Cultura, Edición Impresa, Espectáculos

Cuando la dictadura silenció a los abogados de los trabajadores

“La noche de las corbatas”, crónica de una noche infernal

Los periodistas e investigadores Felipe Celesia y Pablo Waisberg abordan la historia de los abogados defensores de trabajadores secuestrados por grupos de tarea de la dictadura cívico-militar durante una tenebrosa noche de julio de 1977.


“El represor circulaba entre los cinco abogados con lentitud, mancando cada paso con los tacos. […] Esta es la «Noche de las corbatas», pero resulta que ahora los que administramos justicia somos nosotros”, agregó el represor en el centro clandestino de detenciones de la Base aérea de Mar del Plata, conocido como La Cueva. A ese campo de concentración fueron trasladados los abogados defensores de trabajadores Jorge Candeloro, su esposa Marta García, Salvador Arestín, Raúl Alais, Norberto Centeno y Tomás Fresnedas y su compañera embarazada, Mercedes. La justicia de los torturadores y asesinos veía mal que estos letrados hayan osado desafiar al poder de los empresarios y por eso desataron su infierno el 6 de julio de 1977.

CRÓNICA / ENSAYO La noche de las corbatas Felipe Celesia y Pablo Waisberg Aguilar / 2016 288 páginas
CRÓNICA / ENSAYO
La noche de las corbatas
Felipe Celesia y Pablo Waisberg
Aguilar / 2016
288 páginas

Sin embargo, la historia de estas personas que dieron la vida por la justicia de los que trabajan, es mucho más rica que unas trágicas jornadas y Felipe Celesia y Pablo Waisberg, en su libro La noche de las corbatas. Cuando la dictadura silenció a los abogados de los trabajadores, recrean la vida de personas que creyeron en construir un mundo distinto. Luego de haber escrito sobre los sucesos de La Tablada, la dupla de periodistas reconstruye con rigurosidad y con un estilo de crónica policial la historia que terminó en la llamada “Noche de las corbatas”. Tras su presentación en Rosario, el pasado jueves 13 de octubre en el Museo de la Memoria, los autores conversaron con El Ciudadano sobre su nuevo libro.

 —¿Por qué la dictadura secuestró y eliminó a abogados laboralistas, siendo que ya habían suprimido las leyes?

—Entendemos que hicieron dos cosas: por un lado, una acción disciplinadora para el resto de los abogados laboralistas y, por el otro, una acción concreta porque estos letrados impugnaban la validez de la ley de la dictadura ante los tribunales. Además, el ataque a los representantes legales de los sindicatos era parte de la misión de la dictadura, que centró la represión sobre los trabajadores. El 60 por ciento de los desaparecidos eran trabajadores y, si sumamos a los profesionales, la cuenta llega al 70 por ciento.

 —¿Por qué molestaba a la dictadura una persona como Centeno que no era de izquierda?

—Les molestaba porque fue el compilador y redactor de la ley de Contrato de Trabajo elaborada en democracia, con una visión obrera del trabajo y de la ley; y porque era intransigente en la defensa de los derechos de los trabajadores.

 —¿Qué papel jugó el sector empresario en esta estrategia política de la dictadura, y qué posición tienen hoy esas personas?

—El sector empresario, particularmente las grandes empresas y las multinacionales, fue el beneficiario del cambio de modelo económico que llegó tras el golpe de Estado. Se cambiaron las relaciones laborales con la mutilación en un 40 por ciento de la ley de Contrato de Trabajo; se cortó el proceso de sustitución de importaciones y se le dio preponderancia al sector financiero. Hoy existen muchos empresarios que siguen creyendo que cuanto más regresiva es la ley laboral mejor para ellos y juegan fuerte por lograrlo. Eso se expresa en las últimas manifestaciones en favor de terminar, por ejemplo, con el derecho a la indemnización laboral.

 —¿Qué porcentaje de abogados fueron desaparecidos durante la dictadura?, ¿todos fueron laboralistas?

—Según los registros de la Comisión Nacional de Desaparición de Personas (Conadep), el 10,7 por ciento de los desaparecidos eran profesionales. No está discriminado por profesión. Solamente en la Ciudad de Buenos Aires y su área metropolitana hubo 110 abogados desaparecidos, según el libro Defensores del pueblo. También, se debe aclarar que eran de distintas especialidades.

Complicidad de actores

La noche de las corbatas reconstruye el secuestro de un grupo de abogados laboralistas de Mar del Plata durante la última dictadura cívico militar. Con la complicidad de actores civiles, judiciales y empresariales, un grupo de tareas secuestró a Norberto Centeno, Salvador Manuel Arestín, Raúl Hugo Alais, Camilo Ricci, Carlos Bozzi, Tomás Fresneda y su esposa María de las Mercedes Argañaraz entre la noche del 6 y la madrugada del 8 de julio de 1977. En los días siguientes, detuvieron a José Verde y su esposa; y a María Esther Vázquez de García y su esposo Néstor Enrique García Mantica. Jorge Candeloro y su esposa Marta García habían sido secuestrados en Neuquén y luego los trasladaron a Mar del Plata. La mayoría de ellos permanecen desaparecidos y algunos pocos fueron liberados y luego declararon en los juicios de lesa humanidad.

Comentarios