Ciudad

En 2017, más motos al corralón

Siniestros viales: falta de casco sigue siendo un problema

Los controles de tránsito se intensificaron, llegando a 100 mil en todo el año. Preocupa que el 50 % de las víctimas de la provincia fueron motociclistas.


En 2017 el municipio mandó 4841 motos al corralón municipal porque los conductores o acompañantes no tenían el casco puesto. Según los datos de la Secretaría de Control y Convivencia, los infractores fueron un 43,7 por ciento más que los detectados en controles de tránsito en 2016, cuando los conductores o acompañantes sin protección llegaron a 3367. Los controles también aumentaron. El año pasado fueron 100 mil, 20 mil más que en 2016. De acuerdo con un informe de la Agencia Provincial de Seguridad Vial, sólo el año pasado hubo 460 muertes en siniestros viales en Santa Fe. La mitad iba en moto y la mayoría no tenía casco. La semana pasada la Municipalidad lanzó una campaña de prevención en los estacionamientos de La Florida. Buscan concientizar sobre el uso de casco dando a conocer las estadísticas.

Según el director de Tránsito, Gustavo Adda, desde 2014 los controles de tránsito en la ciudad se intensificaron con el objetivo de reducir las tasas de siniestros. Los controles, explicó, son acompañados con concientización. “Cuando detectamos un conductor sin casco se le secuestra la moto y tiene que ir al curso, que son cuatro horas en las que hablamos de la mortalidad y el riesgo que es para él y los demás no usar casco. El problema no es la moto, sino los conductores que manejan sin la conciencia de que no usar el casco pone en riesgo la vida”, opinó Adda. Las capacitaciones están a cargo de personal de tránsito y también participan familiares de víctimas de siniestros viales.

De acuerdo con el funcionario, en 2014 la mayoría de las motos que paraban en los controles iba al corralón por la infracción de no uso de casco. La cifra bajó año a año a la par que aumentaban los controles. Actualmente un 20 por ciento de los controlados son sancionados. En total, el año pasado hicieron alrededor de 100 mil controles. El 40 por ciento fue de motos. Los inspectores remitieron al corralón 4841 motos, 1474 más que en 2016, cuando los controles fueron 82 mil.

Adda aclaró que el uso de casco varía según la época del año, la zona de la ciudad, el clima y los horarios del día. En invierno el uso puede llegar al 70 por ciento y en verano cae. De lunes a viernes de 10 a 16 el uso en el centro de Rosario alcanza el 70 por ciento. Fuera de esos horarios el promedio de uso es de entre el 40 y 45 por ciento.

Para reforzar la concientización en la temporada estiva, desde la Secretaría de Control lanzaron una campaña en la Florida. Los promotores conversan con las personas que llegan a estacionar en moto, les dan estadísticas y una calcomanía con su grupo sanguíneo. “El mensaje es que no derramen su sangre en vano. Nadie es inmune al siniestro. La precaución es la clave”, dijo Adda. Recordó que el uso del casco es obligatorio para el conductor y el acompañante, que no puede ser menor de 10 años.

 

Siniestralidad en Santa Fe

 

Días atrás el ministro de Seguridad, Maximiliano Pullaro, presentó los resultados de un informe del Observatorio de Seguridad Vial. De acuerdo con los datos, en 2017 hubo unos 430 muertes en siniestros, contra 491 de 2016. La mayoría de las víctimas tenía entre 19 y8 y 29 años y el eran motociclistas.

En 2013 la provincia llegó un pico de 732 muertos. Durante el año 2015, la siniestralidad vial con lesionados y fallecidos mostró una meseta respecto al año 2014, así como también en la cantidad de personas fallecidas siendo los parámetros de un año y el otro muy similares. En cambio, entre los años 2015 y 2016, exhibe una baja importante, tanto en los índices como en los números absolutos.

Si te gustó esta nota, compartila