Ciudad

Inédito caso de reparación histórica

El Estado le pidió perdón a una chica que fue abusada

Tiene 25 años y arribó desde Reconquista después de que la Justicia dejó en libertad al padre. Fue el primer caso en llegar a la ONU.


Las disculpas públicas se concretaron en la mañana de este viernes 24 de agosto. Foto: Juan José García.

CER (esas son las iniciales de la joven) pidió hablar. La chica de 25 años quiere contar cómo vive desde que abandonó la ciudad de Reconquista para mudarse a Rosario. No es la primera vez que habló. A los 19 denunció a su padre porque abusaba de ella desde los 13. También de sus hermanas. En 2011, la Justicia de Reconquista lo procesó por abuso sexual con acceso carnal agravado, pero un año después el juez Nicolás Muse Chemes lo absolvió. Ese mismo año la Cámara de Apelaciones en lo Penal de Vera ratificó el fallo. CER y las hermanas se enteraron por los medios de comunicación. Ella fue la única que decidió continuar con la denuncia y, acompañada por entidades de mujeres, elevó el caso a los tribunales internacionales para convertirse en el primero en el país en llegar a la Organización de Naciones Unidas (ONU). El organismo internacional le dio la razón. La Justicia había actuado en forma machista y no escuchó a la víctima. Hace cuatro años, el gobierno santafesino resolvió otorgarle a CER una reparación histórica; le dio un trabajo y una casa. En paralelo, la provincia también impulsó la capacitación de los integrantes del Poder Judicial en perspectiva de género. Mientras que este viernes, a las 11, en un acto en la Sede de Gobernación -del que participaron el gobernador Miguel Lifschitz y agrupaciones de mujeres y derechos humanos- CER recibió disculpas formales en nombre del Estado.

“Las disculpas son un antes y un después, en especial para la Justica del norte de la provincia donde hay un índice elevado de abusos. Sólo en Fiscalía tenemos una denuncia por día. La Justicia tiene un marcado machismo. Pedimos esté atenta y esta reparación les dice que los estamos mirando”, dijo a El Ciudadano, Soledad Salazar, presidenta del Concejo municipal de Reconquista.

Foto: Juan José García

Empoderada

El año pasado CER terminó el secundario en Rosario. En la actualidad cría a su hijo de 5 años, y trabaja en la administración pública. Para el año próximo quiere anotarse en la carrera de Trabajo Social. “Antes era introvertida y este proceso la afianzó mucho. Se empoderó y tuvo un gran crecimiento personal”, contó Salazar.

CER vive en Rosario desde hace seis años. Tuvo que dejar su casa en Reconquista después de que la Justicia liberara al padre, quien la había violado durante años.

El hombre de 50 años abusaba de ella y de todas sus medio hermanas de manera sistemática y repetida. Cuando CER tenía 17 lo denunció en la Justicia junto a una de ellas. El juzgado en lo Penal de Instrucción del Distrito Judicial Nº 4 de Reconquista procesó al padre por abuso sexual con acceso carnal agravado, reiterado en número indeterminado de veces.

Un año después, el juez de Sentencia en lo Penal de Vera Nicolás Muse Chemes lo absolvió y cinco meses después la Cámara de Apelaciones en lo Penal de Vera ratificó la sentencia. El hombre había dicho que las hijas lo denunciaron porque era un padre severo. Estuvo 9 meses en prisión y salió en libertad. En el barrio decían que era un puntero político. Cuando regresó a la casa mató unos chanchos y una vaca que tenía en el campo e invitó a todos los vecinos a celebrar. En la actualidad sigue en la calle y vive de changas.

CER supo de la resolución a través de los medios de comunicación. Se contactó con organizaciones de mujeres y revisaron el expediente. En el caso trabajaron Soledad Salazar, la psicóloga Graciela Sosa y la concejal Norma López, junto a Viviana Della Siega y Susana Chiarotti, quienes habían llevado adelante un planteo sobre una reparación histórica en Chaco. Para ellas, la sentencia se basó “en concepciones discriminatorias, estereotipos de género y mitos sobre la violación”. Por eso, iniciaron acciones legales al Estado provincial y nacional.

También llevaron el caso ante el comité que vigila la aplicación de la Convención sobre la eliminación de todas las formas de discriminación contra la mujer (Cedaw), de la ONU, en Ginebra. El organismo internacional admitió la causa donde trabajaron el Concejo Nacional de la Mujer, la Secretaría de Derechos Humanos de la Nación, la Cancillería, y las secretarías de Derechos Humanos y Desarrollo Social.

La reparación

En diciembre de 2014 el Consejo Nacional de la Mujer se reunió en Buenos Aires para acordar una agenda de reparación para CER. El pedido tiene varias instancias: darle casa y trabajo a la chica que tuvo que irse de su hogar y su ciudad, capacitar al Poder Judicial en perspectiva de género, a los medios de comunicación sobre el tratamiento de niños, niñas y adolescentes y abuso sexual con perspectiva de género, investigar a los jueces, fiscales y trabajadores judiciales que intervinieron en el caso y, por último, que el Estado le pida disculpas públicas a la víctima.

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios