Región, Últimas

gremio de municipales puso grito en el cielo

Intiyaco vuelve a las prácticas de La Forestal: jefe comunal paga changas con dinero propio

Fernando Roda, de Cambiemos, paga changas diarias con bonos que se canjean en comercios adheridos y tienen la misma leyenda, en castellano, que los dólares. Los gremios municipales se pusieron en alerta y desde el gobierno provincial salieron a rechazarlo. Recuerdos de la compañía británica, de la cual nació la comuna del departamento Vera


¿Adelanta a la reforma laboral o atrasa en la historia? El jefe político de la comuna santafesina de Intiyaco contrata trabajadores por día y paga con billetes propios, que no tienen valor fuera de esa localidad de 1700 habitantes —en descenso— del departamento Vera, al norte de la provincia y a 480 kilómetros de Rosario. No tienen nombre como el Patacón, el Lecop, el Quebracho o el Federal de los años 2000 y más se parecen a los vales de La Forestal, la taninera inglesa que expolió el bosque nativo, explotó trabajadores y es el origen del pueblo que comanda Fernando Roda, de Cambiemos. La noticia corrió. La federación que representa a los empleados municipales, Festram, tomó nota y le pidió al Ejecutivo y la Justicia provinciales que intervengan para poner fin a una situación que califica como “aberrante”.

Roda asumió como jefe comunal el 10 de diciembre último tras ganarle por 48 votos a su antecesor, que buscó la reelección desde el Frente Justicialista en los comicios de octubre. Organizó un acto a 12 días de estrenar funciones para presentar los bonos, papel moneda propio en tres denominaciones: 10, 50 y 100 pesos. Los papeles son coloridos y llevan inscrita la leyenda En Dios confiamos, como el In God We Trust de los dólares. Su respaldo es más débil que el del billete verde: ni oro como hasta la Segunda Guerra Mundial, ni hegemonía de una superpotencia como después. La moneda exclusiva de la comuna con nombre prestado del quechua —Aguada del Sol— se apoya en un plazo fijo de 70 mil pesos con vencimiento a 60 días. Así que los contratados para changas de una jornada en Intiyaco tienen que esperar ese plazo para transformarlos en pesos o bien canjearlos en los “comercios adheridos” locales. La otra posibilidad es cancelar con ellos los tributos de la comuna.

Los argumentos del jefe comunal, las sospechas y la reacción de los municipales

Roda entrega los “premios” a trabajadores informales (foto Radio Eme)

Los bonos de Intiyaco, además, son ilegales. Ni siquiera fueron autorizados por el resto de las autoridades comunales. Roda explicó en una entrevista radial que el pueblo levantado, como otros, a la sombra de La Forestal entre fines del siglo XIX y principios del XX, tiene un 60 por ciento de desocupación y nada de dinero en sus arcas. Que como prometió en su campaña, no va a caer en el “asistencialismo” de quienes sabe que a veces no tienen para comer. Y que por eso prefiere dar “un premio” a los que aceptan hacer un trabajo temporario para la comuna. El pago a esos empleados en negro es de 150 pesos… en bonos. “La idea es generar comercio local, se habló con los comerciantes, adhirieron, y la idea es que la plata circule en el pueblo, porque si no, se nos va todo el dinero”, siguió con sus argumentos. Y completó: “Mucha gente nos pedía trabajo y teníamos un pueblo donde hacía cuatro meses que no se juntaba la basura, no se cortaba el pasto y no se arreglaban las calles. Este es un pueblo muy chico y ante las vísperas de Navidad era muy triste que no tuvieran un pan dulce o algo para poner en la mesa”.

Los opositores al flamante jefe comunal de Cambiemos también aluden a las promesas de la campaña electoral, pero de otra manera: denuncian que los que recibieron la “ayuda” del gobierno local fueron personas a las que el dirigente había prometido trabajo o dinero a cambio de que lo voten. Agregan que no hay forma de generar una moneda propia en los escasos 12 días de gestión —Roda jura que improvisó una salida al ver el estado en el que recibió el pueblo— y que ya tenía pensado echar mano a una cuasimoneda cuando armaba su candidatura.

El caso de Intiyaco es por ahora aislado, pero siempre hay un primero en una serie y la memoria de lo sucedido en los años 2000 y 2001 desató los reflejos de los gremios municipales de toda Santa Fe. La federación que los nuclea, Festram, emitió un comunicado: “En medio de otra devaluación que implica la pérdida del poder adquisitivo de los salarios, la emisión de estas cuasi monedas aseguran la corrupción, la especulación y la usura para trasladar salvajemente el peso de la crisis a los sectores sociales más desprotegidos”, avisa el texto de los sindicatos. Sobre los dichos de Roda y su pertenencia partidaria, replica: “El gobierno local se opone al <<asistencialismo>> y desde la <<meritocracia>> contrata, bajo la forma de fraude laboral, cuadrillas para la prestación de servicios comunales violando derechos humanos y laborales. Asume, como el gobierno nacional, que ganar una elección le permite violentar las leyes y la Constitución Nacional y la provincial”.

Como en La Forestal, en el mismo lugar

Billetes de una de las colonias de La Forestal.

Desde la provincia, a la que interpeló Festram, cuestionaron la emisión de la cuasimoneda que el jefe comunal califica como “premio a los trabajadores temporarios”. La Argentina llegó a tener 14 tipos de estas emisiones de bonos internos durante la crisis de 2001. Fueron lanzados por otras tantas jurisdicciones subnacionales para capear el temporal ante la falta de circulante. Santa Fe no estuvo entre ellas. En todo caso, el antecedente en su territorio va más atrás, y remite a la misma Intiyaco.

El pueblo fue uno de los alrededor de 40 que surgieron al compás del avance de la británica —asociada a capitales franceses y alemanes luego— La Forestal. Un verdadero Estado dentro del Estado con tierras, ferrocarriles, fuerza de seguridad —la temida Gendarmería Volante— y moneda, una suerte de pagaré con los que remuneraba a sus trabajadores. Sólo los podían canjear en los negocios asociados a la empresa, que llegó a ser la primera productora de tanino del mundo, para lo cual devastó la existencia de quebracho colorado del Gran Chaco. La explotación laboral, a lo largo de sus varias administraciones, fue una de sus marcas identificatorias.

El propio coordinador del Plan del Norte lanzado por el gobernador Miguel Lifschitz, Sergio Rojas, emparentó la movida del referente de Cambiemos con la compañía británica, y adelantó que el gobierno provincial le pedirá explicaciones a Roda.

“Hay otras comunas que encontraron una situación económica difícil, pero a nadie se le ocurrió algo semejante. Es muy grave porque además el jefe comunal salió a asegurar que con estos vales, bonos o cuasimonedas se pueden pagar impuestos, lo que constituye a la emisión en una circulación de curso dentro del distrito sin ninguna legalidad y violando la ley de municipios y comunas”, enfatizó Rojas. Los municipales de la Festram, por lo pronto, se declararon en “estado de alerta y movilización”.