Ciudad, Edición Impresa

Frente al Paraná

La intendenta Fein apura liberación de terrenos

Aprovechando el viaje a Bolivia para una cumbre de ciudades, busca consensuar con autoridades de ese país, y con aval de Nación, el traslado del área cedida como zona franca que se encuentra en desuso desde 1988.


La intendenta Mónica Fein está en Bolivia realizando gestiones con altos funcionarios de ese gobierno para reubicar la Zona Franca de ese país en la ciudad. Las negociaciones cuentan con el aval de la Cancillería Argentina y se realizan ante la administración de Servicios Portuarios del Estado Plurinacional de Bolivia. La liberación de la zona franca frente al río Paraná es para convertir esa área en un paseo público, con una remodelación de los muelles en sintonía con lo que se realizó años atrás en el Parque España. Esta iniciativa difiere de las últimas propuestas que realizaron anteriores gestiones socialistas para ese espacio: ahí se proyectaron desde la construcción de hoteles, centros comerciales y hasta que formara parte del Puerto de la Música.

Fein llegó en las últimas horas a Bolivia para participar de la 10º cumbre de ciudades que se inició ayer y finalizará hoy en la ciudad de Sucre (ver aparte).

En ese marco, desde el municipio destacaron que la Zona Franca de Bolivia está hoy en estado de abandono (el último barco amarró en 1988) y que por una ordenanza local quedó contemplada como parte del Parque a la Bandera.

El Ejecutivo viene realizando gestiones desde hace meses para recuperar este sector de la costa y ya mantuvo varios encuentros con funcionarios del gobierno nacional.

“Vemos de manera muy positiva la actitud proactiva que ha tomado la Cancillería para con este tema. A la par, ya le presentaremos distintas alternativas de relocalización a las autoridades bolivianas y esperamos poder llegar a una pronta resolución para seguir poniendo a Rosario de cara al río”, destacó ayer la mandataria.

Tras eso, la jefa municipal recordó que llegó a analizar el pedido de liberación del predio con el presidente Mauricio Macri cuando éste estuvo en la ciudad, hace poco más de un mes. También se reunió personalmente con el subsecretario de Relaciones Institucionales argentino, Sergio Canú.

En tanto, y según ya se había dejado trascender desde el Ejecutivo local, la idea es obtener los terrenos para explotarlos como espacio público y así integrar todas las áreas en el frente costero central, desde Pellegrini hacia al norte y con el Anfiteatro Municipal y el Parque Urquiza hacia el oeste.

Con esta iniciativa, quedarían definitivamente atrás las últimas propuestas que realizaron anteriores gestiones socialistas para ese espacio. En esa zona se habían proyectado desde la construcción de hoteles, hasta centros comerciales e incluso se planteó la posibilidad de que el predio formara parte del Puerto de la Música.

La Zona Franca Boliviana cuenta actualmente con 2,5 hectáreas frente al Paraná, pero desde hace dos décadas sólo está ocupada por tres galpones desvencijados y unas cosechadoras abandonadas, todo en pleno centro de la ciudad.

En los últimos años pasaron distintos gobiernos de diferentes colores políticos en ambos países, pero hasta ahora no prosperó ninguna de las alternativas imaginadas por gobernantes y empresarios locales y bolivianos.

En ese marco, el último intento con relativo grado de avance fue en 2014, cuando profesionales y funcionarios de Nación y de la administración de servicios portuarios de Bolivia avanzaron en el análisis del traslado de la zona franca a Ibicuy, en Entre Ríos. Pero las propuestas no interesaron al gobierno de Evo Morales.

También empresarios bolivianos radicados en Argentina expresaron su interés en reabrir en 2014 la zona franca, y dieron a conocer que contaban con un proyecto de seis etapas que demandaría una inversión de 450 millones de dólares, que también quedó en la nada.

Comentarios