Ciudad, Edición Impresa

“Enganchados” en la mira

La EPE realizó un operativo de control en barrio Belgrano para detectar conexiones irregulares. En el primer día se labraron 34 actas por “anomalías” sobre 180 verificaciones. La inspección seguirá hoy.


La Empresa Provincial de la Energía (EPE) realizó ayer un operativo de control sorpresa en la zona oeste de la ciudad para detectar conexiones domiciliarias irregulares. En la recorrida, que tuvo lugar en la zona comprendida por Provincias Unidas, Rouillon, Mendoza y avenida Pellegrini, se detectaron 34 casos de medidores adulterados y conexiones directas a la línea (“enganchados”) sobre 180 verificaciones en esa zona. Los controles continuarán hoy.

Desde temprano, más de 40 operarios y quince unidades móviles de distintas áreas de la empresa distribuidora del servicio como Control de Pérdida, Conexiones, Red Aérea, Montaje y Laboratorio Eléctrico, comenzaron con los trabajos desde la Cuatro Plazas del populoso barrio Belgrano, donde se cuentan alrededor de cuatro mil clientes.

Daniel Cantalejo, presidente de la EPE, explicó que se asignaron diez parejas de inspectores para verificar el estado y funcionamiento de los medidores. Asimismo, personal específico se abocó a distintas tareas relacionadas con el mantenimiento de las instalaciones, como reposición de tapas de medidores, enderezado de postes, tensado de líneas aéreas y recambio de cable preensamblado, entre otras. “Son tareas que habitualmente se hacen de manera individual, pero que aquí empezamos a realizar de manera integral y que iremos replicando en otras zonas de la ciudad”, dijo el titular de la distribuidora eléctrica.

Ante la detección de una conexión domiciliaria anómala, el personal procede en ese momento y le brinda al cliente la posibilidad de regularizar su situación en la oficina comercial de la EPE, en Mendoza al 6300, que extiende su horario de atención para estas jornadas hasta las 15.30. “Este plan de revisión y control permite ordenar el servicio y contribuye también a optimizarlo de cara al verano, porque hemos comprobado que donde hay una conexión irregular el consumo es el doble y hasta el triple del consumo de un cliente normal”, señaló Cantalejo, quien participó del operativo junto al vicepresidente de la EPE, Cristian Berrino, y el director Fabián Vieyra, además de funcionarios técnicos y personal de cuadrillas.

En el primer día del operativo se labraron 34 actas por anomalías en la conexión domiciliaria sobre 180 verificaciones realizadas. Asimismo, se procedió a reponer 175 tapas de medidores y a reemplazar dos postes de la línea aérea, entre otras tareas de mantenimiento. El plan de revisión y control continuará toda la semana, para continuar luego por otros sectores de la ciudad.

Desde la EPE se explicó que actualmente el volumen de energía perdida por conexiones irregulares en sectores medios y altos “representa alrededor del 4 por ciento del total de la energía operada anualmente; para enfrentar esa problemática es que la EPE desarrolla estos operativos en el marco del Programa de Revisión de Clientes. Para el caso del hurto de energía en el segmento socialmente vulnerable se está desarrollando el Programa Luz y Agua Segura, entre los ministerios de Aguas, Servicios Públicos y Medio Ambiente, y de Desarrollo Social”.

En el primer semestre de este año, la EPE inspeccionó más de 48 mil suministros residenciales, comerciales y de grandes clientes; unas 100 mil verificaciones por año en la provincia, equivalente al 10 por ciento del total de sus clientes. “Generalmente, la mitad de las verificaciones dan como resultado la presencia de anormalidades en el suministro. Esos clientes, al admitir la irregularidad detectada, permiten el recupero de 20 millones de pesos anuales para la EPE”, explicaron.

Comentarios