Edición Impresa, Policiales

Muerte

Jonatan Herrera: detalles de una ejecución

Declaró el adolescente que protagonizó el robo a la juguetería, quien era perseguido cuando balearon a Jonatan y está preso, condenado a seis años. También prestó su testimonio uno de los hermanos y la madre de la víctima.


En una nueva jornada del juicio oral que se lleva adelante por el crimen de Jonatan Herrera, donde 5 uniformados fueron encausados, declaró el joven que asaltó una juguetería, hecho que derivó en una persecución y posterior tiroteo donde Herrera fue asesinado. Muy consternado, el muchacho reconoció el robo, afirmó que disparó contra la Policía y que intentaron hacerle tomar un arma de grueso calibre. El joven aseguró estar amenazado, aunque prefirió no profundizar sobre el hecho. Su defensora oficial solicitó la revisión del médico policial al arribo del joven a su lugar de detención, ante el temor de alguna represalia. También se escuchó la declaración de la madre y el hermano de la víctima entre otros familiares.

B. V. está condenado por un hecho de robo ocurrido el 4 de enero de 2015 en una juguetería de San Martín y Saavedra, su posterior fuga y tiroteo. Fue sentenciado, mediante un juicio abreviado, a la pena de 6 años de prisión. Según aseguró, disparó contra la Policía en dos oportunidades. En la última parte de esa persecución, Jonatan Herrera, que lavaba el auto en la vereda de su casa ubicada en Ayacucho y pasaje Villar, fue asesinado por balas policiales.

Muy angustiado y nervioso, en voz muy baja, el muchacho de 19 años declaró. En el último fragmento de su exposición rompió en llanto y aseguró estar amenazado. Sostuvo que el robo ocurrido el 4 de enero de 2015 , que hubo una persecución y que portaba “un 22 corto”, un arma chica.

Refirió que tras robar en el local salió por Seguí y al llegar a Alem se cruzó un Comando que le tocó bocina. “Me tiró dos escopetazos y me tiró de la moto. Se frenó el Comando y ahí se baja un policía, me tiró dos tiros, no sé si ahí me pegó en el brazo o en la pierna, y también le tiré. Comencé a correr hasta Ayacucho y ahí me salió un policía de la estación de servicio. ¿Puede ser? Le apunté, se me puso atrás de un colectivo y yo crucé Ayacucho y escuché un disparo. Me pegaron en la pierna y apareció un policía por la vereda y me dijo: «Mataste a un inocente y le pegaste a unos de mis compañeros». Y yo no entendía nada”.

Agregó que tras su detención escuchó disparos y vio salir gente llorando, gritando. Luego lo subieron a la ambulancia y al otro día se enteró de la muerte de Herrera. Afirmó que lo apresaron en Ayacucho y pasaje Villar. Luego de ver una foto, reconoció el lugar donde lo detuvieron. También su gorra que quedó tirada. “Me querían hacer agarrar una pistola que no era mía”. Y sostuvo que tenía un arma chica y que el arma que le querían hacer agarrar era un arma grande. Agregó que vino otro y preguntó de quién era el arma y otro dijo: “Es mía”. Afirmó que no vio quién era porque no le dejaban levantar la vista del piso aunque aclaró –ante las preguntas del fiscal Adrián Spelta– que eran voces de hombres y que eran policías.

Mientras estaba en el suelo, herido y detenido, dijo haber escuchado que había una chica tirando tiros, “muchos tiros”, refirió.

Sostuvo que cuando le dispararon en la pierna “me tocaron el hueso, me quería levantar y no podía. Llegó uno y me pegó una patada en la cara, me pisó la mano y me dijo eso”, en referencia al arma que pretendieron hacerle tomar.

Luego fue el turno de los familiares de la víctima. El primero en declarar fue Leandro, hermano de Jonatan, quien presenció el hecho.

Sostuvo que junto a su primo y su hermano Jonatan lavaban el auto. Iban a ir al Parque España pero llegó Sabrina, la ex pareja de Jonatan, con el hijito de ambos y hubo una discusión por lo que Jonatan resolvió no ir al parque, lavar el auto, e ir a casa de su abuela. En eso estaban los tres muchachos cuando apareció B.V. corriendo y la Policía persiguiéndolo. Leandro y su primo estaban de la parte derecha del auto hacia el pasaje, mientras que Jonatan estaba del otro lado. El muchacho logró ver cuando el ladrón le tiró a la Policía y le contestaron con un balazo que lo hirió y quedó inmovilizado. Leandro, su primo, un amigo que estaba en la puerta y Sabrina lograron ingresar a la casa junto al pequeño. Aseguró que luego escucharon más disparos. El joven pensó que su hermano había logrado subir al auto porque la puerta estaba abierta.

Sostuvo que miraban por una ventana de la puerta y veían cómo le pegaban al detenido que le gritaba “ya estoy”, y agregó que “había una rubia que le decía: cómo me encanta pegarte”. Y tras escuchar que dijeron ahí hay uno tirado”, salieron y era su hermano.

Por su parte María Elena describió a su hijo: lo estudioso y trabajador que era. Relató lo que logró saber de la mecánica del hecho y cómo se enteró de la muerte de Jonatan. Su testimonio fue desgarrador: “Me dijeron que no resistió, empecé a los gritos, no podíamos creer lo que le pasó a Joni”, afirmó. La mujer dijo que está muerta en vida, que sigue por sus hijos. Contó que tras la muerte de Jonatan debieron abandonar su casa un 24 de diciembre por las amenazas que recibieron. Quedaron en la calle y sin trabajo. Sus hijos se vieron afectados por el hecho. Refirió que el mellizo de Jonatan sufre ataques de epilepsia tras el crimen y ese día estaban en la casa de su madre y le dijo que iba a buscar a Jonatan porque tenía un mal presentimiento.

María Elena sostuvo que espera que todos terminen condenados, “porque todos dispararon”, afirmó. Sostuvo que hay otros que no están en el juicio. Y se preguntó: ¿Por qué me lo mataron? ¿Por qué no pensaron?, ¿Por qué le dispararon si no tenía nada en las manos? Estaba lavando un auto”, exclamó.

Domo

Previo a la declaración de B. V.,uno de los policías acusados de disparar contra Jonatan Herrera el 4 de enero pasado, Ramiro Rosales, quiso hablar ante el Tribunal. Y pidió que se muestre la filmación del domo de la intersección de bulevar Segui y Ayacucho del día en el que Jonatan fue asesinado. El policía afirmó que móvil del Comando Radioeléctrico se encontraba a la altura del cantero central y señaló que ya habían detenido al asaltante cuando los miembros de la PAT se bajaron del colectivo para colaborar con la persecusión del ladrón.

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios