Edición Impresa, Política

La interna del PS se calienta porque esta vez hay retador

Giustiniani, titular del partido con aspiración a tercer mandato, cruzó acusaciones con el sector kirchnerista.

Fuerte cruce en la interna socialista: el senador nacional por Santa Fe y presidente del Partido Socialista, Rubén Giustiniani, acusó al sector de Jorge Rivas y Ariel Basteiro de ser títere de la Casa Rosada; y ellos le respondieron que representa los intereses de la “derecha cívico-ruralista”. La nueva escalada de la polémica se inscribe en el proceso electoral de la fuerza, que el próximo domingo 13 de junio renovará sus autoridades cuando 100 mil afiliados elijan a 25 integrantes titulares y 10 suplentes del Comité Ejecutivo Nacional. También están en disputa los cinco cargos (tres titulares y dos suplentes) de la comisión de Ética, y los seis de la comisión Revisora de Cuentas (tres titulares y tres suplentes).

El senador Giustiniani, que aspira a retener la jefatura partidaria, emitió un comunicado en el que atacó con dureza a sus rivales internos, aliados del gobierno nacional. Giustiniani consideró que su lista (“Socialismo y participación”) defiende la continuidad de “un socialismo autónomo, que no sea manejado a control remoto desde la Casa Rosada”. Una alusión directa a Rivas, que fue vicejefe de Gabinete y actualmente ocupa una banca en la Cámara de Diputados de la Nación por el llamado “socialismo K”.

La lista que encabeza Giustiniani incluye al gobernador Hermes Binner y a los dirigentes históricos Héctor Polino y Roy Cortina. En la de Rivas aparecen los nombres de Basteiro y de Oscar González, entre otros. Giustiniani opinó que su lista representa “al socialismo de oposición, constructivo, propositivo, responsable y de izquierda”. El senador nacional ganó por segunda vez la conducción del socialismo en las internas de junio de 2008 y ahora va por su tercer mandato. Desde la lista que busca disputarle el control del partido definieron a sus rivales como referentes exclusivos del socialismo santafesino, primera provincia en la historia del país que es gobernada por un dirigente de esa fuerza.

Basteiro habló ayer con la emisora santafesina LT9 y acusó al oficialismo de ensuciar la cancha en la previa de las elecciones internas: “En principio los padrones no están dispuestos para nuestra lista, para ver quiénes son los que van a votar. No están avalados por la Justicia Electoral, sino que están elaborados por ellos (en referencia al sector de Giustiniani), donde figuran solamente nombres y números de documentos. En los afiliados de Santa Fe no figuran las ciudades y en otras provincias hay padrones de miles de afiliados donde sabemos que no hay mucho desarrollo”, se quejó el diputado nacional.

Enseguida, Giustiniani retrucó mediante un comunicado. Sostuvo que, “ante la aparición de publicaciones periodísticas que refieren a supuestas irregularidades, la Justicia Federal con competencia electoral ratificó todo el proceso realizado hasta la fecha”. Y tras esa defensa, lanzó el contraataque: “Desde el socialismo se ha puesto énfasis en la necesidad de llevar adelante las internas y hasta el momento se ha logrado poner freno el intento de impedir la convocatoria a elecciones internas del partido para el domingo 13 de junio, que impulsa el sector identificado con el kirchnerismo”.

Basteiro le respondió: “No se han realizado reuniones suficientes a fines de profundizar el cronograma de fiscalización y distribución de los votantes y padrones”, aunque reconoció que presentaron ante la jueza electoral María Servini de Cubría un pedido para que se gire en 48 horas el lugar de las votaciones. “El único objetivo de esto es hacer trampa, por eso vamos a ir a la Justicia”, advirtió el bonaerense. Y añadió sobre Giustiniani: “Nadie puede sostenerse en el cargo más de dos períodos. Lo único que hemos visto es el incumplimiento de pactos, tales como las alianzas, la perpetuidad de los cargos y la persecución ante quienes pensamos diferente”.

Basteiro le tiró con munición gruesa a la actual conducción del partido por la posición que mantuvo hace dos años en medio del conflicto entre el gobierno nacional y las entidades del agro: dijo que Giustiniani convirtió al socialismo en “un partido sectario, aliado a la derecha cívico-ruralista, cuando en verdad los frentes deben ser con partidos de centroizquierda y no con (Elisa) Carrió ni con el radicalismo”. Con esa última frase aludió también a Binner, quien gobierna la provincia en alianza con la UCR. Basteiro agregó sobre el gobernador: “No hace demasiado por cambiar las cosas en el partido”.

Comentarios