Edición Impresa, Policiales

Fisherton Sur

El día de furia de un policía

Un sumariante sometió a una brutal paliza a dos hermanos detenidos, uno de ellos menor de edad. La defensa pública presentó un habeas corpus en el mismo momento que el policía acusado estaba siendo imputado por balear a su mujer.


Dos hermanos de 17 y 22 años denunciaron una golpiza por parte de un sumariante en el calabozo de la subcomisaría 22ª y el caso de violencia policial llevó a la Defensoría Pública a presentar un habeas corpus para resguardarlos. Lo sorprendente fue que cuando se llevaba a cabo la audiencia en Tribunales, en una sala contigua el policía denunciado estaba siendo imputado por dispararle a su mujer. Los dos delitos fueron cometidos en menos de 24 horas, entre la tarde del viernes y la madrugada del sábado.

El uniformado ya tenía dos causas por violencia de género y contaba con carpeta psiquiátrica, pero ninguno de estos antecedentes impidió que cumpliese funciones en la seccional del oeste de la ciudad. Según fuentes judiciales, después de la audiencia por violencia contra su pareja quedó internado en la clínica Alem por problemas psiquiátricos.

El policía involucrado en los dos hechos de violencia que se desataron en menos de un día se llama César Martín R., tiene 37 años y hasta el último fin de semana se desempeñaba como sumariante en la subcomisaría 22°, en Fisherton Sur.

El viernes pasado al mediodía, personal de esa seccional detuvo a Jonatan C., de 22 años, y a su hermano de 17, por un intento de robo a dos operarios de la EPE en Urizer y Filibert. Los dos jóvenes fueron llevados a la comisaría, Jonatan quedó detenido por orden del fiscal Patricio Serjal, mientras que su hermano fue liberado pocas horas después. Al llegar a su casa, el menor contó a su familia que habían sido golpeados por el sumariante en el calabozo.

Cuando fue notificado de la detención de Jonatan, el defensor público Mariano Bufarini fue a la sub 22ª y allí encontró a la familia del muchacho, que le contó de la golpiza. El abogado se entrevistó con el joven detenido, que tenía moretones en todo el cuerpo y heridas causadas por un elemento punzante. Además, tenía un brazo enyesado de una lesión previa que estaba prácticamente roto debido a los golpes, que fueron presenciados por otros reclusos que estaban en el calabozo.

Enseguida, Bufarini presentó un recurso de habeas corpus para resguardar a Jonatan y se comunicó con el fiscal Serjal para que solicitar la revisión médica, el traslado a otra comisaría y la apertura de un sumario administrativo contra César Martín R.

El domingo a la mañana en una audiencia en la Sala 4 de Tribunales, el juez Hernán Postma aceptó el recurso y dispuso que por su seguridad Jonatan quedase alojado en la comisaría 12ª, a la espera de su imputación. A su vez, ordenó que se inicie una investigación por apremios y tortura.

Pero lo sorprendente es que en ese mismo momento el funcionario policial César Martín R. estaba siendo sometido a una audiencia imputativa en la Sala 5, a cargo de la jueza Irma Bilotta. El uniformado había quedado detenido el sábado a las cinco de la madrugada, cuando desde su auto le disparó a su mujer con el arma reglamentaria, frente a su casa en Obnes al 4200. Según fuentes judiciales, este no era el primer episodio violento: ya tenía dos antecedentes por violencia de género y carpeta psiquiátrica.

En la audiencia, César Martín R. quedó imputado por lesiones leves agravadas por el uso de arma de fuego, en el marco de la investigación de la fiscal de flagrancia Silvia Castelli.

La jueza ordenó que sea liberado y que quede internado en la clínica Alem debido a sus problemas psiquiátricos. En tanto, dictó una orden de restricción de acercamiento a su mujer y dio intervención a Asuntos Internos y a la oficina de Oficina de Violencia Institucional y Corrupción Policial.

Antecedentes

En junio del año pasado, la cúpula de la subcomisaría 22ª fue removida en su totalidad por incumplimiento de los deberes de los funcionarios públicos, cuando se descubrió que un detenido por homicidio contaba con privilegios como acceso a internet, celular y teléfono en una especie de “calabozo vip”.

Comentarios