detenida en otra vivienda su madre Lorena Verdún, de 43 años, a quien le secuestraron otra arma de fuego sin documentación.

De los operativos restantes fueron apresados:  Gastón S., de 21 años; Fausto G., de 22; Franco A., de 22; Pedro A., de 39 y Gonzalo B., de 21, los cuales también fueron imputados este sábado en una audiencia presidida por el juez Negroni que comenzó a las 8  bajo la modalidad de videoconferencia y terminó pasado el mediodía en el Centro de Justicia Penal.

El arsenal, tiros al aire en Navidad y una extorsión

Si bien tras operativos los fiscales indicaron que la causa había comenzado con la foto del trapero Zaramay donde el joven junto a otras personas relacionadas a Los Monos exhibían armas con alto poder de fuego y que el expediente luego sumó el patrullero acribillado en barrio 17 de Agosto en la Navidad pasada, las acusaciones fueron otras.

Lucho Cantero: una foto con Zaramay que lo hizo famoso y lo llevó a prisión

El fiscal le atribuyó a Lorena Verdún la tenencia de una pistola con la numeración limada sin la documentación necesaria y unas 36 municiones. La mujer cuenta con una condena de cinco años de prisión por comercialización de drogas, dictada en 2019 por el Tribunal Oral Federal Nº 2, aunque no se encuentra detenida porque el fallo aún no está firme.

En el caso de Lucho, Edery lo acusó por dos hechos, la tenencia de las 20 armas de fuego y por disparar al aire la Navidad pasada desde una terraza, ubicada en las inmediaciones de la casa de su madre de calle Arrieta al 1800, en barrio 17 de Agosto.

Para el funcionario del MPA, los indicios llevaron a dilucidar que Lucho estaba en compañía de Pedro A. y Gonzalo B. junto a otras personas, algunos menores de edad, cuando comenzaron a gatillar diferentes armas hacia el sur, a barrio La Granada con el objetivo de lograr una intimidación pública.

“La grabación del video se realizó con la intención de viralizarlo y que llegue a más personas que las presentes en el barrio”. En ese marco, les sumó la portación indebida de armas de guerra.

La misma atribución sumó Lucho y Érica B. por las 20 pistolas de grueso calibre que les incautaron el martes pasado en Caña de Ámbar al 1700. En los bolsos también llevaban 561 cartuchos 9 milímetros, 182 calibre 22 y 4 de .380. Además, los pesquisas secuestraron más de 3 millones de pesos, 5 autos y ocho motos.

En esta audiencia, el fiscal Edery acusó a otros tres sindicados miembros de la banda de Lucho: Gastón S., Fausto G. y Franco A. por la extorsión que sufrió un comerciante de avenida San Martín al 4700 donde por 48 horas fue amenazado y su casa baleada para que abonara 30 mil dólares a cambio de que no dañaran a su familia.

Para la acusación, Gastón fue el autor de la extorsión ya que el 21 de diciembre pasado mandó a un tercero para que le dejara una nota al comerciante con amenazas que decía que venían de Lucho Cantero.

Horas más tarde, envió un mensaje de Whatsapp con el monto en dólares que debería pagar con la reiteración de las amenazas y el 23 de diciembre cumplió con la advertencia cuando otras personas balearon la casa de la víctima para seguir con los mensajes para que les pagara, cosa que no consiguió.

A su vez, la Fiscalía describió que Fausto G. y Franco A. fueron partícipes primaros. Fausto, había sido empleado hacía 4 años de ese local y por ello, facilitó los datos de la víctima. También le dio a Gastón un celular a su nombre para que mandara las amenazas y por orden de éste, intentó convencer a la víctima para que pagara los 30 mil dólares. Fausto sumó un hecho de encubrimiento debido a que en los allanamientos los policías incautaron en su casa de Bermúdez y Laínez una moto Honda Wave con pedido de secuestro por robo del 27 de diciembre.

El fiscal agregó que el rol de Franco A. fue pasar el número de un encargado del negocio a otra miembro de la organización para continuar con las advertencias de que si no abonaban habría consecuencias.

Tras escuchar a las partes el juez Negroni aceptó la sindicación fiscal y dictó la prisión preventiva por el plazo de ley para Lorena Verdún, su hijo Lucho Cantero junto a Gastón S., Fausto G., Franco A., Pedro A. y Gonzalo B. En tanto, para Erica B. el magistrado ordenó la prisión preventiva bajo modalidad domiciliaria con tobillera electrónica por el plazo de 90 días.

Los dichos de Verdún a Edery

En medio de la audiencia, Lorena Verdún dijo que para la Justicia “siempre son los Cantero” y pidió que dejaran de “agarrársela con su familia”, tras lo cual se dirigió a Edery: “Le digo al fiscal que esto no va a quedar así”.

La respuesta de Edery no se hizo esperar: “Viniendo de una persona que está en un grupo al que se le secuestraron 24 armas lo tomo como una amenaza”.

El crimen de Damián Gómez

Siete audios señalan a Lucho Cantero como el instigador del crimen de Damián Gómez

En tanto, este viernes Lucho Cantero fue imputado como el principal sospechoso de ser el instigador del crimen de Damián Gastón Gómez donde el juez Héctor Núñez Cartelle dictó la prisión preventiva por el plazo de ley, es decir por un plazo máximo de 2 años.

Según la hipótesis del  fiscal de este caso Gastón Ávila, la víctima de 24 años “trabajaba” para Lucho vendiendo estupefacientes, pero fue detenido por la Policía Federal y se produjo un quiebre entre ellos. Ávila contó que Gómez había dicho a su entorno que Lucho quería matarlo, por ello se mudó de barrio La Granada y su casa fue baleada antes de su asesinato cometido el 21 de junio por la noche cuando fue acribillado en Anchorena y Balcarce.

La prueba fundamental en la que se apoyó la Fiscalía fueron siete audios que envió Gómez a su entorno través de WhatsApp mientras lo llevaban hasta el hospital más cercano donde llegó muerto producto de diez balazos. En esos audios, el muchacho manifestó como última voluntad: “Me mandó a matar Lucho, denúncienlo, denúncienlo”.

Herederos de un clan 

El fiscal Gastón Ávila agregó que Lucho Cantero asoma como un jefe, un líder de una nueva camada de una asociación criminal.  Para el funcionario “se ha generado una nueva banda, Los Monos no es únicamente el Pájaro Cantero, el Viejo Cantero o Guille Cantero, van mutando las personas. Son fungibles quienes operan en los estratos inferiores de la banda y creo que un poco por la portación de apellido, la herencia que tiene por ser hijo del Pájaro sino también por los propios actos que ha ido llevando adelante lo demuestra como alguien de jerarquía por lo menos en este grupo en particular”, refirió abonando la teoría de los investigadores sobre la estructura del clan donde, más allá de la corrupción policial que es transversal a las organizaciones complejas, cada uno de los herederos posee su propio grupo bajo su mando y cuentan con cierta autonomía para cometer distintos delitos, diversificarse y así, poder seguir en vigencia por más de dos décadas.

Comentarios