Mundo

Baleado en la cabeza

La policía chilena mató a un mapuche en confuso espisodio

Según el Intendente de La Araucanía, Luis Mayol, la muerte del joven se produjo cuando participaba en el robo de un vehículo. Muy distinta es la versión de la comunidad: "No estaba en el enfrentamiento, venía de su trabajo en un tractor cuando fue baleado", sostiene la abogada Karina Riquelme


Los incidentes ocurrieron en distintas áreas de Ercilla, 600 kilómetros al sur de Santiago.

La muerte de un joven mapuche, baleado en la cabeza cuando un comando policial perseguía a desconocidos que habían robado un vehículo, desató este jueves violentos incidentes en la conflictiva zona indígena de La Araucanía, en el sur de Chile.

Corresponsales de radio Cooperativa señalaron que tras la muerte del joven mapuche hubo varios enfrentamientos entre desconocidos y miembros del “Comando Jungla”, un grupo de policías entrenados especialmente en Colombia.

También se registraron ataques incendiarios que destruyeron una vivienda, una iglesia y un complejo turístico, hubo cortes de caminos y fue apedreada una comisaría.

Los incidentes ocurrieron en distintas áreas de Ercilla, 600 kilómetros al sur de Santiago, donde este miércoles murió Camilo Catrillanca, de 24 años, en medio de una confusa situación.

Según el Intendente de La Araucanía, Luis Mayol, la muerte se produjo cuando participaba en el robo de un vehículo.

Imágenes de la televisión local mostraron que al paso del cortejo que llevaba el cadáver de Catrillanca decenas de personas lanzaron piedras a la policía apostada en el lugar, la que respondió con gases lacrimógenos.

El senador de La Araucanía, Francisco Huenchumilla, declaró este jueves que el gobierno centroderechista del presidente Sebastián Piñera “exacerbó las cosas” cuando entregó el control del orden público a un comando policial “formado en Colombia, en una situación de guerra interna, de narcotráfico y terrorismo”.

“Estamos hablando de un delito común para lo cual se ha usado una fuerza militar”, añadió el senador.

Muy distinta es la versión de los hechos por parte de la comunidad mapuche.

Catrillanca “no estaba en el enfrentamiento, venía de su trabajo en un tractor cuando se encontró con el Comando Jungla quienes le dispararon sin mediar provocación alguna”, afirmó la abogada de comuneros mapuche Karina Riquelme.

La muerte de Catrillanca llevó a la comunidad mapuche Antonio Peñeipil, otras de las poblaciones indígenas concentradas en la región de La Araucanía, a pedir un “gran levantamiento mapuche”.

“Esta muerte solo reafirma nuestra justa lucha como pueblo por las tierras usurpadas y que hoy se encuentran en poder de empresas”, en su mayoría forestales, señaló la comunidad a través de una declaración pública.

La zona del incidente forma parte del epicentro del conflicto mapuche, pueblo originario que habita el sur de Argentina y Chile, y que reivindica el derecho ancestral sobre tierras que pasaron a manos de empresas, en su mayoría forestales.

De los casi 18 millones de chilenos poco menos de un millón son mapuches que viven en unas 2.000 comunidades que aceptan la política oficial de entregar pequeños terrenos a grupos que muchas veces carecen de dinero para explotarlas.

Unos 200 rechazan esta política y realizan actos violentos en demanda de la restitución de las tierras de sus antepasados, los habitantes originarios de Chile.

Los mapuches nunca lograron ser dominados por los conquistadores españoles, a los que se resistieron por 300 años, hasta que en el siglo XVIII el Estado chileno los dominó por las armas y los empujó al sur, mientras chilenos y colonizadores se hicieron de sus tierras.

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios