País

Misoprostol para no morir

En la Argentina al menos 1,2 millón de mujeres no puede acceder a un aborto seguro con pastillas

El dato es del Observatorio Nacional de Acceso al Misoprostol, que releva información sobre el medicamento considerado esencial por la OMS para un aborto seguro. Durante el macrismo no hubo control de precios y la venta en farmacias aumentó hasta un 1300%. En Santa Fe se distribuye gratis desde 2019


En lo que va del 2020 alrededor de 1,2 millones de mujeres no pueden afrontar los costos de una caja de misoprostol en la Argentina. La droga es considerada por la Organización Mundial de la Salud como un medicamento esencial para un aborto seguro y ambulatorio hasta la semana 12 de embarazo. Su acceso desigual representa un peligro para las mujeres y personas gestantes en un país en el que hay sólo dos marcas que lo venden en farmacias, con precios que llegan a los 8.600 pesos. Según el Observatorio Nacional de Acceso al Misoprostol (MISObservatorio), el costo mínimo al que se pudo acceder en marzo de 2020 fue de 4.828 pesos, cuando el ingreso promedio más bajo de 1.2 millones de mujeres en Argentina fue de 3.949 en el primer trimestre de este año, es decir, un 18,2% por debajo del costo del medicamento. El MISObservatorio, que será lanzado oficialmente este sábado en una presentación virtual, reveló también que durante el gobierno de Mauricio Macri hubo una desregulación del precio: una de las marcas aumentó un 1300% en cuatro años. Actualmente, Santa Fe es la única provincia que lo fabrica en un laboratorio estatal y lo distribuye desde septiembre de 2019 de manera gratuita en hospitales y centros de salud, pero no puede comercializarlo a otras provincias y al Estado nacional porque no está autorizada por la Anmat.

Los datos sobre la evolución del precio de venta en farmacias del misoprostol surgen del primer informe del MISObservatorio. La organización integrada por un equipo interdisciplicario de activistas por el aborto legal nace para contribuir a democratizar el acceso a abortos seguros. “En este camino, el misoprostol es clave. Creemos que es fundamental que este medicamento sea accesible para todas las personas que necesiten utilizarlo porque más acceso es más derechos”, explican. Este sábado a las 19 harán el lanzamiento a través de un Instagram Live en la cuenta @MISObservatorio.

El misoprostol es una es prostaglandina que no se acumula en el cuerpo ni afecta la fertilidad. La OMS lo declaró un medicamento esencial para hacer un aborto seguro y ambulatorio hasta la semana 12 de embarazo. Tomar 12 pastillas en tres dosis genera contracciones en el útero provocando una interrupción de la gestación. La efectividad es del 90 por ciento. En gran parte de los países donde el aborto es legal es usado combinado con otra droga: la mifepristona. Juntos alcanzan un 99 por ciento de efectividad. Entre los métodos para abortar, el misoprostol es considerado uno de los más seguros porque permite hacer la práctica de manera ambulatoria. Significa que no es necesaria la internación y que la persona gestante puede elegir el momento y el lugar sin pasar por un quirófano como pasa con el raspaje, un método que requiere anestesia total y que la OMS recomienda no usar desde 2002, aunque en la Argentina muchos médicos y médicas aún lo practican.

Según las referentas del MISOrbatorio, el precio del misoprostol, junto con el requisito de la receta archivada, son dos de las principales barreras de acceso al aborto legal que existen en la Argentina. El primer informe hizo un seguimiento de la evolución del precio de los dos medicamentos comerciales que se consiguen en las farmacias Cabe aclarar que en las provincias de San Juan y Mendoza el acceso es aún más desigual porque la comercialización está prohibida.

Candela García, coordinadora de la organización, explica: “Hacer un seguimiento del precio de las presentaciones comerciales de misoprostol es importante por dos motivos: primero, porque permite analizar la evolución de su costo a lo largo del tiempo. Y, en segundo lugar, para poder comparar la evolución de los aumentos en relación con otras variables, como la inflación y los ingresos. Si el precio aumenta y los ingresos caen, el misoprostol se torna cada vez más inaccesible y eso lesiona el derecho a la salud de las personas que necesitan utilizarlo”.

Evolución de precio 2010-2020

El misoprostol se consigue en farmacias en dos presentaciones. El Oxaprost, producido por Laboratorios Beta, se vende combinado con diclofenac en una presentación de 16 pastillas y está indicado para patologías gástricas. Hasta 2018, a pesar de no ser producido con fines ginecológicos, fue el único medicamento habilitado por Anmat que contenía misoprostol. El otro medicamento es el Misop 200, producido por Laboratorios Dominguez. Se consigue en farmacias con una presentación de 12 pastillas. En julio de 2018 la Anmat aprobó a Domínguez la producción con fines gineco-obstétricos y en octubre de ese año habilitó la venta en farmacias del producto. Salió a la venta al público en noviembre de 2018.

Según el informe, el primer precio del que se tiene registro del misoprostol fue incluido en la primera edición del manual “Todo lo que tenés que saber sobre cómo hacerse un aborto con pastillas”, editado por la organización Lesbianas y Feministas por la Descriminalización del Aborto. Ese material data de 2010 y el precio del Oxaprost aparece en un rango de entre 240 y 320 pesos.

Si se toman como referencia los últimos dos períodos presidenciales, el precio del misoprostol registró una aceleración descomunal entre 2015 y 2019. Mientras que durante la gestión de Cristina Fernández de Kirchner de 2011 a 2015 el precio aumentó un 91%, en la de Mauricio Macri de 2015 a 2019 el aumento fue de 1280%.

De acuerdo con estos indicadores, hoy alrededor de 1,2 millones de mujeres no puede afrontar los costos de una caja de misoprostol. Mientras que el costo mínimo del misoprostol fue de 4828 pesos en marzo de 2020, el ingreso promedio de las mujeres del decil más bajo fue de 3949 pesos en el primer trimestre de este año, es decir, un 18,2% por debajo del costo del medicamento.

Si se compara la evolución de los precios del Oxaprost en los últimos dos períodos presidenciales, se ve que durante la gestión de CFK el aumento estuvo 36% por debajo de la inflación acumulada de todo el período. En el caso de la evolución en la gestión de Mauricio Macri se dio la situación inversa: aun cuando la inflación fue mayor a la registrada entre 2011 y 2015, la suba del Oxaprost estuvo 256,5% por encima del aumento general de precios.

En el caso del Misop 200, su primer precio data del 15 de noviembre de 2018 y fue de 2895,96 pesos. A partir de ese momento, tuvo una evolución similar al Oxaprost, aunque los aumentos registrados estuvieron unos puntos porcentuales por debajo del medicamento de Laboratorios Beta. En 2018 tuvo uno solo aumento en diciembre y 10 subas en 2019.

“La evolución del precio del misoprostol por sí sola no dice nada si no se tienen en cuenta cómo evolucionaron los ingresos en el mismo período. Por eso, si se toma como comparación un ingreso promedio básico de referencia como es el Salario Mínimo Vital y Móvil, se puede analizar qué porcentaje de ese ingreso se destinaría a la compra de una caja de las presentaciones comerciales de misoprostol disponibles en la Argentina”, dicen desde el MISObservatorio.

El primer precio disponible de Oxaprost, que data de 2010, representaba alrededor de un 20% del salario mínimo. Ese porcentaje tocó un mínimo en septiembre de 2015, cuando representó un 9,75%. A partir de ese momento, su crecimiento fue sostenido hasta ubicarse en torno del 50% en diciembre de 2019. La mayor aceleración de esta relación se dio durante 2016. En el caso del Misop 200, la proporción se mantiene estable en torno del 30%. Su primer precio representó un 27% del salario mínimo y siempre se ubicó en esa proporción, con picos de 30,95%.

Las primeras decisiones de Alberto Fernández

Seis días después de haber asumido la presidencia Alberto Fernández, su ministro de Salud, Ginés González García, anunció que se había llegado a un acuerdo con los laboratorios para realizar una baja promedio del 8% en el precio de los medicamentos y que este acuerdo se mantendrían hasta el 1 de febrero de 2020. El 17 de diciembre de 2019, el Oxaprost registró una baja del 8% (por primera vez en toda la serie) y el Misop 200, un retroceso de 10,97% (por segunda vez, ya que en mayo de 2019 había bajado 1%, aunque en junio volvió a subir por encima del valor que tenía antes de bajar en mayo).

El 3 de marzo de 2020 se produjo un nuevo acuerdo “de palabra” con los laboratorios para no aumentar los medicamentos hasta el 30 de junio. Ambos laboratorios respetaron el acuerdo y mantuvieron el precio de sus presentaciones hasta el 2 de junio de 2020, cuando subieron alrededor de un 4%. Ambos volvieron a ajustar el precio al mes siguiente.

Debido a la baja inicial del precio en diciembre y el posterior acuerdo de sostenimiento hasta junio, el aumento acumulado de ambos medicamentos se ubicó en 2020 por debajo de la evolución de la inflación, revirtiendo la tendencia registrada de manera ininterrumpida desde 2015.

Por estadísticas no binarias

Desde el MISObservatorio aclararon que como las series estadísticas oficiales están construidas con criterios binarios y fundamentadas en la asignación del sexo al nacer (femenino/masculino), la comparación por ingresos no releva la realidad de todas las personas que necesitan abortar. “Consideramos fundamental que los organismos de estadística oficiales incorporen la perspectiva de género en el diseño, recopilación y procesamiento de la información”, dijeron.

Recomendaciones del MISObservatorio
  • Incluir al misoprostol en el Plan Médico Obligatorio para garantizar su cobertura gratuita por parte de obras sociales y empresas de medicina prepaga.
  • Alentar la producción pública de misoprostol para bajar el costo en las compras estatales y garantizar el acceso gratuito en el sistema público de salud a todas las personas que lo necesiten.
  • Habilitar a través de ANMAT a los laboratorios públicos que produzcan misoprostol para que puedan proveer a Nación, provincias y municipios, lo que generaría beneficios fiscales para todos los distritos del país.
  • Favorecer los acuerdos de precios entre el Estado y los laboratorios y empresas farmacéuticas, con controles por parte de la Secretaría de Comercio.
  • Promover el establecimiento de precios de referencia de misoprostol que puedan ser recalculados acorde a los contextos inflacionarios y que se constituyan como una herramienta tanto para controlar segmentos monopólicos y oligopólicos como para promover la competencia genérica.
  • Incentivar la producción y comercialización de misoprostol para fomentar la competitividad y evitar la formación de precios monopólicos y oligopólicos.

Para conocer el informe completo: https://www.misobservatorio.org/2020/08/02/monitoreo-de-precios/

Aborto legal: Santa Fe ofreció proveer misoprostol al resto del país

 

Santa Fe: el misoprostol fabricado por el Estado llega a los centros de salud

Comentarios