Espectáculos

Estreno online

“Gustavo Leguizamón creando la tierra” busca reponer la dimensión del Cuchi a 20 años de su muerte

La figura de Cuchi Leguizamón, uno de los mayores referentes del folclore argentino de todos los tiempos, quien falleció el 27 de septiembre de 2000 en Salta, es revisada y potenciada por el realizador Claudio Koremblit a través de un documental que estrena este domingo en YouTube


A dos décadas de la muerte de Gustavo Cuchi Leguizamón, uno de los mayores referentes del folclore argentino quien falleció el 27 de septiembre de 2000 en Salta, Claudio Koremblit estrena en el canal de YouTube de Archivo Armusa su ópera prima Gustavo Leguizamón creando la tierra, documental dedicado a quien define como hacedor de “un caudal poético y sonoro que no tiene precedentes ni equivalentes en ninguna otra música popular de cualquier cultura”.

Durante una entrevista con la agencia de noticias Télam, Koremblit, que pondrá su documental a disposición del público este domingo, afirmó que apreciar esa potencia estética presente en Leguizamón “es algo que le ocurre a cualquiera que se acerque a su obra, principalmente a la parte instrumental y tocada por él mismo, o a las armonizaciones que escribió y moldeó como arcilla en las voces del Dúo Salteño”.

Y justamente, el documental de quien fuera productor musical de Badía y compañía entre 1984 y 1988, explora junto a una galería de testimonios (los de sus cuatro hijos, Emma Palermo, Chacho Echenique, Leopoldo Teuco Castilla, Sara Mamani, Fernando Noy, Hilda Herrera, Manolo Juárez, Rodolfo Mederos, Juan Alberto Badía, Marcelo Pérez Cotten, Marta Rodríguez Santamaría y Blanca Rébori) ese legado del “Cuchi”.

Se trata de una memoria musical acerca del creador nacido el 29 de septiembre de 1917 que además se aprecia en la interpretación de sus obras por el mismo Leguizamón, el Dúo Salteño, Chany Suarez, Angela Irene, Liliana Rodríguez, Chacho Echenique y Hernán Ríos.

Compositor y poeta, pero también polemista, docente y abogado penalista, Leguizamón es el creador de una de las más prolíficas y bellas obras de la música popular desde una afinidad con el universo sonoro que incubaba una ambición universal: las desafiantes teorías de Arnold Schonberg, los composiciones clásicas de Igor Stravinsky o Maurice Ravel, y el piano del jazz (Art Tatum, Oscar Peterson, Duke Ellington) cimentaron su formación.

Ese aprendizaje le sirvió para atizar el universo folclórico con armonías extrañas y melodías de una poderosa simpleza que constituyen todo un patrimonio musical que concita atenciones.

“Toda zamba encierra una baguala dormida; la baguala es el centro musical y geopolítico de mi obra”, confesaba quien a los 25 años conoció al poeta Manuel Castilla y de esa amistad nacieron canciones de bello impacto.

Esa fue su más estrecha comunión artística pero no la única; el creador, que organizó originales conciertos con campanarios y trenes, también trabajó en colaboración con Jaime Dávalos, Armando Tejada Gómez, Miguel Angel Pérez y César Perdiguero.

Belleza y sabiduría 

Respecto de cuáles fueron los desafíos que se planteó partiendo de una figura monumental como la de Gustavo Leguizamón para hacer un recorte documental de este tipo, el realizador Claudio Koremblit analizó: “Siendo su música una fuente incalculable de belleza y sabiduría, mi planteo fue aprender todo lo que pueda, descifrar los misterios,  entender de qué se trataba su complejidad dentro de un campo tan tradicional y conservacionista. Cómo podía ser que un compositor de música popular, aferrado a su paisaje y al folclore de su tierra, tuviera intenciones tan originales y novedosas, sin salir del molde formal de una música de raíz que la vanguardia considera primitiva, simple y bailable”.

Otra de las marcas que muestra el material es la exaltación de lo salteño para explicar la obra de Leguizamón. “Es uno de los misterios de su vida; porqué permanecer en un pueblo tan alejado del centro neurálgico de la cultura argentina, porqué no fue a estudiar o a exhibir su magia en otras latitudes, porqué no aspiró a los grandes teatros, a las grandes orquestas, a los máximos intérpretes, a los formatos más jerarquizados. Teniendo una cultura tan vasta, no necesitó nada más que su aldea, una posición como docente en una escuela, sus amigos, un piano y su pueblo, inspirándolo, como la naturaleza viva”, destacó el director.

Y en relación con la idea de poner en palabras qué significa el Cuchi para la cultura argentina, dijo: “Un manantial de rejuvenecimiento para las formas tradicionales que no cualquiera puede beber. No fue un compositor más, fue un arquitecto brillante que diseñó un universo ideal por donde las canciones puedan transitar sin que la reiteración las vuelva obvias. Es una puerta abierta al futuro y una contribución de las más sólidas al desarrollo y el crecimiento de la música, de los músicos y de los oyentes”.

Koremblit analizó el concepto acerca de que Leguizamón fuera quien diera cuerpo a su ópera prima. “Para mí, el hecho de que se presente como documental y no como una serie de tevé, no representa un cambio ni novedad. Mi primer documental en tevé se llamó Cine y censura, en 1983, por Canal 13. Después produje El monitor argentino, Edición plus y Artesano de fin de siglo, considerado un ciclo documental experimental. Luego filmé durante una década el Ciclo Experimenta y realicé en 2010 y 2014 un programa llamado Experimenta TV. Ahora tampoco estoy mostrándolo en cine, así que lo de ópera prima es algo discutible, pero me gusta ser siempre un debutante, un eterno aficionado”, evaluó.

Finalmente, el realizador habló acerca de las expectativas con las que lanza este domingo Gustavo Leguizamóm creando la tierra a través del canal de YouTube de Archivo Armusa: “Para satisfacer el deseo profundo de los amantes de su música, sin esperar nada de los sordos que dirigen los medios y las instituciones musicales a quienes les presenté el proyecto hace años y no les movió un pelo. Ellos seguirán con su agenda de famosos al día. Con la salvedad de que hoy, con la pandemia alrededor, no se puede esperar que nos financien, lógicamente. La ofrecí gratuitamente, pero tampoco les interesó proyectarla simultáneamente con Armusa, dándole un empuje con el cual se pueda ver en todo el país. Entiendo que todas las productoras tienen proyectos lindos esperando que se abra la canilla de los presupuestos para venderlos. Yo no estoy dispuesto a esperar, el aniversario es la fecha y Armusa es el canal, más allá de cualquier especulación económica”.

Comentarios