Edición Impresa, País

Entre Ríos

Gualeguaychú sigue su lucha ambiental

Se cumplió la 12° edición del Grito Blanco, protagonizado por los escolares. Jóvenes y niños reclamaron contra la contaminación del río Uruguay.


Alumnos de 30 jardines de infantes, primarias y secundarias marcharon ayer por las calles de la ciudad entrerriana de Gualeguaychú y al llegar a la plaza Urquiza se unieron en un emocionado llamado a los adultos a que trabajen por el cuidado del ambiente y contra la contaminación del río Uruguay, en la 12a edición del Grito Blanco.

“Por un futuro limpio, sano y una vida digna para todos” fue el reclamo del Grito Blanco, una iniciativa que desde hace 10 años convoca a los estudiantes de la ciudad a visibilizar la preocupación por el cuidado del ambiente y la necesidad de trabajar contra la contaminación.

“Basta de contaminación”, “Ayúdennos a tener un futuro limpio y sano” y “No a la pastera Botnia” fueron algunas de las frases expresadas por los alumnos durante el acto que terminó en un “ruidazo” en la plaza Urquiza, frente a la Municipalidad de Gualeguaychú.

“Los chicos hicieron un fuerte y claro llamado a los padres, mayores y gobernantes para que los ayuden a tener un futuro limpio, sano y una vida digna para todos”, dijo Juan Veronesi, integrante de la Asamblea Ciudadana Ambiental de Gualeguaychú.

El asambleísta contó que entre las escuelas que llegaron de otras ciudades se destacó la presencia de Raíces y Alas, una institución de la ciudad bonaerense de Escobar que tiene como eje la educación ambiental y participa en cada edición del acto en la ciudad entrerriana.

Durante el Grito Blanco esos estudiantes bonaerenses clamaron por “ver a los ríos como esos cursos de agua capaces de unir a los pueblos y no de separarlos”.

“Fue emocionante escuchar de boca de los chicos de Gualeguaychú cómo ellos mismos cuidan el agua, las propuestas para evitar la emisión de gases tóxicos y las iniciativas para evitar que el río se contramine con la especial preocupación por la pastera Botnia en la Cuenca del Uruguay”, contó el dirigente social.

Durante la caminata, que comenzó en la esquina de Rocamora y 25 de Mayo y concluyó en la plaza municipal, la frase que resonó fue: “Nosotros somos el Grito Blanco”.

La columna integrada por alumnos de guardapolvo blanco y de uniformes distintivos de colegios privados se dirigió hasta la plaza Urquiza, donde los esperaban vecinos al pie del escenario para un acto que contó con el apoyo de la Departamental de Educación.

“Más que nunca insistimos en que es el grito de los niños y jóvenes dirigido a sus mayores, a sus padres, a los funcionarios y a la dirigencia política, porque ellos nos piden que cuidemos el ambiente para que lo encuentren mucho mejor que ahora, durante la vida que les espera”, dijo al asambleísta al resumir el mensaje que año a año repiten las delegaciones de las escuelas.

El primer Grito Blanco que se hizo en la costanera de Gualeguaychú recibió críticas de parte de los defensores de la papelera Botnia, quienes esgrimían “la utilización de los guardapolvos”.

Comentarios