Edición Impresa, Política

Freno a importados salvó medio millón de empleos

Leyes antidumping y trabas permitieron defender la producción local de una invasión “barata” por la crisis.

Blindaje. Las medidas fueron dispuestas contra una posible invasión de importados.
Blindaje. Las medidas fueron dispuestas contra una posible invasión de importados.

Más de medio millón de empleos fueron protegidos el año pasado por leyes antidumping y la aplicación de licencias no automáticas de importación, que impidieron el ingreso masivo de productos a bajo precio por la crisis internacional, según destacaron cifras oficiales. Según documentos del Ministerio de la Producción, unos 542.370 puestos de trabajo se vieron resguardados por la aplicación de las licencias no automáticas. Otros 21.510 empleos fueron resguardados por las medidas antidumping, lo que arrojó un total de 563.880 puestos protegidos. Los principales sectores amparados por estas medidas fueron el textil, con alrededor de 360 mil puestos de trabajo; muebles de madera, 60.400; y bienes de capital, 50 mil empleos, entre otros.

La crisis financiera, y luego económica, que se desató en los Estados Unidos durante el último trimestre de 2008 generó una brusca retracción del consumo a nivel mundial y una gran oferta de bienes, que provocó una abrupta caída en los precios, tanto de las materias primas, como de los productos industrializados,

Como ejemplo, los datos de noviembre, los últimos publicados por el Indec, arrojan una caída de 17 por ciento en los precios de los productos primarios que exporta Argentina; del 12 por ciento en las manufacturas tanto de origen industrial como las de origen agropecuario, mientras que combustibles y energía retroceden 41 por ciento.

Por el lado de las importaciones, los precios de los bienes de capital caen 7 por ciento en términos interanuales, y los bienes intermedios 26 por ciento.

Para evitar una “avalancha” de importaciones que afectaran, por sus bajos precios, la producción local, el gobierno nacional apeló a medidas contempladas por la Organización Mundial del Comercio (OMC) como las licencias de carácter provisorio y las disposiciones antidumping, que son puntuales ante productos cuyos precios están incluso por debajo del valor de producción.

“Esto no quiere decir que en nuestro país no se pueda importar. Las licencias no automáticas cubren sólo 4 por ciento del nomenclador de posiciones del Mercosur, y representan 7 por ciento del total de compras de la Argentina”, explicó a la prensa la ministra Débora Giorgi.

Además del factor defensivo de la producción nacional, el gobierno destacó que esta medida impulsó el crecimiento de nuevos sectores, como el caso del calzado deportivo, donde una decena de empresas anunciaron inversiones por 80 millones de dólares, y generaron 4.000 puestos de trabajo.

Incluso, en aquellos sectores donde hubo estas medidas de resguardo, las estadísticas oficiales muestran una recuperación en el nivel de actividad.

Así, la producción textil inició 2009 con 62,6 por ciento de utilización de la capacidad instalada, y cerró el año con 82,8 por ciento.

Algo similar ocurrió con la producción de caucho y plástico, sector en el que se impusieron medidas antidumping al ingreso de neumáticos de China, que comenzó con una utilización de la capacidad instalada de 62,6 por ciento y cerrará el año, cuando el Indec contabilice diciembre, utilizando alrededor de 87 por ciento.

El Ministerio de la Producción, por otra parte, continúa trabajando con su par de Brasil para limar asperezas en el comercio bilateral, que durante el año pasado generó picos de tensión cuando el vecino país dejó varados en la frontera centenares de camiones con productos perecederos por fallas formales.

Tras ello, a mediados de diciembre la presidenta Cristina Fernández y su par Luiz Inacio Lula da Silva acordaron realizar reuniones de ministros cada 45 días y al máximo nivel cada 90 para buscar soluciones a las restricciones.

Comentarios