Política

Las cifras del Indec

El 60% de los asalariados no cubre la canasta básica

Según las escalas de ingreso individual, seis de cada diez asalariados, más de 8,3 millones de personas, tenían ingresos mensuales en el primer trimestre de 2018 entre 15.000 y 16.200 pesos, mientras la Canasta Básica Total tenía en marzo pasado un costo de 17.867 pesos.


El 60% de los asalariados y el 40% de los hogares no llegan a cubrir el costo de la canasta básica que determina el umbral de pobreza, según reveló el informe sobre Evolución de la Distribución del Ingreso del Indec para el primer trimestre del año.

Los números no dejan de ser alarmantes porque se trata de un recorte temporal previo a la crisis cambiaria y a la devaluación del peso, lo que hace augurar que incluso empeorarán en la próxima medición.

Según las escalas de ingreso individual, seis de cada diez asalariados, más de 8,3 millones de personas, tenían ingresos mensuales de entre 15.000 y 16.200 pesos, mientras la Canasta Básica Total tenía en marzo pasado un costo de 17.867 pesos.

De acuerdo con las escalas de ingresos, alrededor de 899.280 hogares tenían ingresos entre 16.000 y 20.000 pesos, y llegaban parcialmente a cubrir el costo de la canasta que define el nivel de pobreza.

El informe oficial, realizado sobre la base de datos de la Encuesta Permanente de Hogares, registró que hasta el decil sexto, que reúne al 60% de la población de los 31 aglomerados urbanos relevados por el Indec, tenían ingresos promedios de 15.381 pesos con descuento jubilatorio, por debajo del costo de esa canasta.

También los hogares hasta el cuarto decil, tenían un promedio de ingresos totales de 18.234 pesos, apenas por encima del valor de la canasta que define en el nivel de pobreza.

En el primer trimestre del año pasado el ingreso promedio para los asalariados era de 12.019 pesos, por lo que se produjo una mejora del 27,9%, mientras que el ingreso total de los hogares era de 13.876 pesos, por lo que se registró un aumento interanual del 32%.

Pese a que ambas mejoras se ubican por encima de la inflación promedio desde el primer trimestre del año pasado, aún hoy cuatro de cada diez hogares y seis de cada diez asalariados no reúnen ingresos suficientes para hacer frente a una canasta mínima de gastos.

En el primer decil de ingresos individuales por asalariado, donde se ubica la población con menores ingresos, los recursos promedios eran de 3.458 pesos mensuales para un trabajador con descuento jubilatorio, en el primer trimestre de este año.

En el mismo período, el decil diez, es decir el sector de la población con mayores ingresos el ingreso individual se ubicó en una media de 42.905 pesos, es decir un 1.140% más que el sector más pobre de la población.

Según el ingreso total de los hogares en el sector con menores ingresos, los recursos promedios en el primer trimestre del año pasado eran de 5.965, lo que significó un 1.475% menos que los ingresos del sector más rico de los hogares, que tuvo ingresos promedios totales de 93.998 en igual período de este año.

Empeoró la distribución

Además, el Indec informó que en el primer trimestre del año empeoró la equidad de la distribución del ingreso.
Según muestra el Indec, el coeficiente de Gini exhibió 0,440 puntos en los primeros tres meses del año, en comparación con los 0,437 del mismo período del año pasado.

Los niños, la mayor deuda

El Barómetro de Deuda Social de la Infancia, que realiza la Universidad Católica Argentina (UCA), determinó en su último informe que el 48,1% de los niños y niñas en la Argentina viven en condiciones de pobreza. Además, relevó que el 33,8% desayuna, almuerza y merienda en comedores escolares o barriales.

El informe de la UCA desnuda los efectos de las políticas de ajuste del gobierno nacional sobre la población más vulnerable. Según el barómetro, apenas el 38,5% recibe los 1.577 pesos correspondientes por la Asignación Universal por Hijo.

En tanto, el 28,1% de niños y niñas viven en hogares con necesidades básicas insatisfechas y que, como consecuencia de ello, el 33,8% desayuna, almuerza y merienda en comedores escolares o de organizaciones barriales.
En lo que va del año, aumentó casi un 8% la cantidad de chicos y chicas que tienen que acudir a las escuelas o comedores para poder alimentarse.

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios