Ciudad, Edición Impresa

Comunicación móvil

Empresas piden 20 antenas más

Frente a las críticas por el mal servicio, las compañías de telefonía celular pidieron autorización para, en una primera etapa, instalar las torres que se sumarán a las 140 ya existentes. El Programa Antenas del municipio ya le dio el visto bueno.


Las empresas de telefonía celular solicitaron permiso para colocar 20 antenas que se sumarían a las 140 ya existentes en la ciudad para mejorar un servicio que viene mostrándose como deficiente desde hace años y que empeoró de manera sistemática con el correr del tiempo. Según informaron a este diario desde el Programa Antenas del municipio, esos pedidos tienen aprobación preliminar y están siendo sometidos a un estudio de factibilidad para luego avanzar en las otras etapas. La contratara de esto es que no se esperan grandes mejoras para los usuarios porque son necesarias más inversiones.

Cabe recordar que en mayo de este año las gigantescas compañías se habían comprometido en el Concejo Municipal a mejorar la calidad del servicio tras reunirse con funcionarios de distintas áreas. Por su parte, desde la Oficina Municipal de Defensa del Consumidor recordaron que los celulares están al tope de los reclamos y que evalúan volver a convocar a las firmas. En la delegación local de la Comisión Nacional de Comunicaciones (CNC) informaron que es inminente la llegada de un importante relevamiento donde se mostrará cómo está funcionando actualmente el sistema en Rosario.

El coordinador del Programa Antenas, Juan Furch, destacó que los pedidos de sumar antenas están hechos por parte de las compañías y que se está avanzando rumbo a su colocación. “Van a ayudar a que haya alguna mejora en el servicio pero la cuestión a resolver es más profunda y eso se maneja desde la CNC, que es quien controla la prestación del mismo”, subrayó.

A partir de una ordenanza votada en 2008, la ciudad quedó dividida en 3 zonas para la colocación de antenas. “La zona 1 está comprendida por 27 de Febrero, avenida Francia y el río; sólo se permiten estructuras de hasta cuatro metros ancladas en edificaciones ya existentes. La zona 2, que comprende al resto de las áreas urbanizadas, se permiten monopostes que son las antenas más grandes que en general están pintadas de blanco y rojo. Después está la zona 3 que es la periferia o las zonas no urbanizables donde se permite la colocación de los mástiles arriostrados, sin límite de altura”, agregó el funcionario.

Las etapas que deben cumplirse para la colocación de las antenas son cuatro. Primero está la factibilidad de instalación, después el permiso de instalación, luego viene el final provisorio de instalación y por último el definitivo de instalación. “En la actualidad los pedidos realizados por las compañías están en la primera etapa, es decir en el estudio de factibilidad.

Luego tendrán que ir pasando por las otras etapas hasta llegar a la última donde es la CNC la que da el visto bueno final y de la cual también participa personal de la Fuerza Aérea”, indicó Furch.

Respecto a las prohibiciones que rigen a la hora de colocar antenas, no se permite la instalación de estructuras soporte e infraestructuras asociadas en inmuebles donde funcionen centros de Salud en todas sus escalas, geriátricos, residencias de ancianos, establecimientos educacionales de cualquier nivel, jardines de infantes, clubes e instituciones intermedias, plazas y parques. En los inmuebles pertenecientes a centros de salud en todas sus escalas se permitirán únicamente los sistemas radioeléctricos propios.

Por último –y sobre la salud y los posibles riesgos que las antenas pudieran provocar a la población–, el coordinador del programa aclaró que se pide una medición antes de que se pongan las estructuras y una después. “Primero se pide una medición para  establecer la factibilidad y la que se pide después es una exigencia de medición anual que le requerimos a las empresas”, concluyó.

“Hablar por celulares es difícil”

Hacer una llamada o recibirla por teléfono celular es una misión cada vez más difícil en determinadas –y cada vez más– áreas de la ciudad. El director de la Oficina Municipal de Defensa del Consumidor, Alberto Múñoz, recordó que los reclamos sobre los servicios de telefonía están “en el tope del ranking” por parte de los usuarios y que dentro de ese rubro los celulares son los que presentan más problemas. “Sabemos que se hicieron pedidos para la colocación de antenas pero seguimos notando que lo que se ofrece es deficiente”.

Hace algunos meses se realizó una reunión donde fueron convocados representantes de las empresas, quienes escucharon los reclamos por parte de funcionarios tanto provinciales como municipales de distintas áreas. “La verdad es que esto ya hace bastante tiempo y no hemos tenido mayores novedades. Es por eso que lo que vamos a solicitar es una nueva convocatoria para ver en qué se avanzó, qué hace falta y si es suficiente”, señaló.

Comentarios