Ciudad, Edición Impresa, Ultimas

La zona portuaria, al borde del caos total

Al conflicto en Puerto San Martín podría sumarse hoy un paro de aceiteros.

A las 15 de hoy se realizará una reunión que puede decidir la suerte de miles de camioneros que llegan al Gran Rosario para esta época y de cientos de buques que se llevan la producción de las 25 terminales portuarias que recorren la costa desde Timbúes hasta Arroyo Seco. Hoy por la tarde los sindicatos que nuclean a los trabajadores aceiteros de todo el país llevarán una propuesta a la reunión con la Cámara de Industriales Aceiteros de la República Argentina (Ciara), reclamando un sueldo mínimo de 4.000 pesos, sin contar los adicionales. Desde el sindicato que nuclea a más de diez mil trabajadores en todo el país, de los cuales más de la mitad están en la zona del Gran Rosario, anunciaron que paralizarán la actividad de todas las aceiteras del país si no se llega a un acuerdo.

La medida se sumaría al conflicto desatado en siete terminales de la zona de Puerto General San Martín, donde la Cooperativa de Servicios Portuarios bloquea el acceso de camiones en reclamo de mejoras en la tarifa que algunos señalan en el orden del ciento por ciento en dólares, manteniendo en vilo a cientos de camioneros que esperan descargar en estas terminales. Aunque desde las terminales habrían ofrecido sólo un 25 por ciento en dólares anoche el presidente de la Cooperativa, Herme Juárez, reconoció en diálogo con El Ciudadano que están más cerca del acuerdo, aunque reafirmó las medidas de bloqueo de los accesos.

Si bien el resto de las terminales portuarias, ubicadas al norte y al sur de la zona del conflicto, operan por el momento con normalidad, la concreción de un paro de los trabajadores aceiteros transformaría al Gran Rosario en un verdadero caos, debido a que en esta zona se ubica el polo de molienda de oleaginosas más concentrado del mundo, con una capacidad de 125.000 toneladas por día.

El ministro de la Producción, Juan José Bertero, dijo no tener precisiones sobre el paro de los aceiteros, aunque reconoció que a diferencia de lo que ocurre con los estibadores de Puerto General San Martín, al que definió como un conflicto entre privados, “en el caso de los aceiteros podría dictarse la conciliación obligatoria”.

Para Pablo Angolani, de la Federación de Transportistas Argentinos, el costo del conflicto en las terminales siempre lo terminan sufriendo los camioneros,  a quienes definió como “la mortadela del sándwich”. El dirigente comparó la situación con el famoso conflicto de la resolución 125, donde el sector también sufrió los costos del enfrentamiento entre el gobierno y el sector agropecuario. Angolani también alertó por una paralización en el ritmo de la cosecha, que todos esperan será récord, debido a que los productores no consiguen los cupos de descarga que necesitan y frenan los procesos o recurren directamente a los silos bolsa en lugar de despachar la producción.

Para medir la gravedad del conflicto alcanza con apuntar que el 80 por ciento de las exportaciones agroindustriales salen desde las instalaciones portuarias del área metropolitana de Rosario, algo que aumentaría  cuando el dragado del río Paraná pase de 34 a 36 pies y se puedan cargar 50.000 toneladas por buque.

Comentarios