Coronavirus, Mundo

Fin de la segunda guerra mundial

En medio de la pandemia, varios países conmemoran el 75º aniversario de la rendición nazi

En un marcado contraste con las celebraciones habituales de esta histórica fecha y entre estrictas medidas de distancia social o confinamiento, varios países europeos realizaron modestos actos


Con sobrios actos, líderes de varios países del mundo conmemoraron este viernes el 75to. aniversario del final de la Segunda Guerra Mundial en Europa, en un marcado contraste con las celebraciones habituales de esta histórica fecha y entre estrictas medidas de “distancia social” o confinamiento, impuestas por la pandemia de coronavirus que afecta a casi la totalidad del planeta.

En Alemania, donde no hubo los tradicionales actos masivos en la Puerta de Brandeburgo, los cinco máximos representantes del Estado, el presidente Frank-Walter Steinmeier, la canciller Angela Merkel, los líderes de ambas cámaras del Parlamento y el titular Tribunal Constitucional, depositaron una ofrenda en el monumento erigido en memoria de las víctimas de la guerra.

“Habíamos invitado a miles de niños que antes hubieran sido tratados en Alemania como enemigos y que ahora son nuestros amigos. Ese era el plan y lamentablemente no ha podido ser”, afirmó Steinmeier, aludiendo a las consecuencias del brote en la celebración en Berlín.

En el Reino Unido, la reina Isabel II encabezará las celebraciones, con un discurso televisivo que culminará una jornada de breves festejos organizados en confinamiento por la pandemia del coronavirus.

La soberana, que el mes pasado cumplió 94 años, se dirigirá a la nación en un discurso grabado desde el castillo de Windsor que será emitido por la cadena pública BBC a las 20.00 (hora local), la misma hora del mismo día en que lo hizo su padre, el rey Jorge VI, en 1945.

En Francia, en tanto, la ceremonia se limitó a lo esencial y aunque las celebraciones siguieron el protocolo de todos los años, el París soleado de hoy -aún en confinamiento- mostró las aceras de los Campos Elíseos vacías.

Ninguna autoridad llevaba barbijo bajo el Arco de Triunfo, donde el presidente Emmanuel Macron depositó una ofrenda floral acompañado de su primer ministro, Edouard Philippe, y otros miembros del gobierno.

No hubo discursos y apenas un despliegue mínimo, y la ceremonia transcurrió sin pasar revista a las tropas, sin invitados, sin tribuna de prensa, informó la agencia de noticias EFE.

El coronavirus impidió que este aniversario redondo, los 75 años de la derrota del nazismo, se celebrara con la pompa prevista y también abortó el viaje que Macron tenía previsto hacer a Moscú, donde la victoria aliada se celebra un día después y el brote impidió asimismo al presidente Vladimir Putin organizar un vistoso desfile.

La alerta sanitaria obligó a aplazar el desfile militar en la plaza Roja, en la capital rusa, al que habían sido invitados dignatarios extranjeros, aunque se mantuvo la parte aérea.

En un charla de este miércoles entre Macron y Putin, el presidente francés dijo que la pandemia “hace que la construcción de la paz y la estabilidad en el continente y en el resto del mundo sea más necesaria que nunca”, según un comunicado.

El presidente estadounidense, Donald Trump, depositará una ofrenda de flores en Washington en el memorial de la Segunda Guerra Mundial.

En relación al aniversario, el secretario general de las Naciones Unidas, António Guterres, dijo este viernes que la pandemia desencadenó un “tsunami de odio y xenofobia” e hizo un llamado al mundo para detener esta situación.

“Debemos actuar ahora para fortalecer la inmunidad de nuestras sociedades contra el virus del odio. Por ello, hoy pido que no se escatimen esfuerzos para erradicar el discurso del odio en todo el mundo”, dijo Guterres.

Comentarios