Ciudad, Edición Impresa

Vocación

La ciencia sale a la calle con los chicos

Se lanzó País Ciencia para acercar jóvenes al mundo científico.


Con un acto en la Escuela Técnica 465, ubicada en 27 de Febrero al 100, se lanzó ayer en la ciudad País Ciencia, una iniciativa que llevan adelante la Universidad Nacional del Rosario (UNR) y el Conicet que tiene por fin acercar a los estudiantes secundarios al mundo científico. “La idea es despertar en los jóvenes su vocación por la ciencia, salirlos a buscar. En general este mundo es visto como algo inaccesible y los chicos no vienen solos”, explicó Claudio Fernández, director del proyecto. En los próximos días las presentaciones seguirán en el resto de las localidades más grandes de la provincia.
La puesta en marcha en la ciudad de la Plataforma Federal para la Socialización de la Ciencia (denominación técnica del proyecto País Ciencia) se realizó ayer en la Escuela Técnica N° 465 General Manuel Belgrano, ubicada en 27 de Febrero 150. En el lugar estuvieron directores y docentes de escuelas del nivel medio no sólo de Rosario, sino también de Capitán Bermúdez, Granadero Baigorria y San Lorenzo.

Quienes llevan adelante la propuesta informaron ante un salón colmado de jóvenes las acciones que se pretenden implementar en toda la provincia. Es que la iniciativa se lanzó ayer con una convocatoria a escuelas técnicas para financiar el desarrollo de proyectos que “impliquen soluciones tecnológicas a problemáticas medioambientales” que afectan a los municipios en los cuales se encuentran las escuelas seleccionadas.

Los proyectos seleccionados se ejecutarán en conjunto con docentes de las universidades nacionales e investigadores de institutos del Conicet de Santa Fe.

Fernández explicó que uno de los objetivos del concurso es que los jóvenes desarrollen “algún tipo de conocimiento” que les permitan “cambiar su vida cotidiana”.

“La idea es que el chico que convive con el agua y el aire contaminado o un basural se plantee cómo puede hacer para liberarse de eso y mejorar su calidad de vida”, agregó el científico.

En la presentación también se desarrolló una charla de divulgación científica en el área de las Ciencias Exactas y Naturales, a cargo del Investigador Omar Fojón, del Instituto de Física de Rosario. “La idea con eso fue romper el hielo y que los pibes vean y digan; che, éstos son tipos normales, no son locos que viven dentro de un laboratorio caricaturizados con un delantal. Que vean que somos jóvenes y no usamos corbata”, apuntó Fernández.

Otro módulo que se desarrolla bajo el proyecto País Ciencia son las pasantías científicas. La apuesta es que los jóvenes desarrollen proyectos durante dos o tres semanas en el Conicet bajo la supervisión de un científico en áreas como física, biología o química. “Con eso también buscamos que el chico ya en cuarto o quinto año diga: «la verdad que esto me gustó», y así despertarle la vocación. O sino, que directamente vea que eso no es para él”, agregó el investigador.

Según Fernández, el paradigma ha cambiado y son ahora el Conicet y la UNR quienes deben “salir en búsqueda” de los estudiantes y no esperar que “la escuela se acerque al mundo científico”. “Si nosotros no salimos a la calle la ciencia queda como algo inaccesible. Así los chicos no van a venir. La génesis de País Ciencia es pensar el conocimiento como un bien social y no un privilegio de unos pocos. Y lograr que el horizonte de cada estudiante sea en función de su capacidad y no que eso esté determinado por el estrato social del cual proviene”, concluyó.

Falta más información

Las presentaciones de País Ciencia seguirán en distintas localidades de la provincia. En Rosario, la elección de la escuela Técnica Nº 465 estuvo vinculada con el hecho de que ésta se encuentra a sólo 300 metros del Centro Científico Tecnológico del Conicet, donde recientemente el gobierno nacional invirtió más de 100 millones de pesos en infraestructura y equipamiento para ampliar la capacidad de investigación.

Fernández señaló como paradójico que la gran mayoría de lo chicos que participaron ayer de la presentación no tuvieran noción de esa cercanía. De hecho, en un tramo del encuentro el director de País Ciencia (para dar cuenta de esa realidad) hizo subir al escenario a cuatro jóvenes y los consultó al respecto. Sólo uno sabía que a pocos metros de allí estaba el edificio del Conicet. “Esto no puede pasar. Hay que corregirlo”, planteó más tarde en diálogo con este medio.

Comentarios