Ciudad, Edición Impresa

Deterioro

Facultad de Psicología sufre grave falla edilicia

Quedó inhabilitado el segundo piso, que se estrenó a nuevo en 2010.


El segundo piso de la Facultad de Psicología de la UNR en el predio de La Siberia se encuentra inhabilitado por problemas edilicios. Caída del cielorraso, pisos levantados y filtraciones en techos y paredes son algunos de los problemas con los que se encontraron los estudiantes, quienes temen que los arreglos no concluyan en tiempo y forma y no puedan comenzar el ciclo lectivo.

Los problemas estructurales determinaron que el segundo piso se encuentre completamente inhabilitado. Se había inaugurado en 2010 y en total son ocho las aulas cerradas tras una inspección por parte del área de Infraestructura de la UNR, y la Facultad se encuentra a la espera de un informe escrito para saber hasta cuándo ese sector estará cerrado.

Raúl Gómez Alonso, decano de la Facultad de Psicología, contó que a fines del año pasado debieron inhabilitar un salón de ese sector por dificultades con una rejilla que emanaba agua del desagüe.

Ayer, alrededor de 1.500 chicos iniciaron el cursillo de ingreso a Psicología. “Todavía no comenzaron las clases y disponemos de espacios para poder trabajar. Pero el 27 de marzo empieza el cursado del año académico y ahí sí que se nos va a complicar, porque ya con las aulas que hay tenemos problemas de espacio”, advirtió el decano.

El nuevo edificio tiene tres plantas: en la planta baja hay cinco aulas, el primer piso cuenta con 11 salones, el segundo piso se divide entre las ocho aulas que por ahora están inhabilitadas y una parte de oficinas, el Salón de Usos Múltiples (SUM), otro salón en el pabellón seis y otro salón en el ala de calle Cerrito, que es el aula 3. En el tercer piso funciona el Decanato, el Vicedecanato y la Secretaría Académica.

“Hay posibilidades de que la semana próxima tengamos una respuesta por escrito, que es lo que corresponde. No se puede poner en riesgo la cantidad de alumnos, docentes, no docentes y graduados que circulan en la universidad”, subrayó Gómez Alonso.

Cuando se lo consultó al decano de Psicología sobre la situación edilicia, ya que tiene sólo cinco años el edificio, advirtió: “Los argentinos estamos acostumbrados a este tipo de situaciones con la obra pública. En el ámbito público es común que pase esto, no debería pasar bajo ningún punto de vista pero si los controles no se llevan a cabo pasa esto”.

Y agregó: “Una construcción es una inversión muy grande pero si no hay un mantenimiento permanente pasan estos problemas. Nosotros no contamos con presupuesto propio de la Facultad que nos permita afrontar situaciones que son muy onerosas”.

Gómez Alonso aseguró que el presupuesto siempre es un problema. “Trabajamos con una relación docente – alumno que no es la adecuada. La solución sería la creación de nuevos cargos docentes y eso no ocurre. Presentamos un proyecto de mejoras a fines de 2015 y estamos en 2017 y no recibimos partida de eso. Lo cual implica que tengamos que presentar una nueva acreditación”, detalló el decano de la Facultad de Psicología.

Cabe destacar que la Facultad de Psicología cuenta con una planta de 400 docentes –la gran mayoría tiene dedicación simple que implica una determinada carga horaria–, los no docentes son 65 y se viene planteando con el gremio de la Asociación del Personal de la Universidad de Rosario (Apur), la posibilidad de tener una mayor cantidad ya que no dan abasto con las demandas.

“Tenemos muy buena vinculación con el gremio. El año pasado el problema era que no iba a haber nuevos ingresos hasta que no se solucione el pase a planta permanente de algunos docentes contratados. Se está resolviendo y este año seguramente habrá reincorporaciones en la facultad con nuevos cargos”, concluyó el decano de Psicología.

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios