Policiales

Juicio oral

Los Monos: empezó a ventilarse el primer crimen de la saga

Se inició el juicio por el crimen de Lourdes Canteros. Monchi Cantero está acusado de ser autor o determinador del homicidio. La prueba principal es un grupo de escuchas telefónicas de la que surge la frase: "Está bien, dale a mansalva".


Foto: Juan José García

Lourdes Canteros tenía 14 años. El 15 de mayo de 2013 miraba televisión junto a sus hermanos en un ambiente de su casa, ubicada en Conscripto Bernardi al 6300. Un ventanal enorme comenzó a estallar tras una lluvia de tiros y la chica se levantó para esconderse de las balas, pero murió atravesada por una de ellas. Por el crimen sólo hay un policía condenado por una participación secundaria. No hay autores materiales individualizados. Éste, es uno de los cuatro crímenes que se ventila en el juicio oral que se lleva contra la llamada banda de Los Monos. De los 25 enjuiciados, Ramón Ezequiel Monchi Machuca está señalado como autor o determinador del crimen. Al debate debían asistir como testigos dos hermanas de la víctima, pero estuvieron ausentes. La Fiscalía ya había hecho su alegato y, en cabeza de Monchi, puso la jefatura de la asociación ilícita y cuatro homicidios, entre ellos el de Lourdes. La acusación pidió por todos los hechos 41 años para Machuca. Ahora fue el turno de la defensa que marcó la falta de pruebas, dijo que las escuchas que se le asignan no fueron corroboradas por la pericia de voz y hablaron de la necesidad de condenar al enemigo público encarnado en Monchi.

No fue la primera vez que tirotearon la casa de Lourdes. La adolescente vivía con sus hermanos y tras la muerte de su mamá quedaron a la deriva y se criaron entre ellos. Según la declaración de dos de sus hermanos, habían tenido problemas con un tal Mayonesa. Uno de los testimonios del día fue el de un comisario que entonces estaba al frente de la Subcomisaria 20 con jurisdicción en el lugar del crimen.

El funcionario estuvo esa noche en la casa y le tomó declaración a los hermanos de Lourdes, describió cómo estaba agujereada la casa y contó las vainas 9 milímetros que se levantaron en la calle. Sobre el caso no hubo otros testigos que los hermanos de la víctima, nadie más quiso hablar, dijo el comisario. Y agregó que le llegó información de calle que decía que el hermano mayor habría estado vendiendo estupefacientes para gente de Tablada y la zona era de Los Monos y por eso las represalias.

El defensor Fausto Yrure recalcó que esa versión no figura en ninguna parte y buceó sobre el trabajo del funcionario policial que asintió todo lo que el abogado le fue preguntando. Dijo que los hermanos le señalaron a un tal Mayonesa y Tévez. Ese mismo día se pidieron allanamientos para ubicarlos y no se pudo y agregó que la madre de Mayonesa recibió un llamado de Tévez donde le decía que su hijo estaba en Entre Ríos.

Además explicó que Mayonesa manejaba un grupito de pibes integrado además por Muqueño, Negrito, los hermanos de Mayonesa que son mellizos y Lito. Finalmente elevó un informe al Juzgado donde sindicó que los probables autores del crimen eran Tévez y Muqueño. En cuanto a lo que señaló sobre las cuestiones de territorio vinculado a Los Monos explicó que era una información de calle y no lograron indicios para continuar esa línea y por eso no lo informó en el sumario.

La estrategia

“Está bien, dale a mansalva”. Esa es la frase que le otorgan a Monchi en una escucha telefónica. Una de varias, donde habla un tal Gaby. Las comunicaciones se produjeron a partir del 11 de mayo de 2013 donde refieren a un búnker de la competencia, levantan información del lugar e incluso mandan a una persona a comprar drogas. También la voz adjudicada a Monchi habla con el policía Juan Ángel Delmastro, alias Tiburón, hoy condenado por el homicidio a 6 años y 6 meses como partícipe secundario. Le pregunta al policía si le suena Conscripto Bernardi 6374. El policía le dice que no, entonces le ordena que averigüe si estaba habilitado porque estaba cerca de su kiosco. Luego se comunica con Gaby. El pibe le pregunta si lo podían hacer ese día y le contesta: “Está bien, dale a mansalva”. Cuarenta minutos después se produjo la balacera.

Los defensores Fausto Yrure y Carlos Edwards dijeron que el planteo fiscal no se corresponde con la realidad. El fiscal se cuidó de pronunciar la palabra instigación, palabra que prevaleció en la instrucción y fue la discusión en la apelación, dijo. “Ahora acusó como autor o determinador que son dos figuras distintas”, aseguró Yrure.

“Esta infortunada muerte no tiene autores, hubo otra línea que no se investigó, se eligió una persecución conveniente contra el señalado enemigo público. No hubo medidas tendientes a averiguar quién pudo haber sido el autor material porque les alcanza con el nombre de Monchi Cantero. Este juicio va a ser una escucha”, aseguró Yrure. “Escucha que incluso el perito de voz no pudo determinar la coincidencia con la voz de Machuca. Total alcanza con la demonización del enemigo público”, cerró.

Si te gustó esta nota, compartila