Ciudad

Altas en el cielo

Levantar la vista en Rosario es descubrir maravillas: aparecen las cúpulas que aún sobreviven

El historiador Eduardo Guida Bria nombra algunas de las estructuras que acompañan a importantes edificios de la ciudad. Lo que se pierde con la mirada a ras del suelo


Edificio en Santa Fe y Presidente Roca. Fotos: Gentileza Eduardo Guida Bria

Lo que se pierde por no alzar la vista: con apenas intentar mirar el cielo en Rosario se pueden “descubrir” numerosas cúpulas que coronan varios edificios de la ciudad en un dieño arquitectónico ya perdido. ¿Qué es una cúpula? La palabra procede de la lengua italiana, y nombra la bóveda que cubre una construcción, sea totalmente o de manera parcial. El historiador Eduardo Guida Bria hizo un recorrido sobre las más destacadas. La Basílica Catedral Santuario Nuestra Señora del Rosario, el edificio “La Bola de Nieve”, el Palacete de Bartolomé Vasallo (hoy Concejo Municipal), los edificios en Corrientes y Córdoba: “La Inmobiliaria” y “La Agrícola”, la Bolsa de Comercio. el Palacio Censi, el edificio de lo que fue la Tienda “La Favorita” y el Hotel Rex arman una lista imcompleta que señala el investigador y docente.

Basílica Nuestra Señora del Rosario

Sobre el lote que donara el capitán Santiago Montenegro, para honrar a la virgen, se construyó la Basílica Catedral Santuario Nuestra Señora del Rosario. Esta iglesia reconoce dos momentos en su construcción, siendo el segundo el que dejaría a la actual iglesia como la conocemos hoy. Con sus dos torres, el crucero y la cúpula mayor, cuyo diámetro es de 12 metros es la mayor de la ciudad. Posee una cruz mayor, sita en la terminación de la linterna de la cúpula, de madera cubierta de zinc y cuya altura es de 8 metros.

Cúpula Basílica Catedral Nuestra Señora del Rosario

 

La iglesia ganó importancia en 1898 con la compra del altar de mármol de procedencia italiana y la construcción del camarín de la virgen en 1922, obra del arquitecto Leopoldo Schwarz y del ingeniero José Gerbino. El camarín responde al estilo colonial con una reja española de bronce.

La madera tallada del camarín es de algarrobo. Se la declaró patrona de la ciudad en 1941. La Catedral pasó al rango de Basílica en 1966 y fue declarada Monumento histórico en 1997 por la ley 24.803 del Congreso de la Nación. En 1983 se iniciaron obras de restauración externa, que incluyeron a la cúpula y sus dos torres con cupulines, coordinadas por los arquitectos Ronaldo Catalá y Domingo Cinalli.

El trabajo realizado fue artesanal, ya que se acondicionaron una por una las placas de pizarra, material similar al mármol, colocadas sobre la mampostería. Luego la cúpula fue cubierta con betún, recuperando el aspecto elegante que tuviera originalmente.

Posteriormente se reciclaron los capulines, cuyo deterioro era de suma consideración, resultante de las inclemencias del tiempo, expuestas a filtraciones. En ellos se alojan dos de las cinco campanas que posee la basílica. La colocación de nuevos vitrales en el tambor de la cúpula fue parte de las obras de embellecimiento ejecutadas contemporáneamente a los trabajos de restauración. Fueron diseñados por el maestro Fantoni para aportar un especial clima de recogimiento en el crucero.

El comienzo del nuevo siglo significaría también el surgimiento de la arquitectura del academicismo francés en Rosario.

Guida Bria informa que es importante destacar que la arquitectura gala llega a Rosario cuando ya en Buenos Aires entra en un período de decadencia.

La Bola de Nieve

El historiador señala que se trata de la primera construcción. “La Bola de Nieve” data de 1907 y su denominación fue dada gracias a dos factores: el primero es que el comitente de la obra fue la Sociedad de Ahorra Mutuo “La Bola de Nieve”. Por otra parte, este nombre se plasmó al definido cilindro que remata en una especie de templete, cuyo punto culminante es una esfera que representa, justamente, una “bola de nieve”.

También se puede leer el nombre de la compañía en un friso, realizado con pequeños mosaicos de colores. Con la potente volumetría del cilindro se arma la esquina y culmina en una cúpula de medio punto.

Al igual que otras obras del arquitecto francés Eduardo Le Monnier, la esquina es resuelta con un importante tambor bordeado de columnatas a modo de “templete”, con claras reminiscencias a San Pietro de Bramante en Roma.

También, como en otras obras, la trasgresión al modelo académico es evidente y claramente intencionada. Surgió en una época en que la valorización de la tierra multiplicó los negocios inmobiliarios y el crecimiento económico y demográfico, modificó la estructura urbana y en que los gobiernos realizaban fuertes inversiones para el embellecimiento y modernización de la ciudad.

En su momento fue la primera edificación en altura, que denotaba una nueva forma de habitar. Incluía signos de modernidad como la electricidad y el uso de ascensores. El arquitecto francés Emilio Hugué es el autor del edificio que perteneció al Banco Francés y Río de la Plata en la esquina noreste de Sarmiento y San Lorenzo con otra importante cúpula.

Palacio del Concejo Municipal

Dentro de la misma temática de simplicidad en la resolución de los edificios, se encuentra el Palacete de Bartolomé Vasallo (hoy Concejo Municipal), proyectado por el ingeniero Alejo Infante y donde el remate de la cúpula aparece superpuesto al volumen del edificio, unificado por el tratamiento externo del mismo.

Palacio Vassallo

 

La denominación de Palacio Vasallo se debe a quien perteneció la citada propiedad y que donara al municipio para albergar un museo médico, que nunca llegó a concretarse y en su lugar se instaló el cuerpo legislativo de la ciudad.

Edificios en Corrientes y Córdoba

Una esquina característica del centro rosarino, Corrientes y Córdoba enfrenta dos edificios que tienen raíces francesas.

Uno es el edificio “La Inmobiliaria” en la ochava sudoeste del arquitecto italiano Juan Antonio Buschiazzo construido entre 1914 y 1916 con características del neobarroco francés, propios de la época. Se erige una cúpula sobre el último departamento de la ochava y fue realizado por encargo de la sociedad de seguros homónima.

Córdoba y Corrientes- 1960
Fotos: Gentileza Eduardo Guida Bria

 

En la otra ochava (sudeste) se levanta el edificio de “La Agrícola” de Federico Collivadino que data de 1908. Esta posee una construcción de forma octogonal y con influencia del renacimiento italiano.

Córdoba y Corrientes. Fotos: Gentileza Eduardo Guida Bria

 

Bolsa de Comercio

La Bolsa de Comercio se ubica en la calle Córdoba 1402. El proyecto fue del arquitecto Raúl Rivera y la empresa constructora, Candia e Isella que la iniciaron en 1926 finalizándola tres años más tarde y tiene su impronta de academicismo francés. Tiene una gran cúpula oval bordeada de pilastras con arcos de medio punto de orden jónico ornamentado con figuras alegóricas a la agricultura y a la ganadería, obra de Enrique Cerantoni. A sus lados se levantan columnas griegas y conjuntos escultóricos presiden el arranque interior del tambor de la cúpula con cuatro cuerpos desnudos.

Bolsa de Comercio Fotos: Gentileza Eduardo Guida Bria

 

El exterior del edificio de la Bolsa de Comercio se caracteriza por su esquina de volumen cilíndrico, con una puerta enmarcada por columnas corintias. El edificio le da una imagen de solidez que la Bolsa procuró transmitir a la ciudad y el país desde un comienzo. En el interior hay cinco niveles que no se perciben desde el exterior. Desde un comienzo el edificio estuvo vinculado al potencial del agro en la región.

La otra ochava (noreste) no tiene cúpula, aunque su proyecto original si la tenía. Seria la única esquina de Rosario con cuatro cúpulas. Esta propiedad fue construida por Candia y Cía. para el español José Arijón, que era el dueño del solar. La proyectó el arquitecto A. Delannoy y como en sus inicios se pensó en edificio de rentas se lo alquiló a la empresa Rusca y Cía. Durante varias décadas fue el recordado Hotel Palace. Promediando la década 1980 se convirtió en un edificio de oficinas, consultorios médicos, estudios jurídicos, entre otras actividades. La recordada “Confitería Palace” se convirtió luego en un legendario Bar. “Una verdadera esquina mágica en nuestra ciudad”, enfatiza el historiador rosarino.

Hotel Majestic y Esplendor Savoy Hotel

Por calle San Lorenzo y en la esquina con la bajada Sargento Cabral ubicamos al hotel Majestic, que proyectó el arquitecto Herbert Inglis y lo construyó Felipe Censi con un estilo Eclecticismo Academicismo. Fue inaugurado en 1923. Se destaca su bella cúpula redonda que es visualizada desde distintos ángulos. A fines del año 2006 se inició su restauración, por el daño causado por el granizo de noviembre de ese año.

Hotel Majestic. Fotos: Gentileza Eduardo Guida Bria

 

Muy cerca, en la esquina noroeste de San Martín y San Lorenzo se ubica   Esplendor Savoy Hotel, proyecto de Cander y Fallet de 1901. La empresa constructora fue la de Alejandro Máspoli (1903-1910) con estilo Academicista Francés y una cúpula con ojos de buey. Este hotel evoca por su nombre y ambientación a los grandes hoteles europeos.

Hotel Savoy. Fotos: Gentileza Eduardo Guida Bria

 

Antiguo Hotel Britania

En calle San Martín 370 se ubica una antigua construcción que todavía se puede observar su llamativa cúpula. El proyecto del edificio es de Alejandro Máspoli. Fue el antiguo hotel “Britania” hospedando en su momento a artistas y bohemios que llegaban a la ciudad.

San Martin 370. Hotel Britania. Fotos: Gentileza Eduardo Guida Bria

 

Guida Bria continua y explica que el  recorrido se detiene en la esquina sudoeste de Sarmiento y Santa Fe donde se ubica el imponente palacio, cuyo comitente fue Juan Fuentes, de ahí su nombre.

San Martin 370. Hotel Britania. Fotos: Gentileza Eduardo Guida Bria

 

El proyecto fue del arquitecto Juan B. Durand y la construcción estuvo a cargo de Enrique Ferrarese Hnos. y Cía. Fue el primer edifico construido en Rosario de hormigón armado, hasta ese momento se empleaban estructuras de hierro. El portal responde a un diseño de Manuel Ocampo, inspirado en las “Puertas del Paraíso “del Bautisterio de San Giovani de Florencia. Los materiales para su construcción fueron traídos de Alemania e Italia. El bronce de las puertas de Grecia y ejecutado en Alemania. La importante cúpula, de estilo renacentista italiano con sus niveles descendentes está rematada por una veleta, que representa un arado de mano. Su aguja se eleva 65 metros sobre el nivel de la vereda. Esta cúpula ostenta un reloj de 2 metros de diámetro. Las campanadas imitan el sonido del Big Ben de Londres. El farol de la cúpula al encenderse podía verse desde 15 Km. Dicho faro estaba montado en una empinada torre con columnas.

Palacio Cabanellas

En la esquina sudoeste de las calles San Luis y Sarmiento un imponente edificio se erige, es el denominado Palacio Cabanellas, diseñado originariamente como hotel, proyecto del arquitecto mallorquín Francisco Roca y Simón hacia 1914, finalizando en 1930, siendo de los pocos ejemplos existentes del modernismo catalán Art-Nouveau en nuestra ciudad. La empresa constructora Luis B. Laporte. El ornamento de la fachada es obra del escultor Diego Masana.

El propietario fue la empresa de Juan B. Cabanellas con su legendaria panadería “La Europea”. Es una muestra más de la formidable capacidad de los artesanos de la época para el tratamiento del volumen, remates y articulaciones de hierro forjado y cobre que adornan y coronan su cúpula, recubierta por pequeñas piezas de vidrio de colores que le dan gran luminosidad y levedad, como así mismo los azulejos que se encuentran en la parte superior y entre las ventanas.

Este palacio forma parte del listado de Obras y Sitios de Valor Patrimonial de la Municipalidad de Rosario y de España. Por ello tiene tres banderas: la Argentina, por su ubicación, la de España porque es considerado Patrimonio de ese país y la de Uruguay, por la esposa de Cabanellas que era de esa nacionalidad.

Palacio Censi

En la esquina noreste de Santa Fe y Entre Ríos se ubica el histórico Palacio Censi, en su planta baja supo albergar bares de todo tipo. En este tiempo se lo está reconvirtiendo y se recuperará en su volverá a lucir su llamativa cúpula (aplastada de color verde). El arquitecto suizo Felipe Censi diseñó y construyó esta “Casa de Rentas” en el inicio del siglo XX.

Santa Fe y Entre Ríos. Fotos: Gentileza Eduardo Guida Bria

 

El historiar referencia la ochava sudoeste de Salta e Italia sobre la mansarda ya que se eleva su cúpula despojada de ornamentación y mantiene su estilo Academicista. La construcción fue realizada la empresa del arquitecto Micheletti y Cía.

La Favorita

No podía faltar la legendaria cúpula del edificio de Tienda “La Favorita”, producto del diseño de la empresa de los catalanes Presas y Arman. En 1927 se iniciaron demoliciones de propiedades linderas y la empresa Candia e Isella dieron inicio a este fantástico palacio que finalizarían en 1929. El importante edificio de cuatro pisos se caracteriza por sus marquesinas, amplias vidrieras de cristales curvos, un enorme arco de medio punto y la cúpula con el nombre de la firma, en cuyo interior vidriado se luce una magnifico vitreau.

Edificio La Favortia. Fotos: Gentileza Eduardo Guida Bria

 

Hotel Rex

Para concluir por el derrotero de cúpulas en una primera etapa, explica Guida Bria es necesario detenerse en la esquina noreste de Santa Fe y Presidente Roca. Lugar donde se ubicó hace años el Hotel Rex. La construcción de 1912 fue obra del ingeniero Alejandro Máspoli y se destaca con una mansarda que remata en una cúpula esbelta con ojos de buey y tejas rojas. El edificio tiene un estilo ecléctico academicismo francés.

Santa Fe y Presidente Roca. Hotel Rex Fotos: Gentileza Eduardo Guida Bria

 

Otros edificios con cúpulas

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

 

 

 

Comentarios