Edición Impresa, Política

El PJ rechaza acusación de querer perjudicar al gobierno

Monti aseguró que si hubiesen querido desfinanciar a la provincia no habrían dejado 1.800 millones de pesos

La Legislatura sigue en el ojo de la tormenta por la reforma impositiva.(Foto: Prensa Gobernación)
La Legislatura sigue en el ojo de la tormenta por la reforma impositiva.(Foto: Prensa Gobernación)

Tras la votación en el Senado del paquete oficial de presupuesto, reforma fiscal y solicitud de endeudamiento –que dejó patas para arriba la iniciativa enviada por la Casa Gris y aprobada en Diputados–, el PJ salió a defender su posición y rechazó las críticas del Frente Progresista. “Si el peronismo hubiese querido perjudicar al gobierno o desfinanciar la provincia, jamás hubiese dejado en caja un ahorro de 1.800 millones de pesos para que el socialismo comience con una gestión ordenada, transparente y, por sobre todo, rica”, dijo ayer el diputado reutemista Alberto Monti.

Un día antes, el jefe de la bancada oficialista de la Cámara baja, el socialista Raúl Lamberto, aseguró ante la consulta de este diario que el proyecto tal cual lo aprobó el Senado el miércoles último “es invotable”, y acusó al peronismo santafesino de “volver a los 90” por su decisión de no gravar con Ingresos Brutos a la actividad industrial y la construcción, exentas desde 1993.

El encargado de responderle fue el diputado reutemista Alberto Monti, quien ayer aseguró que “es evidente que no hay argumentos técnicos ni legales para defender el engendro de impuestazo que pretendían aplicar, y entonces la única vía que le queda al gobierno socialista es la descalificación mediática a la oposición”.

Para el legislador del bloque Santa Fe Federal “no es razonable que ante cualquier disenso con lo que propone el socialismo, para el gobierno de Hermes Binner sea un acto golpista o una intención de desfinanciar a la provincia”. Monti agregó que “no existe en este momento posibilidad de diálogo o discusión de ningún tema, porque ignoran completamente las advertencias que desde el peronismo se vinieron haciendo”.

Para rechazar la acusación oficialista acerca de que el PJ quiere ponerle palos en la rueda en la gestión, el diputado Monti dijo: “Si el peronismo hubiese querido perjudicar al gobierno o desfinanciar la provincia jamás hubiese dejado en caja un ahorro de 1.800 millones de pesos para que el socialismo comience con una gestión ordenada, transparente y, por sobre todo, rica”.

“Afortunadamente desde el Poder Legislativo se está tratando de poner un freno a la voraz reforma del sistema tributario que el gobierno pretendió aplicar atentando contra el bolsillo de los santafesinos para continuar con el despilfarro”, añadió el diputado.

El miércoles pasado la mayoría justicialista en el Senado echó por tierra la ambición oficial de contar con una reforma fiscal que denomina “armonización tributaria” –por cuanto igualaría impositivamente a Santa Fe con las otras provincias de la Región Centro– y que la oposición no duda en llamar “impuestazo”.

Pero las diferencias entre uno y otro proyecto no son semánticas sino políticas. Tanto las gestiones reutemistas como obeidistas se negaron a modificar la estructura impositiva de la provincia, que el Frente Progresista quiere cambiar desde que llegó a la Casa Gris.

Así, en Diputados –donde el oficialismo tiene mayoría– se aprobó el proyecto elaborado por el equipo económico del ministro Ángel Sciara, que grava con Ingresos Brutos a la actividad industrial y a la construcción, crea una sexta cuota de la patente automotor y estipula incrementos en los inmobiliarios rural y urbano, además de aumentar el impuesto a los Sellos.

En esa Cámara el justicialismo elaboró un dictamen en minoría, que los senadores de ese partido retomaron y al que le introdujeron algunas variantes, como desechar el piso de 60 millones de pesos de facturación de la industria y la construcción para gravarla con Ingresos Brutos. En cambio, plantearon que el impuesto se les cobre a las casas de juegos de azar y las empresas extranjeras. E insistió con su proyecto para establecer una amplia moratoria fiscal. Esta semana, cuando Diputados retome la discusión, se sabrá qué ocurrirá con la meneada reforma impositiva santafesina.

Comentarios