Edición Impresa, Espectáculos

Tradición y Vanguardia

Dos noches para disfrutar de la singularidades de Tonolec

El reconocido dúo que integran Charo Bogarín y Diego Pérez, acompañados por el percusionista Lucas Helguero, regresa a la ciudad con su colorida mixtura entre los cantos de los pueblos originarios y los dispositivos de la música electrónica.


“Tonolec es una expresión artística y musical que nace con la impronta de integrar dos universos: la cultura qom y la cultura contemporánea; lo ancestral con lo moderno”. Así define Charo Bogarín el proyecto que comparte con Diego Pérez, dúo que llegará nuevamente a la ciudad acompañado por el percusionista Lucas Helguero. Tonolec tocará una vez más en Rosario mañana (con entradas agotadas) y el martes, a partir de las 21, en el Distrito Siete (D7, Ovidio Lagos 790).

El repertorio de la formación reúne canciones tradicionales que les fueron transmitidas directamente por los ancianos de la comunidad qom del Chaco y por los coros de niños de las comunidades Mbya Guaraní de Misiones. Charo y Diego son compositores y productores artísticos de toda la obra que traerán a la ciudad para compartir con su público rosarino.

“Siempre decimos que oficiamos de puente entre este universo de cultura antigua, de lenguas ancestrales, de tradiciones arraigadas, con quienes hasta hace poco no tenían ni idea de que existían los qom”, dijo Charo en una entrevista con El Ciudadano, quien orgullosa admitió, en ese mismo diálogo, que el grupo supo despertar curiosidad en muchos, empujándolos a investigar. “Claramente, lo que nos pasó como sociedad, es que nos dimos cuenta de que existían los pueblos originarios, porque quienes no conocían estas culturas por una proximidad geográfica, tenían una cultura muy de libro, y hasta incluso muy romántica, imaginándolos con taparrabos o desnudos por la selva o el bosque. Y nuestro trabajo musical ha tenido que ver con este cambio en el tejido social, en relación con la mirada que se tiene sobre estos pueblos, visibilizándolos, sabiendo y tomando conciencia de que ellos son parte viva del tejido social y de nuestra cultura. Creo que también ha sumado el hecho de exponerlos desde una mirada no lastimosa o de pena sino desde el orgullo, y diciendo que ellos están, que su cultura está viva y que tienen mucho para enseñarnos; por encima de todo, más allá de su arte y su cultura, tienen para enseñarnos sus valores”, detalló la cantante.

Hasta el momento, el dúo lleva editados los discos Tonolec (2005), Plegaria del árbol negro (2008), Los pasos labrados (2010) y Cantos de la tierra sin mal (2014), además del  reciente La Celebración, en el que recorren sus últimos diez años de su música en un CD y un libro, material que se conoció en una edición de colección.

“A la hora de mostrar nuestra música en público, entramos en un estado particular de concentración y goce que contagia a la gente”, supo definir Charo acerca de las presentaciones en vivo. “Hay mucha carga ancestral y de ceremonia en nuestros recitales. Con los cantos en lengua qom no entendés lo que se expresa literalmente, pero vibrás con las palabras y con los sonidos”, agregó finalmente.

Comentarios