Ciudad, Edición Impresa, Ultimas

Feriado con sano pedaleo: en bicicleta hasta Carcarañá

Del remo al pedal: el Bici Campa surgió de una charla entre kayakistas y se amplificó por Facebook.

Por: Claudio de Moya

Dos ruedas, un cuadro, horquilla, pedales y manubrio: una bicicleta. El uso de este rodado suma adeptos y actividades compartidas en la ciudad. La próxima será el feriado largo que se avecina: una idea esbozada al pasar durante una charla entre amigos resultó amplificada por las redes sociales y desembocó en la organización de una masiva bicicleteada hacia la localidad de Carcarañá. Allí, tras recorrer 50 kilómetros por la ruta 9, el casi centenar de rosarinos que ya comprometió su participación compartirá tres días de campamento entre conocidos y desconocidos –amplia mayoría– que se fueron sumando. La sorpresa consiste en que la iniciativa no partió esta vez de históricos ciclistas, sino de un grupo heterogéneo de kayakistas que suele reunirse los fines de semana para “un asadito” en las islas sin otro motivo que pasarla bien. Ese es el objetivo que mueve también la propuesta que arrancará este viernes, a las 10, en los Silos Davis, sobre el Paraná. Pero como el recreo y la diversión no son sinónimos de amnesia, los organizadores invitan a quienes vayan a que lleven un material para compartir –texto, canción, lo que fuere– sobre la fecha que se conmemora este 24 de marzo: el Día de la Memoria.

De los remos a los pedales, la pasión por el ejercicio y el aire libre en compañía es similar. “El grupo tiene entre 15 y 20 personas. Salimos de una escuela de canotaje, y nos empezamos a juntar el año pasado”, cuenta Pablo Módica, quien dio el puntapié inicial al “Bici Campa”, el campamento abierto a todo el que quiera participar que se realizará en el Parque Sarmiento de Carcarañá desde el viernes hasta el domingo por la tarde. “La idea surgió porque además todos vamos a las guarderías donde tenemos los kayaks en bicicleta”, aclara Pablo.

“Esto nace entre nosotros, pero lo dejamos abierto en la red social de Facebook y se empezó a sumar mucha gente. Se fue corriendo de boca en boca. Lo bueno es que es un evento abierto, entonces muchos de los que vayamos recién nos conoceremos allí compartiendo una noche, un fogón”, se entusiasma Módica.

Para todos, la cuestión es llegar

La convocatoria es sin restricciones: “La idea es que vaya cualquier tipo de bicicleta, gente de cualquier edad, ir todos juntos y pasar el viernes y el sábado, para el domingo pegar la vuelta. A la gente del Parque Sarmiento ya la hablamos, y nos prometieron reservarnos un lugar para que podamos estar todos juntos”. El propósito es “hacer una actividad física, y compartir lo que compartimos cuando vamos a la isla”, sigue Pablo, aún sorprendido por cómo escaló la ocurrencia.

Él, junto con sus pares aficionados al canotaje, cruza todos los fines de semana a la isla –preferentemente sobre el Paraná Viejo– para compartir charlas alrededor del mate o el asado. Sus “compinches” de esos campamentos están unidos sólo por esa voluntad: las edades, profesiones, trabajos o afinidades políticas no son puestas en juego para admitir un nuevo compañero. “Tenemos desde amigos de 20 años hasta Alfredo, de 53. El grupo es muy abierto. Hay médicos, comerciantes, estudiantes, abogados, totalmente diversos. Apenas entrás ya te sentís cómodo. También en sexo estamos repartidos, hay paridad entre varones y mujeres”, describe Módica el clima que los agrupa.

La misma apertura está planteada para el Bici Campa, cuyo raid estará encabezado por los “pisteritos”, que harán la punta delante de las bicicletas playeras. Sólo que con algunas recomendaciones. “Hay que tratar de llegar, estar preparados, porque no habrá como en otros eventos autos de apoyo”, es la única advertencia de Módica. En el Facebook del evento (hay que buscar por “bicicampa”), aparecen las recomendaciones de un “experto” en estas lides: “Revisar con anterioridad el funcionamiento de las bicis (presión de aire, cadenas lubricadas, frenos en condiciones) y llevar los repuestos que sean necesarios para no quedarse en el camino”, escribió en el muro Marcelo Álvarez, el profesor de Educación Física que lidera el grupo Masa Crítica y sumó su experiencia a la movida de los kayakistas.

“No es una organización. Es una coincidencia no organizada, un movimiento de bicicletas en las calles, un paseo mensual para celebrar el ciclismo y para afirmar los derechos del ciclista en las calles. Es una idea y un evento. Es gratis. No es una carrera. Es sólo por diversión. Sucede cuando muchos ciclistas se reúnen en el mismo lugar, a la misma hora y deciden pedalear juntos el mismo recorrido por un rato” se define Masa Crítica en su blog: http://masacriticarosario.blogspot.com.

Todo un símbolo

El grupo Masa Crítica es uno de los tantos emergentes del protagonismo que las “dos ruedas” ganaron en Rosario. Tanto que, desde octubre pasado, existe el Paseo Recreativo libre de tránsito automotor entre el Parque Independencia y el río, por bulevar Oroño, que la Municipalidad promete ampliar a otras zonas. Pero además de sus connotaciones de movilidad ecológica, entretenimiento y ejercicio físico, el rodado transporta en Rosario otras varias, de alto contenido social. Una de ellas es el Programa de Inclusión Sociocultural para la Prevención del Delito que lleva adelante la provincia, por el cual jóvenes de los barrios Las Flores, La Tablada y Ludueña reparan bicicletas que permanecen sin reclamar en las comisarías, para venderlas o bien alquilarlas los domingos en el Paseo Recreativo. Otra es la iniciativa de la Facultad de Medicina de la UNR, que compró para uso gratuito de sus alumnos, profesores y no docentes, unos cincuenta rodados que, convenio mediante, repararán y mantendrán los mismos chicos del emprendimiento Itatí de Las Flores. La bicicleta es, además, símbolo privilegiado de compromiso social: desde su íntima identificación con el militante Claudio Pocho Lepratti, asesinado por la Policía provincial durante las protestas populares de 2001, hasta las más de 300 siluetas que el artista Fernando Traverso inyectó a fuerza de esténcil en las paredes rosarinas para recordar a los desaparecidos durante la última dictadura militar.

Que la memoria no falte

El Bici Campa que arranca este viernes tampoco quiere estar ajeno al significado del próximo feriado largo. “Este fin de semana es feriado por el 24 de marzo, el Día de la Memoria, entonces no queremos que eso pase desapercibido en el campamento de Carcarañá, y una de las cosas que se propone, al que quiera y tenga ganas, es llevar algo relacionado. Puede ser un texto, una canción, lo que sea que se quiera, para compartir con los demás, en su grupo, o con todos”, resalta Módica. Pero aclara que esto no implica suplantar las actividades que organizan los diferentes organismos de derechos humanos en la ciudad.

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios