Edición Impresa, Policiales

megacausa monos

Habilitan pruebas que cuestionan la imparcialidad del juez Vienna

El camarista Daniel Acosta hizo lugar al pedido de la defensa de Guille Cantero antes de que empiece el juicio oral.


La Cámara Penal dispuso la admisión de gran parte de la prueba presentada por la defensa en la etapa preparatoria al juicio oral que se iniciará el próximo 14 de junio, en la causa por asociación ilícita que tiene a la familia Cantero a la cabeza. A través de un recurso de apelación se incorporó una serie de elementos probatorios que, según la teoría defensiva, busca acreditar la parcialidad del juez Juan Carlos Vienna, instructor de la causa, y su presunto vínculo con el empresario Luis Paz, enemigo de los Monos, según plantearon. El vocal Daniel Acosta aceptó, en parte, el planteo al entender que es incorrecta la exclusión como tema de prueba, aunque aclaró que una cosa es habilitar los elementos probatorios y otra muy distinta la verificación del hecho. Con ello revocó parcialmente el fallo del juez de Sentencia Edgardo Fertitta y admitió pruebas como: la declaración de la entonces secretaria del juez Vienna, del periodista Horacio Verbitsky y el productor del periodista Rolando Graña que entrevistó al juez. También el testimonio de Luis Paz, los cruces telefónicos entre ambos, la información de Migraciones sobre viajes a Estados Unidos donde Vienna y Paz coincidieron incluso en un vuelo y los informes de entidades bancarias sobre tarjetas de crédito del juez y Paz, entre otros elementos.

El lunes tuvo lugar una nueva disputa legal entre la Fiscalía –representada por la fiscal de Cámaras María Eugenia Iribarren– y la defensa de Ariel Máximo “Guille” Cantero, Leandro Vilches y Jorge Chamorro, por la prueba que no fue admitida y tiene como eje la presunta falta de imparcialidad del juez que instruyó una causa por el homicidio de Martín Paz –sindicado narco hijo de Luis Paz y cuñado de Claudio “Pájaro” Cantero– en septiembre de 2012,  que viró a una pesquisa por asociación ilícita, tras la ejecución de Cantero en mayo de 2013 y tiene una cuarentena de involucrados, entre ellos miembros de la familia del Pájaro. Los abogados Carlos Varela, Adrián Martínez y Fausto Yrure se quejaron de la falta de incorporación al juicio de elementos que, a su entender, avalan su teoría de parcialidad del magistrado instructor, su vínculo con Luis Paz y una serie de irregularidades en la evidencia colectada.

Tras dos días de cuarto intermedio, el vocal Acosta reanudó la audiencia donde estuvo presente Ariel Máximo Cantero, alias Guille, tras un pedido expreso de su defensa. Finalmente dio a conocer la decisión sobre 12 puntos de prueba que los abogados solicitaron incorporar que se expondrá en el juicio oral. Acosta aceptó los testimonios del entonces secretario del Juzgado de Instrucción 7ª donde se tramitó una causa por robo que derivó en un allanamiento a una casa de Claudio Cantero, en calle Regimiento 11, donde se secuestraron elementos personales, dos semanas antes de que lo asesinaran y un día despuees de que Paz y Vienna regresaran de un viaje a EE.UU. Esa actuación fue llevada adelante por personal de la División Judiciales que después actuó en la investigación que comandó Vienna sobre asociación ilícita.

También aceptó el testimonio de la entonces secretaria del juez Vienna, quien actuó en el caso conocido como la Narcochacra de Alvear, donde se hizo un allanamiento por un robo a la firma Calatayud ocurrido en abril de 2013 y terminó en la detención de un grupo de personas acusadas de portar armas. También secuestraron drogas y una importante suma de dinero. Uno de los detenidos fue Miguel Saboldi, que 8 días después perdió la vida en un incendio intencional en Alcaidía. Finalmente los imputados, a excepción de Diego Cuello, lograron, en la Justicia provincial, un falta de mérito por vicios en el procedimiento. La pata federal del caso terminó con la absolución de los cuatro imputados que llegaron a juicio por vicios en el allanamiento y un pedido del fiscal federal Adolfo Villate que solicitó la apertura de una investigación sobre el accionar policial y del juez Juan Carlos Vienna. El dictamen de este fiscal y del procurador Jorge Barraguirre fueron admitidos como prueba por consenso de las partes durante la audiencia.

Otro testimonio que se escuchará en el juicio es del secretario del Juzgado Federal Nº 3 respecto de la incorporación de documentación que proviene de la causa federal donde se juzgó a la sindicada narcotraficante Isabel Reina Quevedo.

A su vez el vocal admitió la declaración del policía que realizó la interpretación de las escuchas y la testimonial de Luis Paz. El vocal decidió no aceptar la declaración del juez Vienna, entendió que no es una práctica regular y “menos aún cuando se pretende utilizarla para formularle un reproche de índole imprevisible”, sostiene la resolución. Tampoco aceptó la declaración de las entonces parejas de Vienna y Paz respectivamente, al entender que son superabundantes. Estas dos mujeres fueron registradas junto con sus parejas, en una imagen captada por el sistema Gigapan, en diciembre de 2013, durante una velada boxística en San Antonio, Texas. Acosta aceptó la incorporación de la escritura pública y el testimonio del escribano que hizo la constatación de la existencia de dicha imagen.

En cuanto  a este punto también admitió las planillas de Migraciones donde constan los ingresos y egresos al país de Vienna y Paz, donde surge la coincidencia en dos viajes a los Estados Unidos. También el entrecruzamiento de llamadas entre el juez y Luis Paz.

El camarista además habilitó la testimonial de un productor de un programa de Rolando Graña que se emitía por Canal A24, en la que el juez Vienna brindó una entrevista y tres notas periodísticas publicadas en el diario Página 12 por Horacio Verbitsky, quien será citado a declarar respetando la normativa constitucional en cuanto al secreto de las fuentes.

La moto que pasó del Fantasma al magistrado

Un ítem de la resolución admite toda la prueba ofrecida que se desprende de la causa seguida contra Ariel Spadoni por el Juzgado Federal de San Martín (Buenos Aires) por drogas. En este punto la defensa pretende probar que una moto allí secuestrada pasó de Martín Paz, por medio de su padre Luis Paz, al juez Juan Carlos Vienna, sostiene el fallo. Aunque dejó afuera las transcripciones de las escuchas o sus soportes digitales. Finalmente aceptó la denuncia radicada por Sergio Blanche, un policía imputado en la asociación ilícita, que fue llevado al Juzgado y en una conversación con Vienna, que quedó registrada en una cámara oculta, el juez le aconsejaba cambiar de abogado para mejorar su situación procesal.

El camarista Acosta tomó como base para la incorporación de toda esta prueba la amplia facultad de juzgamiento que tiene el tribunal de juicio y el antecedente del caso Amia  donde la Corte Suprema de Justicia, en su voto mayoritario,  sentó el principio de que: “La ausencia de imparcialidad en el juzgador no es condición suficiente para la anulación de los actos procesales –y mucho menos la evidencia reunida– si no existe una derivación lógica, razonada que concluya en dicho efecto”, refirió.

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios