Economía, TV

Reunión en Casa Rosada con Frigerio

Lifschitz achicó diferencias por la deuda de copartipación

El acercamiento fue en el mecanismo de actualización de los bonos con los que la gestión Cambiemos propuso saldar la detracción del 15% realizada por Ansés desde 2005. El panorama económico es "complejo", evaluó el socialista


El gobernador de Santa Fe Miguel Lifschitz mantuvo este viernes en Buenos Aires una nueva reunión con el ministro del Interior, Rogelio Frigerio, y su par de Hacienda y finanzas, Nicolás Dujovne, donde –dijo– se avanzó en el acuerdo para saldar la deuda que Nación mantiene con la provincia por la retención indebida de fondos coparticipables a partir de 2005. El avance fue en el mecanismo de actualización de los bonos que ofrecieron desde la casa Rosada, para que no pierdan valor frente a la desbocada inflación. El mandatario socialista confió en que la semana que viene podrían acordar la letra chica del convenio, aunque funcionarios de Cambiemos hablaron de 15 días para el nuevo encuentro.

Las conversaciones entre la Casa Gris y el Ejecutivo nacional arrancaron en marzo, después de una promesa inicial de la gestión Cambiemos de saldar la deuda nominal de 23 mil millones de pesos, cuya actualización el gobierno santafesino calculó en 54 mil millones –ya sobrepasados– y que la administración nacional redujo en un alto porcentaje. De todos modos, quedó claro que el pago no será en transferencia de dinero ni en corto plazo: lo que propusieron desde Buenos Aires es en bonos y obras. Y a lo largo de tres años.

Actualización, inflación y después

La reunión de Lifschitz, acompañado por su ministro de Economía, Gonzalo Saglione, con los funcionarios nacionales fue en el despacho de Frigerio, en la planta baja de la Casa Rosada. Duró unos 40 minutos y de la misma participó el secretario de Provincias, Alejandro Caldarelli.

“Hemos avanzado, hemos dado un nuevo paso sobre el piso de requerimientos para acceder al convenio”, confió el mandatario socialista. Y especuló con que sobre el fin de la semana que viene podría terminar de saldarse las diferencias para, por fin, rubricar el convenio. Especificó que el avance fue en el mecanismo de actualización de los bonos, para que no se licúen con la inflación. Claro que no son los mejores tiempos. Parte del pago de lo que se adeuda será en obras de Nación sobre territorio santafesino, lo que en principio la gestión del Frente Progresista había rechazado por la pérdida de poder de decisión que esto implica. Por ese ítem, dijo Lifschitz este viernes, la promesa es aportar trabajos por 50 mil millones de pesos a lo largo de tres años.

Como todo, habrá que ver: “Frigerio nos habló de las dificultades para ejecutar obra pública en general y en algún punto la situación ventajosa que logró Santa Fe en el marco de este acuerdo en el sentido de que hay un compromiso dentro del acuerdo de ejecutar obras dentro de los próximos tres años”, intentó ser optimista el santafesino.

Vieja data, Corte y promesas dilatadas

En diciembre de 2015, la Corte Suprema les reconoció a Santa Fe, Córdoba y San Luis que la retención del 15% de coparticipación hecha por la Ansés al finalizar un pacto fiscal, y por transferencia de cajas provinciales a las que los tres distritos eran ajenos, debía ser reintegrada.

La nueva gestión en la Casa Rosada comenzó a girarles a todas las provincias la totalidad de la coparticipación, con ese 15% inclusive. Pero no saldó lo adeudado e inició negociaciones que fueron extendiendo plazos de pago y reduciendo montos, además de plantear mecanismos indirectos como los bonos y obras públicas.

Escenario complejo

“Va a haber un crecimiento cero o mínimo en ese segundo semestre o algún nivel de recesión también. Es una situación compleja porque eso se combina con un altísimo índice de inflación. Y esto tiene impacto sobre las economías regionales, sobre los sectores más vulnerables de la sociedad, sobre la pequeña y mediana empresa industrial y comercial”, pronosticó Lifschitz, a tono con la percepción general y consultado sobre cómo veía el futuro mediato en el país. El socialista mencionó la palabra “estanflación” para describir lo que se viene. “Habrá que ver cómo logra el gobierno estabilizar las variables de la macroeconomía y a partir de allí retomar el rumbo de crecimiento”, agregó el gobernador en momentos en los que la cotización del dólar se disparaba por encima de los 29 pesos. Igual, el jefe de la Casa Gris insistió en que sintoniza con la voluntad de reducir el déficit fiscal de todas las jurisdicciones, que Cambiemos pone como la madre de todos los males de la Argentina.

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios

Te invitamos a comentar y a debatir. Esta es un área abierta al intercambio de ideas. Nos reservamos el derecho de eliminar un comentario si su contenido es fóbico (basado en conceptos de raza, orientación sexual, nacionalidad, religión, género, etc.), o se entiende como una amenaza o un ataque personal hacia otro comentarista o hacia alguna otra persona vinculada. Cualquier mensaje que consideremos que no contribuye a la discusión abierta, respetuosa o participativa será eliminado.