Ciudad

Ninguneo

La ola verde chocó con la CGT que no abrió la puerta

Organizaciones de mujeres y gremios hicieron un pañuelazo frente a la sede local de la Confederación Nacional del Trabajo, pero no fueron recibidas por las polémicas declaraciones sobre los costos de los abortos para las obras sociales si se aprueba la ley


Las integrantes de la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito y de otras organizaciones de mujeres fueron este martes a golpear las puertas de la sede local de la Confederación General del Trabajo (CGT) en Córdoba al 2000. Iban a pedir una reunión con los dirigentes por las polémicas declaraciones de gremialistas sobre los costos que las obras sociales deberían afrontar si el Congreso aprueba la ley de Interrupción Voluntario del Embarazo (IVE). Hicieron un pañuelazo y cortaron la calle, pero nadie las atendió. Mientras este martes empezó a debatirse en el Senado el proyecto, la secretaria de Organización de ATE, Liliana Leyes, explicó a El Ciudadano que la postura de la CGT responde a cómo está compuesta. “La cúpula gremial está integrada por hombres y por eso los sindicatos siguen siendo patriarcales”, dijo. Los gremios opinaron.

Las verdes

Cerca de las 11.30 de este martes llegaron las primeras mujeres a la puerta de la sede gremial, donde además montaron un puesto de venta de pañuelos con la que financian la campaña. Media hora después, los alzaron en el ya tradicional pañuelazo que recorrió plazas y frentes de instituciones desde que empezó a tratarse el proyecto de ley en Diputados. La convocatoria terminó con un corte de calle al grito de: “Aborto legal en la obra social”. El pañuelazo imitó al que se hizo en la sede de la CGT de Buenos Aires.

Obras

“Intentaron correr el eje del debate sobre algo que no es cierto. El costo del aborto legal es menor al de los clandestinos. Necesitamos que los sindicatos apoyen la lucha porque las que necesitamos el aborto somos las trabajadoras que no podemos costear una práctica segura”, dijo a este medio, Pilar Escalante, integrante de la Campaña Nacional por el Aborto. La mujer aclaró que aún no tuvieron contacto con ningún dirigente de la CGT. “En las comisiones de mujeres está lleno de compañeras que apoyan y movilizan a favor del aborto. Pedimos a las cúpulas que las escuchen”, agregó.

La referente de ATE Liliana Leyes criticó la postura de la CGT y la atribuyó a un grupo de hombres dirigentes. “La Central de Trabajadores Argentinos (CTA) a la que pertenecemos nuclea a un 54 por ciento de mujeres. La obra social tiene que cuidar nuestros cuerpos, la salud y la vida. Nos parece terrible que haya una cúpula de hombres que definan sobre nuestros cuerpos y autonomía, y determinen que la obra social no podrá costear un aborto, incluso cuando esté en curso. Fue un acuerdo entre varones. No vi a ninguna mujer que haya salido a defenderlos”, opinó.

También desde ATE, la delegada Alicia Escudero cuestionó las declaraciones de la central gremial. “Como plenario de trabajadores vinimos a denunciar que un organismo que debería defender los derechos de los trabajadores hace declaraciones contrarias a ellos. Ponen como excusa que las obras sociales están en crisis para oponerse a la legalización del aborto. Esta política va de la mano del lobby que hace la Iglesia al presionar junto con distintos sectores sociales y antiderechos para impedir la aprobación de la ley”, explicó.

Para la secretaria general del Sindicato de Amas de Casa (Sacra), Rita Colli, hay diversas opiniones y creencias dentro de las organizaciones sindicales. “La CGT no debe fijar una postura, sino alentar la participación y el compromiso con el tema porque es una realidad que existe. Se trata de un problema de salud, de derechos humanos, y de la vida de las mujeres al que no hay que darle la espalda. Ninguna mujer aborta porque quiere, sino por una serie de factores. Debemos procurar que esa decisión no le cueste la vida”, señaló.

“No estamos promoviendo un aborto, sino viendo una realidad y pidiendo que sea segura y protegida. Nadie va a obligar a una mujer a practicar un aborto porque es quizás uno de los hechos más dolorosos para atravesar. No creo que las leyes lo promuevan. En los países donde se aprobó la legalización del aborto, disminuyó la mortalidad materna. Nuestro país mostró madurez al tener este debate, en medio de una pérdida de derechos económicos”, agregó.

El debate en Senadores

Las integrantes de la Campaña Nacional fueron optimistas sobre la aprobación de ley que tiene media sanción y esperan que los legisladores santafesinos voten a favor. “Después de dos meses de debate las senadoras tienen una posición tomada y no la quieren hacer pública. Las movilizaciones callejeras muestran amplio consenso social y esperamos que los senadores lo respeten”, dijo la diputada Silvia Augsburger.

Desde la Campaña notaron un aumento en el número de mujeres y varones, en especial jóvenes, que adhirieron a la lucha. “Nos permite pensar que el tema tiene una fuerza en la sociedad mayor que antes. Ya no es un tema tabú, sino un derecho que exigimos”, agregaron.

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios