Ciudad, Edición Impresa, Últimas

La consigna es ver y aprender

El Centro Audiovisual Rosario lanzó el primer volumen de “Videomaestros”, una colección de ficciones y documentales para trabajar sobre distintas temáticas en las clases. De arranque, la última dictadura.

Mural pintado por chicos del Instituto Zona Oeste.

Por: Agustín Aranda

“Hay páginas no en blanco sino llenas de sangre en la historia argentina de la dictadura. Hay que ver qué hacemos con esto”, resuena en el trailer de “Abuelas, 30 años buscándote”, el documental de 2008 del realizador cordobés José Luciano García. La obra es una de las que ya forman parte de la primera edición de la colección “Videomaestros” del Centro Audiovisual Rosario (CAR), que se ofrecerá a las instituciones educativas de la ciudad para el tratamiento de la temática entre educadores y alumnos de escuelas secundarias. Este primer volumen, titulado “Huellas de la Dictadura”, está dedicado al oscuro período de la historia argentina comprendido entre 1976 y 1983, correspondiente a la última dictadura militar, también bajo la autodenominación de Proceso de Reorganización Nacional, que dejó 30 mil desaparecidos y 500 niños apropiados por los militares, informaron desde el CAR. Antes de fin de año, el Centro se propone lanzar un segundo volumen, esta vez sobre ecología y pensado para  las escuelas primarias.

Días atrás, un numeroso grupo de educadores de la ciudad se reunió en el Centro Audiovisual Rosario, ubicado en Chacabuco al 1300, en el corazón del parque Urquiza, para recibir sus copias de la primera edición y charlar con los representantes de la repartición de Cultura sobre el proyecto. Allí, en diálogo con El Ciudadano, la directora del CAR, Valeria Boggino, apuntó que la iniciativa tiene como antecedente la videoteca ambulante Bongorock –nombre conectado con la famosa película del animador rosarino Luis Bra– que durante 2010 realizó más de 18 mil proyecciones de medio y largometrajes en escuelas y distintas instituciones de la ciudad, entre ellas: centros comunitarios, agrupaciones de barrio, clubes sociales y deportivos, hogares de ancianos, hospitales, hogares de menores, instituciones psiquiátricas.

Valeria Boggino, directora del CAR y Horacio Ríos, secretario de Cultura.

Acerca de la génesis de la colección, Boggino apuntó: “Desde 1995, cuando comenzamos con la videoteca del CAR, empezamos a recibir mucho interés y demanda de materiales audiovisuales sobre temáticas específicas por parte de los profesores”. Sobre todo, detalló la directora, la búsqueda se denotaba en los días previos a las fechas patrias o los días “temáticos” como el Día Mundial del Agua o el Día de la Tierra. Así que pusieron proa con el golpe de Estado de 1976 y la última dictadura. “Comenzamos la colección de esta manera porque la temática de derechos humanos ha sido de las más solicitadas por las escuelas secundarias”, explicó Boggino.

De acuerdo con la directora, para confeccionar el CD interactivo se realizó un entrecruzamiento de técnicas educativas, cinematográficas y comunicación para generar el glosario de materiales audiovisuales disponibles en la videoteca, más las guías temáticas tentativas correspondientes. “Los géneros de ficción y documental se cruzan y permiten trabajar temáticas importantes sin el soporte de un libro, y mediante un dispositivo más afín para los chicos”, sostuvo Boggino.

La próxima edición de la colección Videomaestros versará sobre ecología, será dirigido a las escuelas primarias y buscará estrenarse en el marco del Festival de Cine de Medioambiente que se realizará durante octubre de este año.

El CD interactivo que estará a disposición de las escuelas rosarinas contiene propuestas didácticas que tienen como objetivo orientar al profesor en el trabajo con imágenes sobre temas transversales específicos. Los audiovisuales sugeridos –tres documentales y tres ficciones– están presentados en el CD mediante un trailer –segmento promocional del film completo– más las consignas de trabajo con alumnos y posibles interpretaciones simbólicas de los materiales. Las ediciones completas de las piezas audiovisuales sugeridas están disponibles en la Videoteca del CAR. Cabe destacar que la mayoría de las piezas corresponden a realizaciones argentinas elaboradas a partir de 2000, conocidas a partir de festivales de video, como el Latinoamericano que se sucede todos los años desde hace casi dos décadas.

La propuesta de “Huellas de la Dictadura” está diseñada a partir de dos ejes temáticos: Infancias de la dictadura y Memorias urbanas. En el primero se propone el documental “Abuelas, 30 años buscándote” –donde se detalla el nacimiento de la última dictadura y la formación de la agrupación Abuelas de Plaza de Mayo–, el documental “Generación golpe” – que propone un recorrido de los niños nacidos en cautiverio a partir de los testimonios de hijos de desaparecidos–, la ficción “Lucía y las cosas” –relato en primera persona de una mujer perseguida por el fantasma de su verdadera identidad–, la ficción “El balancín de Iván” –relato sobre la fuga de los hijos de un matrimonio perseguido por la dictadura– y la ficción “Tatiana Sfiligoy”, sobre la primera nieta recuperada desde la recuperación de la democracia, en 1983. En el segundo eje se encuentran dos documentales: “350”, sobre la obra del artista plástico Fernando Traverso, quien utilizara la ciudad de Rosario como lienzo para sus bicicletas en aerosol; y “Arderá la memoria”, que abunda sobre las historias particulares de las Madres de la Plaza 25 de Mayo de Rosario. Tal como señalaran desde el CAR, esta sección tiene la particularidad de situar retazos de la dictadura en Rosario. Desde “acá”, se recuperan imágenes autobiográficas de dolorosos pasajes de la dictadura evocando las calles de la ciudad, su cultura y su gente. “Son una serie de disparadores que no posibilitan imaginar ese tiempo en la ciudad que hora se habita, crear memoria urbana”, se indica en el CD.

El material está y vale la pena. Sin embargo, la ciudad, al igual que debe ocurrir con otros lugares de Argentina, se debate entre las lecturas que deben proponerse para las próximas generaciones. Por un lado, Rosario asistió en 2009 al juzgamiento de la causa Guerrieri-Amelong –ambos represores fueron condenados a prisión perpetua en cárcel común en el juicio– y en la actualidad se lleva adelante el juicio de la causa conocida como “Feced”, que fue recaratulada Ramón Díaz Bessone: el primero fue el comandante de Gendarmería que asumió la jefatura de la Unidad Regional II tras el golpe; el segundo comandó el Segundo Cuerpo hasta octubre de 1976, cuando asumió como ministro de Planeamiento de la dictadura. Éste es juzgado por los delitos de privación ilegítima de la libertad agravada por la aplicación de tormentos, homicidios triplemente calificados y asociación ilícita.

Por otro lado, en un colegio de la ciudad, el Instituto Zona Oeste, se generó un fuerte debate entre docentes y autoridades acerca de cómo los alumnos conmemorarían el último y reciente aniversario del golpe de 1976: una caprichosa oposición entre dos símbolos, la paloma de la paz y los pañuelos de las Madres y Abuelas, fue el eje de una confrontación sobre los murales que pintaron los chicos para el Día de la Memoria. Al respecto, Boggino señaló que si bien esperarán para ver la reacción de las distintas comunidades educativas se apuesta a que genere debates, cosa que sí ocurrió en el Instituto Zona Oeste, pero no en muchos otros colegios que aún eluden el tema. “Nos parece bien que genere las discusiones”, insistió Boggino. “También dependerá del trabajo de cada profesor, sobre todo dependerá de qué persona es el educador. Es un tema que nos atraviesa a todos de distintas maneras”, concluyó.

Comentarios