Edición Impresa, Política

Acecho desde afuera

Ingreso de importaciones preocupa a la industria local

Muebles, línea blanca, calzados y carrocería son los sectores más afectados en la provincia de Santa Fe.


Empresarios de la provincia se reunieron ayer con el ministro de la Producción, Luis Contigiani, en la sede de la Federación Industrial de Santa Fe (Fisfe), donde analizaron el impacto del ingreso al país de productos importados en la economía santafesina.

Los números son alarmantes. Según datos de la Subsecretaría de Comercio Exterior de la Nación, informados en la reunión de ayer por Contigiani, en los primeros cuatro meses de 2016 hubo un aumento interanual (comparado con el mismo período de 2015) del 223 por ciento en la importación de muebles; un 10,5 en línea blanca –130 por ciento si sólo se computa la importación de heladeras– y un 25 por ciento en calzados.

En el sector de carrocería se dio un fenómeno particular: la entrada de autopartes disminuyó un 46 por ciento, ya que aumentó el ingreso de carrocería fabricada íntegramente en el exterior. En este rubro, Santa Fe se ve afectada principalmente por el ingreso de campanas para frenos (40,66 por ciento de aumento) y ruedas para remolques (10,43 por ciento), ya que sus fábricas producen estos dos artículos.

La mayoría de los productos importados viene de Brasil, China y México; aunque también hay presencia de países del sudeste asiático, donde la mano de obra es considerablemente más barata que en la Argentina.

Contigiani mostró preocupación por la situación y solicitó un mayor compromiso del gobierno de Mauricio Macri con la industria nacional: “El gobierno debe administrar el comercio exterior de manera más activa. Conseguimos que estos rubros entren en el sistema de licencias no automáticas para la importación, pero a estas licencias hay que agregarles protocolo e impedimentos técnicos: obstaculizar la entrada de productos de afuera, como hacen en Europa con los nuestros”.

En este marco, la provincia sólo puede evaluar alternativas para elevarle al gobierno nacional; objetivo que tuvo la reunión de ayer, encabezada por Contigiani, el secretario de Industria provincial, Emiliano Pietropaolo, y el presidente de la Fisfe, Guillermo Moretti.

“Estamos de acuerdo con la integración de la Argentina al mundo, pero debe darse con tiempo y con un trabajo previo para proteger nuestra industria y que estos sectores ganen eficiencia, escala y competitividad. A partir de allí, podrán competir internacionalmente y estaremos integrados al mundo desde el mercado interno y la industria nacional”, explicó Contigiani; quien marcó diferencias con la administración de Macri, al señalar que Cambiemos “abrió la economía y les dijo a los industriales que sean competitivos de la noche a la mañana”.

“No creo en el endeudamiento y la inversión extranjera que viene a la Argentina a producir en clave de riqueza y a extranjerizar la economía”, agregó al respecto.

Por otra parte, marcó un “proceso de medidas contradictorias” del gobierno de Macri. “Por un lado vemos funcionarios muy bien intencionados, como el secretario de Industria de la Nación, Martín Etchegoyen, pero por otro lado fueron tomando medidas sin integralidad, sin coordinación y con falta de especificidad”, completó.

“Hay seriedad”

En años de crecimiento económico, las empresas locales realizaron fuertes inversiones para modernizar sus fábricas y continuar generando puestos de trabajo.

El ministro Contigiani lamentó que el ingreso de los productos importados ponga en juego esos empleos y el esfuerzo económico realizado por el empresariado. “El ejemplo más claro es el de la fábrica Liliana, que realizó una importante inversión y hoy traen licuadoras de China o Brasil más baratas. Es una lástima porque aquí hay seriedad y apuesta al mercado interno”, expresó.

Empleo en riesgo

Según el Ministerio de Trabajo de la provincia, a cargo de Julio Genesini, el ingreso de productos importados todavía no destruyó empleos, pero el fantasma de los años 90 comienza a dar vueltas en los sindicatos.

El ministro Contigiani ratificó la información de la cartera laboral, pero señaló que “se está viendo la antesala” de un panorama de despidos en industrias, que se manifiesta con retiros voluntarios, vacaciones anticipadas y suspensión de turnos y horas extras.

El tarifazo pega fuerte

Además de las importaciones, los industriales mostraron su preocupación por el aumento de las tarifas de forma “irracional y desproporcionada”, según aseguró Contigiani.

En estos días, fue el aumento del gas el que trajo dolores de cabeza. Según el ministro, hay propietarios de pymes que ya le manifestaron que no podrán continuar si no se toma una medida para subsidiar la energía de las pequeñas industrias.

El ministro mostró datos de la ciudad de Las Parejas, capital de la pyme agroindustrial, en la cual fuentes del municipio informaron un promedio del 1.000 por ciento de aumento en la tarifa del gas. Otro ejemplo fue la fábrica de bolitas Tinka, ubicada en la ciudad de San Jorge, que pasó de pagar 35 mil pesos a 185 mil.

Comentarios