Asociativismo

Cooperativas en Batán

El trabajo solidario cambia las estructuras carcelarias

Los internos de la Unidad Penal N° 15 entregaron de las primeras sillas anfibias para que personas con discapacidad puedan disfrutar de playas y mar. Es un proyecto de inclusión del Área de Cooperativismo en Contextos de Encierro y Liberados de la federación Fecootra


“Para la libertad sangro, lucho, pervivo”
(Miguel Hernández)

En la primera quincena de febrero, los internos de la Unidad Penal N° 15 de Batán (provincia de Buenos Aires) entregaron de las primeras sillas anfibias para que las personas con discapacidad puedan disfrutar de las playas y el mar. El mobiliario fue producido por los trabajadores de la economía social en el marco del proyecto de capacitación e inclusión que el Área de Cooperativismo en Contextos de Encierro y Liberados (Accel) de la Fecootra (Federación de Cooperativas de Trabajo) que lleva adelante en el penal junto a la ONG Cambio de Paso (entidad que se encuentra trabajando en el proyecto en actividades de inclusión a través del deporte y del trabajo), con el apoyo del Rotary Club de la balnearia localidad de Santa Teresita.

La colaboración entre Accel- Fecootra y Cambio de Paso comenzó con la firma de un convenio entre ambas instituciones mediante el cual los técnicos del Accel ingresaron al penal para realizar una capacitación en cooperativismo y proyectos productivos junto al Ministerio de Producción de Mar del Plata.

El trabajo de capacitación se extendió durante el 2017, finalizando su primera etapa con un acto el 30 de noviembre pasado, en el cual se compartieron experiencias de trabajadores que recuperaron su libertad liberados, quienes relataron sus procesos de inserción laboral cooperativa, cambiando las prácticas delictivas por proyectos productivos.

En tanto, la segunda etapa del proyecto, que se inició en diciembre del año pasado, consistió en la implementación de un proyecto productivo concreto, llevado adelante por los internos del penal de Batán.

En este contexto, el Rotary Club de Santa Teresita acercó la propuesta de fabricación de sillas anfibias para personas con discapacidad motriz, colaborando también en la provisión de materiales y la capacitación técnica, trabajo que se comenzó a concretar durante enero y febrero con la entrega de las primeras tres sillas.

El próximo objetivo del proyecto es contar con el apoyo de las autoridades provinciales para lograr que los municipios con balnearios adquirieran las sillas para todas las playas de la costa bonaerense y que los internos por su parte reciban una remuneración justa por el trabajo que realicen, “preparándolos, así, para la vida en libertad con el trabajo digno y el cooperativismo como herramienta de inclusión social”, señalaron desde Fecootra.

El comunicado de la federación agrega: “Seguimos trabajando junto a las y los compañeros que se encuentran en contextos de encierro, creando nuevas herramientas y espacios que les permitan tener una opción superadora, colectiva y solidaria al momento de recuperar su libertad física”. Toda una declaración de principios.

Si te gustó esta nota, compartila