El Hincha, Rugby

Un grande colgó los botines

Francisco Pacu Cuneo: “Respecto al 2019, fue el mejor año de mi vida, por lejos”

Con una extensa carrera y a los 34 años, el gran capitán de Old Resian colgó los botines el pasado sábado, cuando el Tricolor superó a Duendes en el Torneo del Litoral. Muchos títulos en su trayectoria, pero el centro rosarino pondera a la familia, haberse recibido y los amigos del rugby


El gran capitán dijo “adiós”. Francisco Cuneo se retiró como jugador pero su legado en Old Resian perdurará por mucho tiempo. Crédito: Juanjo Cavalcante.

Así como en 2019 el Grantfield se vistió de fiesta para albergar la final del Torneo del Litoral, el pasado sábado se volvió a vestir de gala. Pero esta vez para despedir a Francisco Cuneo, toda una leyenda de Old Resian, que a los 34 años decidió colgar los botines y separarse del club de sus amores. Más de uno de los presentes se emocionó con la partida de uno de sus hijos pródigos, quizás el último gran embajador que ha tenido el Tricolor en los últimos años.

Pacu Cuneo se destacó desde juveniles, integrando la camada 87 de Old Resian. Conquistó junto a sus amigos de la infancia los cuatro campeonatos en las distintas categorías de los torneos organizados por la Unión de Rugby de Rosario (desde M15 a M19). Hecho que lo llevó a ser citado para Los Pumitas, integrando en dos oportunidades el seleccionado juvenil argentino y en su último año tuvo la honorable responsabilidad de ser el capitán del M20 de la UAR.

“Fueron 31 años de manera ininterrumpida, de jugar a buen nivel, por varios años. Tuve muy lindas experiencias como haber jugado en el rugby de Buenos Aires en Hindú, o en el Seven, en seleccionados argentinos, también en los seleccionados de Rosario, todas experiencias muy lindas. Y de todo eso que me tocó vivir lo hice al cien por ciento, siempre tratando de dejar todo en cada concentración, partido o grupo humano, hoy en día las personas que me escriben o me saluda, no me recuerda tanto por ser buen o mal jugador, sino como persona y eso es lo que rescato”, dijo Pacu en charla con El Hincha.

En sus primeros años en el plantel superior Old Resian pasaba por su mejor momento, y en sus ansias de mejorar para buscar lograr su mejor versión y saber hasta dónde podía llegar, lo llevó a tomar la difícil decisión de emigrar del club que significa su segunda casa.

Pacu junto a Giuliano Bufarini (capitán de Duendes) y Fede Longobardi (árbitro), minutos antes de empezar el último partido del centro tricolor. Crédito: Juanjo Cavalcante.

“Trate de jugar todo lo que más pude, siempre hice un esfuerzo por hacer una carrera universitaria a la par, y tuve la suerte de poder recibirme de ingeniero agrónomo, siempre tuve en claro que en mi vida lo más importante es mi familia, sabía que de algo tenía que vivir y es como ingeniero agrónomo, una profesión que me apasiona. La tercer parte de mi vida es el rugby, le dedicó mucho, juego desde los cuatro años, pero a Old Resian vengo desde que nací, porque mis padres me trajeron a la semana de nacido”, expresó Cuneo.

Y además agregó: “Cuando me fui a Hindú en 2013, quería crecer en el rugby y el club estaba mal, estábamos en segunda división hacía varios años, me había recibido de ingeniero agrónomo, y quería hacer un salto más. En ese momento era irme a Europa o jugar a Buenos Aires, elegí no irme lejos de mi familia, del club, de mis cosas y me fui a la Urba. Les prometí a mis amigos que me iba unos años y que todo lo aprendido afuera lo iba a volcar al club cuando regresara, y que esa vuelta era para salir campeón. Las vueltas de la vida, pasó el tiempo y se me dio todo, lo más importante es que pude cumplir con mi palabra”.

Todos esos años intercalando: el ascenso del Litoral con Pumas Seven o Argentina XV, rechazando ofertas para ir al rugby europeo, luego varias temporadas afuera de Old Resian, el regreso para reforzar al plantel en su vuelta a la máxima categoría del TRL, fueron el gran precio que pagó Pacu para lograr ser el capitán Tricolor que en Julio de 2019 levantó la Copa de Campeón del Regional. “Y respecto al 2019, creo que fue el mejor año de mi vida, por lejos”, respondió directo y sincero, emocionado Pacu.

La fiesta que se vivió el 21 de julio de 2019 en el Grantfield volvió a repetirse el pasado sábado. Old Resian estaba obligado a ganar pero no dependía de sí mismo, para lograr meterse en el lote de los mejores cuatro. Y además de querer ganar para tener esa chance, todo el plantel hizo el esfuerzo para que el gran capitán colgara los botines de la mejor manera y ganarle a Duendes en la última jugada fue uno de los mejores regalos que un plantel puede hacerle a un referente como Pacu.

“El plantel tenía muchas ganas de ganarlo, fue un año bastante irregular, por momentos tuvimos buenos partidos, que no terminamos ganando porque no supimos definirlos, y es por eso que nos costó no poder estar entre los primeros cuatro. Sabíamos que para poder ganarle a Duendes, teníamos que hacer el partido lo más prolijo posible, y con pocos errores, porque equipos como Duendes no te perdonan. Sobre el final era a todo o nada, garra y corazón, salió a relucir las ganas de los chicos de regalarme un triunfo, de retirarme de la mejor manera”, dijo Cuneo.

Pacu Cuneo dijo adiós en Old Resian con un triunfo épico sobre Duendes. Crédito: Juanjo Cavalcante.

Con al álbum completo, ya que además de ser campeón con Old Resian en juveniles y primera, con Hindú en el Torneo de la Urba y con el Seven de Rosario en el Seven de la República, con varias participaciones en seleccionados nacionales, Pacu en su resumen de que se lleva de su carrera ponderó la amistad por sobre cualquier logro deportivo. “Lo digo siempre y puede sonar a casete pero mi papá siempre me enseño uno de la facultad o del barrio puede tener amigos, también de la secundaria o del laburo, pero los amigos de toda la vida te los da el rugby, y eso es lo que me llevo: amigos de todo el país, dentro de mi club y sumado a Hindú, que fue una experiencia increíble, tengo muchos amigos en Don Torcuato, me queda una gran familia”, afirmó Cuneo.

Pacu junto a su hermano mayor Tomás, con quien llegó a compartir cancha. Crédito: Juanjo Cavalcante.

Comentarios