Conciertos, Edición Impresa, Espectáculos

Entrevista

La rosarina Noelia Moncada canta en el Colón

La cantante interpretará la obra “María de Buenos Aires” de Horacio Ferrer y Piazzolla en la primera puesta que realiza el mítico teatro; el concierto será esta noche y respetará la versión original de 1968.


La rosarina Noelia Moncada, una de las cantantes más reconocidas del tango actual, será protagonista de un hito para el tango nacional cuando, esta noche, llegue al emblemático Teatro Colón de Buenos Aires para interpretar María de Buenos Aires, la obra de Horacio Ferrer y Astor Piazzolla, en un concierto gratuito que se ofrecerá en el marco del Buenos Aires Tango Festival y Mundial.

Se trata de una de las obras más aclamadas del tango en el mundo que tendrá su primera presentación en el Teatro Colón con la versión más tanguera jamás montada. Con dirección artística de Julián Vat y dirección general de Laura Escalada Piazzolla, la puesta respetará la versión original en formato Oratorio y con Coro Parlato. Se sumarán el Quinteto de la Fundación Astor Piazzolla y un ensamble invitado especialmente para la función junto a Sebastián Holz (cantor); Noelia Moncada (María) y Juan Vitali (El Duende).

No es la primera vez que la cantante rosarina da vida a esta opertita (ópera-tango) estrenada en 1968, la primera ocurrió hace más de una década en Los Ángeles y en 2011 en Mar del Plata, en el marco del Festival por el 90 aniversario del nacimiento de Piazzolla.

“Me siento halagada y agradecida a Julián Vat que me convocó”, le dijo Noelia Moncada a El Ciudadano. La cantante que hace pocos meses grabó Llorarás, cuarto disco de su carrera que presentó, en marzo, en Plataforma Lavardén, no tendrá su debut en el emblemático Teatro Colón donde cantó en su primera juventud pero, aclara: “La primera vez fue una suerte de inconciencia y ahora siento que hay una valoración muy grande y llega en un momento muy importante a nivel personal porque es una especie de reencuentro con Buenos Aires”, confió sin ocultar cierto nerviosismo por el reencuentro con ese escenario.

La opertita está dividida en dos partes con ocho cuadros cada una, y atravesada por una fuerte presencia surrealista que mantiene un mismo hilo conductor: la primera y segunda fundación de Buenos Aires, a través de la vida y muerte de María en Buenos Aires.

El sentido de esta obra se fue actualizando a la par del crecimiento que experimentó Moncada en su carrera desde aquella primera demostración en el teatro Long Beach Ópera de Los Ángeles. “Hacía muchos años que no hacía María… y, en el medio, me pasaron un montón de cosas. Pareciera como que la obra me esperaba. Desde la última vez que la hice a este momento, me encontré con una transformación terrible incluso a la hora de cantarla. Pasar por el mismo lugar te permite observar el crecimiento y encarar la obra de otra forma”, dijo la rosarina.

Ferrer siempre presente

En el concierto de esta noche se proyectarán ilustraciones inéditas y originales de cada cuadro realizadas en lápiz por Horacio Ferrer. De éste poeta y compositor, autor de tangos que pasaron a la historia, Moncada recuerda una anécdota muy especial que la marcó en su vida. “Horacio se había enterado de que yo estaba viviendo en Buenos Aires y que iba a cantar. Me buscó muy enojado porque no le había avisado y yo pensé que ni se acordaba de mí”, recordó.

Y a modo de homenaje destacó: “Una de las primeras cosas que consiguió y con las que me ayudó a instalarme laboralmente fue ese viaje al exterior. Él se encontró con el productor y le decía insistentemente que yo era María de Buenos Aires. Ahora siento como una conciencia enorme de lo que eso significó”, expresó la cantante y con cierta nostalgia confió: “Qué lindo fue, y qué contento se pondría (Horacio Ferrer) con esta actuación; porque él insistió un montón para que yo haga esta obra. Lo recuerdo, es muy emocionante”.

Comentarios