InfoWeb

Consejos Técnicos

El celular y el baño no son enemigos, pero pasan cosas

Siete de cada diez argentinos van al baño con su smartphone corriendo un gran riesgo ¿Qué hacer cuando nuestro teléfono cae al inodoro?


Cuando uno es padre o madre el baño se transforma en uno de los pocos lugares en el que se puede estar tranquilo para leer las últimas noticias que aparecen en el celular.  Leer las actualizaciones de Facebook o Instagram en el baño ya no es algo raro o vergonzante. Antes llevábamos revistas, y ahora nuestro compañero inteligente nos acompaña.  No importa el motivo, e incluso si no lo admite, hay muchas posibilidades de que use su teléfono mientras está en el baño.

Un test de la empresa Motorola revelo que el 70% de los argentinos con teléfonos inteligentes lo llevan al baño.

El test  contó con la participación de 46 mil argentinos, de los cuales el  66% revisa siempre su smartphone antes de levantarse de la cama.

Además el 61% de los encuestados dijo que  permaneció en el baño más tiempo de lo necesario para terminar de leer una nota de algún diario digital o algún post nuevo de Facebook.

Por supuesto, el mayor peligro de usar el teléfono en el baño es que podría caerse al inodoro. En el momento del estudio realizado por Motorola, el 9% de las personas admitió haber dejado caer un teléfono en el inodoro, mientras que otro estudio realizado por Samsung encontró que el 19% de las personas informaron haber experimentado este mismo error. Pero estas cifras pueden ser un poco bajas, porque a las personas les resulta difícil admitir que han dejado caer sus teléfonos en un lugar tan desagradable.

La pregunta no es cuántas personas han dejado caer sus teléfonos en el inodoro. La verdadera pregunta es: ¿qué hacer si esto sucede? Definitivamente hay algunas cosas que no debes hacer, y solo un método probado y verdadero para salvar su teléfono húmedo.

 

El problema de dejar caer el teléfono en el inodoro

El peor problema que tendrá si deja caer el teléfono en el inodoro es el daño causado por el agua. La mayoría de las personas piensa que el agua es un problema solo cuando el teléfono está mojado, pero esa es una suposición incorrecta. Cada vez que un teléfono inteligente se sumerge en líquido, el agua se abre paso fácilmente entre los componentes internos y debajo de la pantalla y deja impurezas que dañan el interior del aparato. Por otro  el agua actúa como un conductor eléctrico que transporta la corriente y crea cortos.

Si piensa que dejar que el teléfono se seque de forma natural es la mejor opción, esta errado, ya que sin el método de secado adecuado, el agua dentro del teléfono eventualmente conducirá a la corrosión: los minerales del agua comienzan a afectar lentamente los componentes internos del teléfono, al igual que el óxido en un automóvil.

Incluso si el teléfono estaba apagado cuando lo dejó caer en el inodoro, puede sufrir daños eléctricos.

 

No intente estos métodos de secado de teléfono

La gente se desespera tanto por rescatar sus celulares después de caerse en el inodoro, que intentan cualquier método que encuentren en internet para secarlos. Pero algunos de estos métodos en realidad causan más daño al teléfono que el daño inicial causado por el agua.

Bajo ninguna circunstancia, coloque su teléfono inteligente en el microondas para secarlo después de que se caiga al inodoro. Ningún objeto de metal debe colocarse en un microondas porque provocará un incendio. Los teléfonos inteligentes tienen una gran cantidad de metal y colocarlos en el microondas no solo es peligroso, es por decirlo técnicamente, una tontería.

No coloque su teléfono mojado en arroz crudo. El mito del arroz ha existido por mucho tiempo, pero en un estudio reciente de la empresa Huawei se descubrió que el arroz crudo era la peor de las siete opciones que probaron para secar un teléfono. Si el arroz absorbe parte del agua en el exterior de su teléfono, se vuelve pegajoso y pone en cortocircuitos los conectores externos como el de carga o en el peor de los casos si el teléfono está abierto podría poner en corto la batería y hacerla explotar.

Tampoco coloque su teléfono mojado en el freezer.  Al  colocar un teléfono mojado en el congelador el agua se convertirá en hielo, que se derretirá tan pronto como retire el teléfono del congelador. El agua se dilata cuando se congela y podría terminar rompiendo la pantalla de su celular u otros componentes. También es importante tener en cuenta que la temperatura extremadamente baja puede reducir la duración de la batería.

 

El mejor método para guardar el teléfono

Lo mejor que puede hacer después de dejar caer el teléfono en el inodoro es apagar el teléfono inmediatamente (si está encendido) y secarlo con toallas limpias y secas. Retire la batería (si puede), la tarjeta SIM y cualquier otro componente externo, como auriculares. Seque la batería lo más rápido que pueda, también. Quitar tantos componentes como sea posible ayuda a que su teléfono comience a secarse naturalmente, a medida que el aire se abre paso por los puertos abiertos. Si su teléfono no tiene una batería extraíble (muchos dispositivos son así ahora), póngalo  en una posición vertical que permita que drene el exceso de agua.

También es fundamental que evite presionar los botones de tu teléfono. Si bien puede ser tentador intentar encenderlo para ver si todavía funciona, no lo haga. Al presionar los botones aumenta el riesgo de forzar el ingreso de agua al teléfono.

Finalmente, lleve su teléfono a un servicio técnico que tenga una máquina Redux . Estas máquinas están especialmente diseñadas para secar el teléfono quitándole todo el líquido. Redux proporciona un proceso de secado electrónico que implica calor y presión, y no dañará su teléfono, ni lo derretirá, ni lo quemará. El proceso generalmente toma menos de una hora y elimina el 100% del líquido el 100% del tiempo. Lo mejor de todo es que Redux conserva sus datos, fotos y contactos para que tu teléfono pueda sobrevivir por completo a su caída inesperada y desafortunada en el inodoro.

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios