El Hincha

Semana clásica

Las capitanas de Newell’s y Central palpitan el partido

Pamela Chindamo y Virginia Gómez, referentes de la Lepra y el Canalla, analizan el encuentro de este domingo en el Coloso Marcelo Bielsa


El Clásico es un partido aparte y ellas también lo viven así. Virginia Gómez y Pamela Chindamo son las capitanas de Central y Newell’s respectivamente. Ya se enfrentaron en tres ocasiones en el campo de juego. Un empate y un triunfo para cada una fueron los resultados. Son jugadoras de fútbol, se ponen la camiseta para entrar a la cancha a patear la pelota y también lo hacen para estar presentes en las tribunas alentando a sus equipos. El partido de este domingo lo palpitan como hinchas y lo analizan como jugadoras. Aunque muchas veces eso sea difícil de separar.

“Me pongo más nerviosa cuando veo los Clásicos que cuando los juego”, le confió a El Hincha Pamela Chindamo, la volante central de la Lepra. La capitana canalla también sufre con los partidos, pero dice que desde que juega en el primer equipo esa sensación cambió. “El jugar me calmó”, asegura.

Una va a poder ir a la cancha. La otra se va a juntar para verlo con amigas. Las dos quieren ganar, pero transmiten el mismo mensaje: es sólo un partido de fútbol.

Rosario no es ajena a la violencia que se vive en el fútbol argentino. Desde hace años al Clásico sólo puede ir la parcialidad local. En el femenino es distinto. Virginia y Pamela jugaron dos en Cosecha, predio de Central en Barrio Cristalería, y uno en el ex predio Bella Vista, ahora Jorge Griffa. En los tres partidos hubo hinchas de ambos clubes. Nunca pasó nada.

“Nosotras lo pudimos hacer, también porque no es tanta la masividad en el femenino, no se vive lamentablemente como el masculino”, explica la capitana leprosa.

Hinchas y jugadoras. Las dos comentan como ven a los equipos de cara al partido de mañana. Virginia afirma que a Central no le ve jugando muy bien, pero confía en que los futbolistas van a afrontar el Clásico como “lo juega siempre, con jugadores guerreros que van a dejar todo para darle una alegría a su hinchada”.

“El equipo me parece que no toca bien la pelota. Aunque en el segundo tiempo de Central ante Aldosivi se notó una gran mejoría y atacó más, falta precisión a la hora de definir”, dijo la capitana canalla sobre el equipo del Patón Bauza.
“A más de una de las incorporaciones les faltan más minutos, tuvieron tiempo para entrenar juntos pero no partidos. Creo que falta amoldarse como equipo, jugar más en equipo porque saber jugar, saben”, continuó.

Pamela confió que el equipo llega bien y que lo mejor que le vio al Newell’s de Bidoglio fue el partido contra Boca y el de Unión. “Se fueron ordenando, hay chicos que son nuevos, sumado a los refuerzos”, dice. Y afirma que el regreso de Maxi Rodríguez le da “un plus especial”.

A la hora de arriesgar resultados, ninguna se anima a confirmar un número. Porque “los Clásicos se juegan diferente y va a ganar el que dé todo”, dice Pamela que, además, opina que Luis Leal tiene que ser el nueve elegido por el DT.
“Estamos muy bien en el medio al volver Maxi, además el Gato (Formica) está muy bien, me gusta Cacciabue también, tenemos mucha llegada pero nos falta en la definición, cerrar el partido”, explicó la volante leprosa de 28 años. Sobre Central cree que la clave es defender bien las pelotas paradas, para que el canalla no lastime por esa vía.

“Los días de Clásico son los mejores, vivís cosas únicas en la cancha”, afirmó Virginia quien ante la propuesta de elegir un Clásico que la haya marcado no duda en decir “todos”. Aunque destaca el triunfo 2 a 0 del 14 de febrero de 2016, en el Gigante de Arroyito.

Pamela también elige uno en el estadio de Central. El 1 a 0 con gol de la Fiera Rodríguez en el minuto 93, el 23 de octubre de 2016.

Las jugadoras siempre que pueden van a la cancha a alentar a sus equipos. Intercalan la pasión por los colores del club, con los botines y la camiseta cuando juegan el torneo local. Estudian y trabajan. Y en medio del debate sobre la profesionalización del fútbol femenino, no está mal preguntarse si el próximo clásico “de ellas” se pueda jugar en el Coloso o en el Gigante. ¿Se dará?

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios