Ciudad, Edición Impresa

Gendarmería ya controla el tránsito en Circunvalación

El primer día de inspecciones terminó con 27 vehículos en el corralón y varias intervenciones preventivas.

La presencia de Gendarmería será habitual a partir ahora en Circunvalación.
La presencia de Gendarmería será habitual a partir ahora en Circunvalación.

Con la finalidad de profundizar el control del tránsito vehicular, y en el marco de un convenio inédito suscripto entre la provincia, el municipio y la fuerza nacional el pasado 11 de enero para coordinar acciones, la avenida Circunvalación comenzó a contar desde ayer con presencia de Gendarmería, la Agencia de Seguridad Vial de la provincia, Vialidad Nacional y personal de Tránsito municipal. En el organismo santafesino  explicaron que las inspecciones son móviles, rotarán a lo largo de la traza y que los operativos que se implementarán a partir de esta semana se extenderán por un lapso de dos años, con la posibilidad de que se puedan prorrogar.  En tanto, los primeros resultados ya comenzaron a vislumbrarse: en la jornada de ayer se enviaron  20 motos y 7 autos al corralón y hubo gran cantidad de apercibimientos preventivos, según fuentes municipales.  

De acuerdo con lo que explican autoridades provinciales, los controles que se iniciaron en la mañana de ayer forman parte de un proyecto que comenzó a concretarse con la firma de un  convenio marco en agosto del año pasado entre el gobierno santafesino y Gendarmería Nacional, hecho que en diciembre fue ratificado y aprobado por la Legislatura provincial. Posteriormente, en enero de este año, y cuando comenzaron a adherir al acuerdo de cooperación los distintos municipios y comunas santafesinos, se sumó la ciudad Rosario. En concreto, con la medida que ayer comenzó finalmente a efectivizarse un plan que básicamente apunta, por un lado,  a controlar el tránsito y así mejorar la calidad vial en la avenida de Circunvalación y, por otro (y de manera indirecta), al reforzamiento de la seguridad pública en esas vías de comunicación y en las zonas adyacentes.

En rigor, la suscripción de Convenios de Coordinación y Complementación (así se titula el proyecto) refiere a la fiscalización de conductas infractoras a través de la comprobación directa de funcionarios municipales y comunales designados, y de Gendarmería Nacional. De acuerdo con la nueva  reglamentación provincial aprobada, la provincia autoriza a partir de ahora a los municipios y comunas de Santa Fe a ejecutar acciones de prevención, fiscalización y juzgamiento de infracciones relativas al tránsito y a la seguridad vial en tramos de rutas provinciales y nacionales que atraviesen las distintas jurisdicciones del territorio santafesino. También se faculta a la Agencia Provincial de Seguridad Vial para intervenir como autoridad de aplicación y a celebrar y suscribir los convenios mencionados.

En diálogo con este medio, el responsable de dicho organismo en el nodo sur santafesino, Gustavo Franco, sostuvo que la provincia es una de las pocas que a nivel nacional está en fase de cumplimiento de este proyecto que se impulsa desde la Gendarmería Nacional.  Según el funcionario, un ejemplo que da veracidad a sus dichos es el hecho de que Santa Fe, a diferencia de lo que sucede con otras jurisdicciones del Litoral, “no ha enviado ningún gendarme asignado en esta zona al operativo Sol que se lleva a cabo para controlar el tránsito todas las temporadas veraniegas en la costa bonaerense. Esto muestra la gran demanda de trabajo que tienen en la provincia”.

En tanto, y sobre cómo se irán implementando, el funcionario explicó que “los controles móviles no duran más de dos horas en cada lugar  para no generar acostumbramiento y hacer control expansivo de la traza”. En rigor, está última cuestión significa que la idea es no dejar ningún sector de toda la avenida de Circunvalación sin cubrir, al margen de que siempre existe alguna zona más transitada que otra.

Ayer, entre el personal de Gendarmería, de Vialidad Nacional y de la Dirección  de Transito municipal, alrededor de treinta personas en más de quince móviles que iban desde motocicletas hasta grúas custodiaron a lo largo de casi toda la jornada la arteria que rodea la ciudad de Rosario. En tanto, los puestos de control fueron rotando durante todo el día: comenzaron en la intersección de Circunvalación y 27 de Febrero, se mudaron luego al cruce de  dicha avenida y calle Córdoba y terminaron entrada la tarde en la zona sur.

Franco también aclaró que el objetivo central de los operativos es controlar el tránsito y mejorar la circulación vial, aunque la presencia misma de los gendarmes servirá también, y de forma indirecta, para combatir la inseguridad que azota algunos sectores de Circunvalación. “El convenio no tiene como objetivo primario luchar contra la inseguridad, pero sin lugar a duda la presencia de personal controlando colaborará en la disuasión de hechos ilícitos”, explicó el funcionario. Por otro lado, y en torno a los plazos de extensión de los controles, Franco explicó que los convenios se firmaron por dos años, aunque cumplido ese período los tiempos pueden extenderse.

 Los primeros en ir al corralón

 Si bien transcurrida una sola jornada es difícil establecer resultados, desde el municipio evaluaban ayer los operativos como positivos y comenzaron a mostrar resultados.

Al término de la jornada y tras controlarse unos 600 coches se remitieron a los depósitos municipales 20 motos y 7 autos.

En el caso de las motocicletas, las irregularidades se dividieron prácticamente en partes iguales entre la falta de uso del casco en sus conductores y el hallazgo de papeles adulterados del vehículo. En tanto, la misma situación se dio en uno de los automóviles incautados y el otro fue demorado ya que directamente tenía “pedido de secuestro”, relató a El Ciudadano Luis Baita, titular de la recientemente creada Subsecretaría de Seguridad Ciudadana. La dependencia tiene a su cargo coordinar a las cinco áreas de control de calle que tiene el municipio; la Guardia Urbana Municipal (GUM), la Dirección General de Tránsito, Control Urbano, Defensa Civil, y la Dirección General de Inspección.

Al mismo tiempo, y si bien no pudo precisar con datos y estadísticas concretas la información, el funcionario también resaltó que existieron varias “intervenciones preventivas” que permitieron detectar que gran cantidad de conductores no respetaban la obligatoriedad de circular con las luces bajas del vehículo encendidas y otros tantos no tenían puesto el cinturón de seguridad. Baita destacó que estos dos hechos fueron los más comunes, aunque también precisó que se registraron casos de excesos de velocidad, maniobras peligrosas y conductores que circulaban hablando por celular. Pasado el mediodía, y si bien no puede tomarse como un dato “oficial” ya que en la entidad no lo tenían certificado, un integrante de Gendarmería que se encontraba en avenida de Circunvalación y Eva Perón le confió a este medio que a esa hora alrededor de la mitad de los vehículos que habían fiscalizado no respetaba alguna de estas cuestiones. Igualmente, desde la Agencia Provincial de Seguridad Vial aclararon que estas intervenciones preventivas no eran causante de sanciones.

Comentarios