Espectáculos

Detalles del Cirque du Soleil

Dos ex Soda Stereo pasaron por Rosario

En uno de los salones del hotel Ros Tower, Charly Alberti y Zeta Bosio hablaron de la obra Sep7imo día–no descansaré, que desembarcará en agosto y está inspirada en la música del trío más emblemático del pop-rock de Iberoamérica.


los ex Soda Stereo Zeta Bosio y Charly Alberti pasaron este jueves por Rosario para adelantar detalles de Sep7imo día–no descansaré. Foto: Juan José García.

“Estamos contentos de estar en Rosario, lugar que siempre nos recibió en las giras”. Así abrió Charly Alberti la conferencia de prensa en el hotel Ros Tower en la que ayer, junto a Zeta Bosio y miembros de la producción del Cirque du Soleil, adelantó detalles de Sep7imo día–No descansaré, el espectáculo que desembarcará en la ciudad el 17 de agosto con una súper puesta en escena que incluye un domo especialmente diseñado para el show.

La obra, inspirada en la música del trío más emblemático del pop-rock de Iberoamérica, viene de un extenso recorrido que cerrará en Córdoba, Mar del Plata, Buenos Aires y en Rosario con funciones en la ex Rural del Parque Independencia, hasta el 22 de agosto (al menos por el momento).

En Sep7imo día, “un joven llamado L’Assoiffé, sediento de sentido y justicia social, que sueña con un mundo mejor, se siente atrapado; cuando se conecta a la música de Soda Stereo, es transportado a un mundo interior donde se siente libre”, adelantan. Y agregan: “La música de Soda se derrama sobre su mundo interno y crea una civilización entera que vibra al son de la música, la poesía, la cultura e iconografía del grupo. Los habitantes de este reino son la representación física de la música. Luego de vivenciar una serie de eventos y emociones inspirados por la letra de las canciones, L’Assoiffé termina por darse cuenta de que la música que llevamos en nuestro corazón es tan fiel como una verdadera amistad; profunda y eterna”.

Producción fotográfica: Juan José García.

Primer paso: los temas

La relación entre los ex Soda y el Cirque du Soleil, una de las más grandes compañías del mundo, comenzó en una reunión. Allí estaban, entre otros, Zeta, Charly y Laura, la hermana de Gustavo Cerati. Los productores contaron qué querían hacer y, después, cuál era el primer paso: elegir los temas. “A Zeta se le ocurrió que podíamos hacer dos listas, una ellos (que en su gran mayoría no conocían la discografía de Soda) y otra nosotros, y después comparábamos”, contó Alberti.

Y así fue. Había dos listas de casi 30 temas, “y casi un 95 por ciento de coincidencia”, dijo el baterista. “Eso fue lo primero que demostró que coincidíamos en muchas cosas. Algo que después se convirtió en un proceso creativo agradable, extenuante porque hubo muchas cosas que aprender y que hacer, pero muy agradable”, agregó quien es uno de los responsables de la música del show que se presenta como un recorrido visual de cuadros acrobáticos y artísticos que combinan proezas físicas con momentos de belleza poética.

Los entreactos

Esos temas que surgieron de aquel intercambio son los que marcan el desarrollo del show, pero además están los intervalos. “Como toda obra de circo, cada acto tiene su intervalo que también está musicalizado con temas que no estaban en la lista”, apuntó Alberti. Y Bosio agregó: “Todo el proceso fue una linda excusa para repasar nuestra obra desde un lugar desde el que nunca lo habíamos hecho. Rescatar los masters originales multipistas, trabajar en remezclas, digitalizándolos y manipulándolos como lo permite la tecnología hoy en día. Todo eso tuvo una gran carga de emotividad por la pérdida de Gustavo que era muy reciente; con la herida un poco abierta, tratamos de encarar esto. Encontrarnos los dos en un estudio y sin Gustavo era algo muy emotivo. El año de trabajo creo que sirvió también para que pudiéramos madurar nuestro duelo de cara a nuestra historia musical”.

“Nos propusimos adaptar el sonido y los temas sin traicionar la historia de la banda”, confesó el bajista a la prensa rosarina al tiempo que señaló que esa no fue una tarea fácil ya que muchos de los temas que también forman parte del disco que ganó un Carlos Gardel en su última edición ya pertenecen a la gente. “Le decíamos al director: «Mirá que en Argentina la gente canta también los solos, no solamente la letra». Se los saben muy bien, no es tan fácil”, puntualizó Zeta.

¿Qué pensaría Gustavo?

“Exactamente no sabemos, creemos que él hubiese sido un promotor de esto, fundamentalmente porque le gustaba ir a más. Le gustaba descubrir cosas nuevas, más allá de que en algún momento, cuando en 2007 hicimos una gira con mucha producción donde pasaron muchas cosas, hizo referencia a que el circo era algo adonde uno podría llegar, desde el lugar de admiración desde el que uno ve al circo”, arriesgó Alberti.

“Lo que sucede con el circo, hoy hace que nuestra música se pueda percibir, disfrutar de una forma completamente diferente de lo que nosotros hacíamos en los shows”, agregó el baterísta sobre la puesta.

Zeta tampoco sabe qué pensaría Gustavo al respecto y confesó que ni siquiera sabe si hubieran hecho esto si él hubiese estado. “Una de las razones por las que hacemos esto es porque no podemos salir a tocar. Aunque me parece que si él estuviera hubiésemos ido a más. Nosotros, sin tenerlo a él, tratamos de estar a la altura de la responsabilidad y de preservar lo más que podíamos nuestra historia, nuestra música, pero no se nos ocurriría ir a más sin él”.

El público es el show

“Queríamos hacer sentir a la gente que esto era un lugar de alegría, un intento de volver a vivir sensaciones que habíamos vivido en otros momentos y que pensábamos que jamás las íbamos a volver a vivir. El circo te acerca esa capacidad de sorprenderte porque te lleva a tu parte de niño”, dijo Zeta finalmente.

Video exclusivo

 

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios