Ciudad, Edición Impresa, Política

Capital de la resistencia

Los trabajadores pararon por los despidos y contra el ajuste

En Buenos Aires debutó la represión a los piquetes y en Rosario un acto multitudinario sentó las bases de la futura pelea.


Calles desiertas, escuelas vacías, negocios cerrados y la falta de transporte público mostraron la contundencia de un paro general que se llevó adelante en todo el país convocado por las centrales sindicales. Una jornada tranquila sólo opacada por la represión desatada en Panamericana y 197, en el Gran Buenos Aires, donde Patricia Bullrich estrenó su protocolo antipiquete que dejó heridos, detenidos, y una demostración de fuerza envalentonada por la marcha del 1A en favor del gobierno.

Mientras el país estaba parado, el presidente Mauricio Macri se encontraba en el porteño hotel Hilton, en la inauguración del Foro Económico Mundial para América Latina, el Mini-Davos. “Qué bueno que es estar acá trabajando”, celebró allí ante empresarios y banqueros. Mientras el mandatario participaba en el foro, los dirigentes de la CGT daban una primera conferencia de prensa en la que evaluaron la contundencia de la medida de fuerza que los trabajadores les habían reclamado a los gritos en la movilización del 7 de marzo pasado, cuando interrumpieron los discursos oficiales y pidieron que fijaran la fecha del paro bajo una consigna que hasta se hizo ring tone: “Poné la fecha la puta que te parió”.

Ahora sentado ante los flashes y con el apoyo de las bases, después de recibir el ataque constante del gobierno –amplificado por los medios concentrados– que lo trató de mafioso, el triunvirato sindical debió levantarse en defensa de los trabajadores y contra el modelo económico. “Es contundente”, volvieron a decir los triunviros por la tarde y en conferencia de prensa y reclamaron al presidente tomar nota de la masividad de la huelga y cambiar el rumbo económico.

El primero en hablar fue Héctor Daer, quien agradeció el respaldo a la medida de fuerza brindado por “los comerciantes, las pymes y por todos los sectores que vienen siendo vulnerados por la política económica y social de este gobierno, que no sólo nos acompañaron sino que comparten la conciencia de la necesidad de cambiar esta política”.

También manifestó la solidaridad de la central obrera con todos los afectados por las inundaciones, y recordó que “muchos compañeros están supliendo la ineficacia del gobierno nacional, que no ha hecho ninguna referencia” a las catástrofes climáticas que afectan a diferentes provincias del país. “Esta ausencia no es casual porque el poder no mira lo que pasa”, definió.

Asimismo agradeció a la Unión de Docentes Argentinos (UDA), “que se presentó a la Justicia, que le dio la razón (luego de que un tribunal de primera instancia ordenara al Ejecutivo convocar a paritarias docentes nacionales) donde reside el futuro del país”.

Al acusar el golpe del paro y del fallo de la Justicia laboral el macrismo contraatacó con nuevas disposiciones que apuntan a quebrar el incipiente plan de lucha, entre ellas endurecer el control sobre los gremios, con medidas como impedir que sean candidatos a conducirlos quienes tengan causas penales o civiles abiertas. Las nuevas disposiciones fueron publicadas en el Boletín Oficial y dirigidas al director nacional de asociaciones sindicales.

La resolución parece una “respuesta legal” al paro e incluye la norma con el impedimento para ser candidato de quien tenga un proceso abierto, lo que puede alcanzar a Omar Viviani, jefe de los peones de taxis, luego de haber sido denunciado por ordenar que “den vuelta los autos” de aquellos conductores que salieran ayer a trabajar.

En Rosario la modalidad del paro fue distinta, ya que hubo una masiva movilización convocada por el Movimiento Sindical Rosarino y la CTA de los Trabajadores. Allí, en San Martín y Córdoba, los discursos fueron duros, donde el principal reclamo fue el de un cambio en la política económica de Cambiemos. También recordaron la situación que vive la ciudad, con casi 2 mil despidos y más de 500 comercios cerrados.

“Lo único que hizo (el gobierno) es mandar a intimidarnos. Están equivocados porque no van a poder con nuestra voluntad. El gobierno no tiene planes ni gestión, sino dos preocupaciones: dividirnos y desacreditarnos”, destacó el secretario general del Sindicato de Prensa Rosario y a la vez adjunto de la CTA provincial, Edgardo Carmona.

A su turno Martín Lucero, titular de Sadop Rosario, afirmó: “Hoy Rosario es la capital del paro. Nos dicen que no es la medida, pero quién nos iba a mirar, quién iba a hablar por los trabajadores. Este paro se constituyó desde abajo y es la expresión de los trabajadores. Este paro es de los gremios y de los trabajadores”.

A la vez, en el acto local salió a la luz el conflicto docente, la voluntad de quebrar a los maestros para disciplinar al colectivo de los trabajadores. Y, sobre todo, fue planteada la necesidad de un plan de lucha para hacerle frente a un modelo de exclusión que expulsa a los trabajadores del sistema.

Incidentes

Uno de los episodios más violentos se vivió ayer por la mañana en Panamericana, a la altura de la ruta 197,  donde Gendarmería montó un operativo por orden de la ministra Bullrich y desalojó a quienes cortaban la autopista. En su arremetida contra los manifestantes tiraron gas pimienta y utilizaron camiones hidrantes. Se produjeron corridas, enfrentamientos y detenciones. La tensión se trasladó a la colectora. Como consecuencia, varios de los manifestantes terminaron con golpes y quebraduras.

Los cortes organizados por agrupaciones y sectores sindicales de izquierda comenzaron poco después de las seis de la mañana. A los puntos iniciales se sumaron otros.

En el Puente Pueyrredón también se montó un fuerte operativo de seguridad. Los manifestantes bloquearon el ingreso desde la avenida Mitre, pero no así desde la avenida Hipólito Yrigoyen. Efectivos de Prefectura montaron un cordón para impedir que avanzaran sobre el puente.

En la mayoría de los casos, ante la fuerte presencia de efectivos de fuerzas de seguridad, los manifestantes optaron por liberar carriles para permitir aunque se mínimamente el paso de vehículos y adelantar los actos previstos en los piquetes. Por eso, la represión en Panamericana fue interpretada como una innecesaria sobreactuación, ya que los manifestantes había acordado liberar una mano para que los vehículos circularan.

En Rosario, la violencia tampoco se hizo esperar y fue de la mano de un motociclista que arremetió contra un piquete. Allí, una adolescente de 17 años resultó con múltiples quebraduras, al igual que una nena de 5 años que terminó herida.

Innecesario

El ministro de Trabajo, Jorge Triaca, relativizó ayer el impacto del paro, lo calificó de innecesario, lo adjudicó a motivos políticos y dijo que el gobierno prioriza el diálogo. “Tenemos que parar de mentirnos, de agredirnos y de tomar extorsiones como mecanismos de trabajo. Planteémonos objetivos comunes que nos encuentren unidos en el futuro. Estamos en un año electoral. Volvamos al diálogo como dirigentes sindicales, pero no nos dirijamos a un modelo político. Este gobierno no tiene pensado volver a Kicillof y a Moreno. Tenemos una agenda sector por sector y siempre vamos a estar a disposición de las partes”, dijo sobre los ex funcionarios kirchneristas.

Comentarios