Edición Impresa, País

Llega la nueva secundaria

Lo anunciará la presidenta la semana que viene. Es el modelo que surge de la nueva ley de Educación que reemplazó a la de los 90. Entre otras innovaciones, prevé tutores para alumnos con problemas.

La presidenta Cristina Fernández presentará la semana próxima las bases de una nueva escuela secundaria en la Argentina “que luche contra el abandono, con exigencia y calidad educativa”, según anunció en Salta el ministro de Educación de la Nación, Alberto Sileoni.

El titular de la cartera educativa hizo el adelanto durante la reunión del Consejo Superior de Educación Católica (Consudec), que convocó en la capital salteña a los principales dirigentes educativos eclesiásticos para debatir el rol del colegio secundario “como promotor y servidor del desarrollo social con inclusión social”.

Sileoni habló en la jornada inaugural del encuentro, que se extenderá hasta hoy, ante unos 1.500 directivos de escuelas católicas y religiosos vinculados a la educación, como el titular de la Comisión Episcopal del área, el arzobispo Héctor Aguer.

El ministro destacó que las reformas aprobadas por el Consejo Federal de Educación –organismo que integran los 24 ministros provinciales del área de todo el país– sientan “las bases de una nueva escuela secundaria en Argentina; una secundaria exigente, de calidad y para todos”.

El objetivo de esa reforma es “luchar contra el abandono en el nivel medio, que no sólo es alto en el país, sino que es un fenómeno a nivel mundial”, indicó el ministro.  Entre otros ejes del nuevo modelo, se buscará reforzará la autoridad de los docentes con normas y sanciones pedagógicas “pero al mismo tiempo –explicó Sileoni– se apuntará a que haya más tutores y más adultos a tiempo completo en la escuela, para acompañar las trayectorias educativas de los chicos con más dificultades de aprendizaje”.

El funcionario destacó, además, que “la nueva escuela secundaria debe propender a la integración y el desarrollo” de los jóvenes” y anticipó que las reformas “incluirán modificaciones institucionales no traumáticas”.   Los cambios “apuntan a luchar contra el abandono de la educación secundaria”, aunque la nueva secundaria “por ser distinta, no deja de ser exigente y ésto no lo digo como funcionario, sino como integrante de la sociedad”, apuntó el ministro.

La iniciativa empezó a delinearse luego de conocerse los altos índices de abandono y de repitencia y lo caduca que había quedado la estructura planteada en la década del 90, con nueve grados de Escuela General Básica (EGB) y tres de Polimodal, en reemplazo de los históricos siete de primaria y cinco de secundaria que ahora volverán a reinstalarse –resta definir si con esas extensiones o con seis y seis– con la nueva ley de Educación que entró en vigencia en diciembre de 2006. La norma, que hoy está en una prevista etapa de transición, plantea la obligatoriedad de la educación secundaria, por lo que se incrementó la matrícula de alumnos en las escuelas.

El Consejo Federal de Educación aprobó el año pasado tres documentos que contemplan modificaciones pedagógicas, institucionales y de distribución de recursos para la enseñanza secundaria, cuyos primeros indicios podrán notarse en el ciclo lectivo de este año.

Entre los cambios a implementarse figuran propuestas de enseñanza disciplinarias y alternativas, instancias de apoyo a las trayectorias escolares y regulaciones sobre la evaluación, acreditación, promoción de los estudiantes y convivencia escolar.

Uno de las medidas más importantes que plantean los documentos es la incorporación de tutores para acompañar la trayectoria de los alumnos y, para cumplir con esta meta, buscan desarrollar planes de mejora que ya resultaron exitosos en la escuela técnica, fuertemente devaluada con la anterior ley de educación federal de los 90.

El Ministerio de Educación realizará una inversión en estos planes para garantizar la finalización de los estudios de los alumnos. Este año se llevará a cabo la primera etapa en 3.000 establecimientos educativos y en 2011 implementarán las acciones en el 50 por ciento restante.

Además, buscará homogeneizar el título de bachiller y concentrar la educación en cuatro modalidades: técnico-profesional, artística, jóvenes y adultos y orientada, e intensificar la enseñanza de lengua, matemática e idioma extranjero.

Comentarios